“Un robot periodista no podrá sustituir a un profesional ni en las actividades más rutinarias”

Ana Gamazo, periodista especializada en economía TIC
Ana Gamazo, periodista especializada en economía TIC

Un robot periodista, niños periodistas, comunicación dependiente de marketing…¿nos estamos volviendo locos? El periodismo es otra cosa y me niego a admitir ni siquiera el símil. Escribir en una web no te da el derecho a ponerte el título de periodista; utilizar un robot para hacer textos sobre una base de datos para llenar tus páginas web, tampoco y, por supuesto, una máquina no debe sustituir nunca a un periodista ni siquiera para las noticias más rutinarias.

No voy a entrar en la viejo dilema de si los periodistas deben estudiarla carrera de periodismo o no, aunque si afirmo con total rotundidad que deben tener una carrera universitaria y una formación para afrontar el mundo profesional y que, en los tiempos que corren, solo concibo al periodista especializado, lo que no quiere decir que en un momento determinado pueda escribir de cualquier tema con corrección y objetividad.

el robot periodista es hoy una quimera

La inteligencia artificial está avanzando de forma muy importante pero, no nos equivoquemos, los grandes expertos consideran que hasta dentro de tres o cuatro generaciones una máquina no será capaz de conversar realmente con un humano, lo que viene a decir que detrás de una máquina, por el momento, tiene que estar una persona. Así que el robot periodista tendrá que esperar.

He escuchado decir a directivos de medios de comunicación que los robots pueden sustituir a los periodistas en las tareas más rutinarias, pero me temo que son los mismos que apoyan las regulaciones de empleo por las que salen profesionales de experiencia (con altos sueldos) y son sustituidos por becarios a medio formar, con sueldos absurdos.

Cuando empecé a estudiar, el diario Le Monde era un ejemplo a seguir. Ahora veo con decepción que es uno de los primeros medios que ha incluido un robot periodista, un software para realizar noticias y publicarlas rápidamente en la web.

Un periodista es una persona curiosa que utiliza sus conocimientos y su experiencia para  sacar noticias del dato más pequeño. La tabla diaria del Ibex da pistas sobre un momento determinado de una empresa, pero también un resultado en una prueba deportiva puede revelar un futuro campeón, y para descubrirlo el periodista debe estar detrás; por eso darle la responsabilidad a un robot puede suponer la pérdida de pistas porque no es lo mismo ver la tabla al cierre del mercado y ponerse a trabajar en la noticia que leerla horas después cuando ha pasado la oportunidad.

Un periodista es una persona curiosa que utiliza sus conocimientos y su experiencia para  sacar noticias del dato más pequeño.

Para escribir una noticia un periodista tiene que estar bien informado y esto supone que debe dedicar su tiempo no sólo a los grandes temas sino también a  los más rutinarios, leer las noticias de agencia, informaciones de otros medios y, por supuesto, estar al tanto de las redes sociales; acudir físicamente a las ruedas de prensa, hacer entrevistas, reunirse con las fuentes, asistir a presentaciones….si, es complicado con el actual tamaño de las redacciones, pero es la garantía para atraer lectores con noticias, que es un producto muy diferente a los bulos que circulan por internet,

Otra cosa es el periodismo de datos que consiste en analizar mediante software los datos que la tecnología está haciendo accesibles y ofrecerlos al lector mediante artículos acompañados de infografías y que se está convirtiendo cada día más en una importante herramienta de trabajo.

El periodismo es una profesión en permanente crisis, cambia con la política, con la situación económica y con la tecnología. Pero sin duda vive ahora un momento muy complicado y no sólo por la irrupción de internet que ha traído la caída de la publicidad y el problema de monetización de los medios digitales, sino sobre todo por la falta de respeto de muchas fuentes que ven al periodista como parte de una campaña de marketing y no como un vehículo de comunicación con la sociedad.

No creo en los periodistas con mayúsculas, creo en los genios de las cosas pequeñas, en los investigadores del detalle grande y del pequeño. En el periodismo económico, el que más conozco, hay varios de esos genios que nunca, nunca, podrán ser sustituidos por un robot. Piensen un poco…