Nuevos modelos de negocio: 3 formas de monetizar el consumo de vídeo

Nuevos modelos de negocio: Tres formas de monetizar el consumo de vídeo

Ryan Ding, presidente de Productos y Soluciones de Huawei.
Ryan Ding, presidente de Productos y Soluciones de Huawei.

Durante años, el vídeo ha causado dolores de cabeza a las compañías de telecomunicaciones, disparando los costes más rápido que los ingresos y dejando a los consumidores insatisfechos. No obstante, a medida que la tecnología avanza y cambian los hábitos de consumo de los usuarios, el futuro presenta cada vez mejores perspectivas.

El vídeo online no es nuevo, pero la gran cantidad y alta calidad del material disponible es la oportunidad para que las telecos impulsen dicho negocio en los próximos años.
Además, este ‘boom’ del vídeo online es una tendencia mundial. En Estados Unidos, los ingresos por vídeo bajo demanda (VOD) suponen 1,5 veces los ingresos en las taquillas de cine de todo el mundo, mientras que el ingreso promedio por usuario (ARPU) es de 118 dólares frente a 50 dólares del servicio de banda ancha. Asia-Pacífico registró un aumento del 71% en los suscriptores de IPTV (Televisión por Protocolo de Internet) entre 2015 y 2016, mientras que los de China crecieron 40 millones el año pasado. Por su parte, en Europa también se ha experimentado un incremento y, en concreto, en España, la penetración de los paquetes convergentes se sitúa en el 50%.

No obstante, algunas compañías creen que aún es pronto para invertir en la expansión de las redes de banda ancha debido a que les preocupa que haya una demanda insuficiente, y no puedan ofrecer un número adecuado de canales o contenidos. Aunque se trata de un error porque, por ejemplo, el número de canales que retransmiten en resolución 4K no para de crecer. En 2015, había 50 canales de este tipo en todo el mundo, el año pasado este número aumentó a 95, y para 2018, se prevé que haya 170 canales de 4K a nivel mundial.

televisores en 4K

Asimismo, más proveedores están creando contenido en resolución 4K, también conocida como ultra HD. En 2015, había 190 proveedores de contenido 4K, aumentando a 430 el año pasado y con una previsión para 2018 de 810 proveedores. Pero, una vez más, esta tendencia es diferente por regiones. Por ejemplo, en Reino Unido, la liga de fútbol (Premier League) transmitió sólo 15 partidos en 4K el año pasado, pero se espera que emita 124 a finales de este año. Por su parte, China ya ha producido más de 1.500 horas de contenido en resolución 4K.

Como no podía ser de otra manera, siguiendo esta tendencia, cada vez se desarrollan más dispositivos capaces de reproducir este tipo de contenidos. El número de televisores 4K se ha duplicado de 40 millones instalados en 2015 a 80 millones en 2016. Además estas televisiones también empiezan a ser más asequibles, con un precio medio que rondaba los 400 dólares el año pasado. En cuanto a los set-top boxes (STBs) que proporcionan acceso a IPTV, pasaron de 14 millones en 2015 a 44 millones el pasado año.

Además de querer más canales y más dispositivos, los usuarios cada vez están más dispuestos a pagar por una mejor experiencia de vídeo. Por ello, en China, crecieron hasta ocho veces entre 2014 y 2016 tanto el número de suscriptores como los ingresos. En esta misma línea, en Estados Unidos, Europa, Oriente Medio, África y Asia Pacífico, más del 80 por ciento de los usuarios están dispuestos a pagar entre un 10 y un 30% más por contenido HD.

Después de analizar la situación del vídeo, canales y dispositivos, es necesario encontrar respuesta a la pregunta que se hacen las compañías de telecomunicaciones: ¿cómo pueden ganar dinero estas empresas con el tráfico de vídeo? Por el momento, hemos encontrado tres fórmulas.

Ryan Ding, Huawei

3 vías para rentabilizar el consumo de vídeo

El primero es monetizar la banda ancha. Si bien las empresas de telecomunicaciones aún no pueden cobrar por el contenido de vídeo, pueden cobrar por el ancho de banda. Las películas HD y otros contenidos de vídeo en alta definición consumen mucho ancho de banda, lo que se puede traducir en más ingresos para la telecos.
Por ejemplo, de 2014 a 2016, China Telecom en la provincia de Hebei, cerca de Pekín, invirtió fuertemente en su red, construyendo más fibra hasta el hogar (FTTH). Como resultado, sus usuarios de IPTV pasaron de ser prácticamente irrelevantes en 2014 hasta los 2,7 millones en 2016. Por su parte, sus clientes de FTTH aumentaron un 34% de 3,5 millones en 2014 a 5,3 millones en 2016.

Además, cuando el operador  empezó a ofrecer servicios convergentes (con servicios móviles, de banda ancha y de vídeo), su tasa de cancelación de clientes cayó 12 veces, pasando del 2,5% a sólo 0,2%, la menor tasa de cancelación de clientes de China.
En segundo lugar, las empresas de telecomunicaciones también pueden monetizar la experiencia del usuario. Al ofrecer banda ancha de alta velocidad ampliarán constantemente su base de suscriptores, desarrollando su propio contenido premium de vídeo HD y otros servicios diferenciados para los usuarios finales.

otros casos de éxito

Por ejemplo, un operador en Alemania percibió que su servicio de televisión y VOD se había vuelto menos atractivo para los clientes. En respuesta, el operador desarrolló una serie de características innovadoras diseñadas para optimizar la experiencia del usuario. Entre ella, se incluyen una función de “espera cero” que eliminó el almacenamiento en búfer de vídeo, y el time shifting, un servicio que permite a los usuarios pausar un evento en vivo, como un partido de fútbol, ​​luego volver y ver rápidamente los bits que se habían perdido.

La plataforma también empezó a ofrecer una función de búsqueda inteligente para ayudar a los suscriptores a acceder a todas las películas disponibles, juegos, transmisiones de VOD y TV en vivo, además de una función de repetición de siete días, que permitió a los usuarios a través de la guía de programas, volver a ver cualquier contenido hasta una semana después de su emisión.

Los resultados de esta iniciativa fueron sorprendentes. Desde el lanzamiento del nuevo servicio en mayo de 2016 hasta finales de año, la operadora alemana captó 500.000 nuevos usuarios, el doble de lo esperado. En la actualidad, el servicio está agregando cerca de 5.000 nuevos usuarios al día, con un 83% de suscriptores que además planean cambiar al nuevo servicio de TV.

ecosistema digital

Por último, las empresas de telecomunicaciones pueden obtener beneficios a través de todo el ecosistema digital que se crea en torno al entretenimiento en el hogar. Los anuncios, los juegos, las compras, la educación, la salud electrónica, la seguridad en el hogar y otros servicios permitirán a las compañías de telecomunicaciones aprovechar su gran base de abonados y cobrar por el acceso a sus servicios premium.

Por ejemplo, una gran compañía de telecomunicaciones en Corea del Sur gestiona en la actualidad una plataforma que agrega contenido relacionado con la cocina, e-salud, otros servicios e información y cobra a sus suscriptores un suplemento para poder acceder a ellos.

A pesar de la feroz competencia que existe en el mercado de telecomunicaciones de Corea del Sur, la monetización del ecosistema digital ha ayudado a esta operadora a aumentar su ARPU 1,5 veces, de 21 a 31 dólares. Así, aumentó su cuota de mercado tres puntos porcentuales, de 19% a 22%. Asimismo, los datos utilizados por el usuario promedio aumentaron 2,5 veces, mientras que la tasa de rotación del operador cayó un 89%, de 3,6% a 1,9%.

El vídeo y los servicios de televisión son ahora un servicio básico para los operadores de telecomunicaciones, que se presenta como una plataforma para una gran variedad de ofertas premium relacionadas con las salud, la educación, el entretenimiento en el hogar, el ocio, la seguridad pública y mucho más. Por ello, los operadores inteligentes harán lo necesario para realizar las inversiones requeridas en infraestructuras, que les permita convertir el vídeo a través de las dimensiones de la banda ancha, la experiencia del usuario y los ecosistemas digitales en una nueva vía de negocio.

En Nobbot | Fibra española “a la coreana”: Orange ofrece 500 megas simétricos