Oscar Wilde, un "instagramer" en el siglo XIX - Nobbot

Oscar Wilde, un “instagramer” en el siglo XIX

daniel-lopez-nieto
Daniel López Nieto, responsable de comunidades digitales en Orange

¿Pudiera ser que Oscar Wilde fuera el primer “instagramer” de la historia? Formulada así, esta pregunta puede resultar extraña pero, como veremos a continuación, el genio inglés pudo marcar el camino, a su pesar, de esos jóvenes que hoy saturan internet con fotografías en las que promocionan distintos productos a golpe de melena o de pose forzada, todo ello a mayor gloria de las marcas.

100 años de independencia

En 1876 el 20% del total de la población americana de aquella época acudió a la primera exposición internacional celebrada en EE.UU, la denominada Exposición Internacional del Centenario. Se cumplían 100 años de la Independencia y la ciudad de Filadelfia se convirtió en el centro neurálgico del mundo moderno, donde se presentaban todo tipo de inventos y mejoras para la sociedad. Los visitantes quedaron tan impactados por los avances presentados que querían contárselos a sus amigos, y para ello se hicieron con numerosas trade cards que publicitaban cada producto.

trade cards

Esto supuso un auge exponencial de estas “estampas” que, a falta de fotografías, eran coleccionadas por la población americana. Estas trade cards a veces solían incluir imágenes de un personaje famoso que, en un alarde de incipiente campaña de publicidad, llamaría la atención de los posibles compradores.

En aquellos tiempos hubo una figura que se ha llevado el premio del mayor influencer de la Época Moderna, y este no es otro que el literato irlandés Oscar Wilde, cuya azarosa vida y afición por la polémica le convirtió en toda una estrella del momento.

oscar WILDE, UN ICONO publicitario

La fama del agudo y polémico Oscar Wilde traspasó incluso el territorio europeo convirtiéndose en una celebridad en EEUU, de manera que cada imagen publicitaria suya era repetida hasta la saciedad o , como diríamos hoy, se viralizaba rápidamente . De hecho son famosos los productos de belleza destinados a mujeres que, tras incluir su imagen, aumentaban sus ventas.

Imagen de Oscar Wilde tomada por Napoleon Sarony
Imagen de Oscar Wilde tomada por Napoleon Sarony

Wilde era sin duda todo un icono, y en un momento en que las fotografías no eran consideradas arte, cualquiera podía utilizar imágenes sin consentimiento ya que no existían derechos de autoría ni de intimidad. Esto lo sabía bien la empresa Ehrich Brothers, que encargó 85.000 copias de una imagen que el conocido fotógrafo norteamericano de la época, Napoleon Sarony, había tomado al escritor cuando este viajó a EEUU en 1882.

El motivo del viaje de, por aquel entonces joven Wilde, al territorio americano se convirtió en todo un acontecimiento, llegaba al país un referente vivo de la literatura europea, y venía dispuesto a dar una serie de conferencias que durante unos días abarrotarían las salas de todos aquellos ávidos de conocer a aquel pálido genio.

el nacimiento de los derechos de imagen

Las fotografías de Sarony tomadas durante de la estancia de Wilde en EEUU acabaron siendo tan conocidas que el propio fotógrafo denunció a la empresa de publicidad que las había utilizado para la campaña de venta de sombreros de la compañía Ehrich Brothers. Y ocurrió lo imprevisible, la justicia dio la razón al fotógrafo respetando sus derechos de autoría, lo que no sólo ocurría por primera vez sino que desde entonces las fotografías comenzaron a ser consideradas arte, y por tanto los autores automáticamente obtenían sus derechos de reproducción. Y así, gracias a este viaje fortuito, nacían los derechos de imagen, 130 años antes de que los instagramers inundaran la red con millones de fotos.

¿Y qué opinó Wilde de esto? Pues según cuentan los mentideros de la época él apenas tuvo tiempo para estas cuestiones, de hecho se encontraba demasiado ocupado dedicando tiempo al poeta Walt Whitman., y es que nunca el moribundo “verso libre” y el emergente “verso estético” se combinaron tan bien como en aquella habitación….