Agricultura de precisión: la semilla de una nueva revolución agrícola

Agricultura de precisión: la semilla de una nueva revolución agrícola

Con la adopción de las técnicas de la agricultura de precisión, la Unión Europea está consiguiendo aumentar su producción agrícola y, a la vez, garantizar la sostenibilidad del sector agroalimentario europeo. De manera consecuente, la UE viene apoyando la actividad de investigación e innovación más punteras para obtener numerosas tecnologías apasionantes que permitirán aprovechar verdaderamente todas las oportunidades de lo que promete ser una auténtica revolución agrícola en el siglo XXI.

La agricultura de precisión podría contribuir al objetivo más general de satisfacer la demanda creciente de alimentos al tiempo que asegura la sostenibilidad de la producción primaria por medio un planteamiento de la gestión de la producción más exacto y eficiente en el uso de los recursos o, en pocas palabras, «producir más con menos». Con la llegada de un fenómeno explosivo como ha sido la revolución digital, han surgido tecnologías centradas, por ejemplo, en los datos masivos (Big Data) y el Internet de las Cosas que también han hecho posible el avance de las técnicas de la agricultura de precisión.
Entre el 70 y el 80 % de la maquinaria agrícola nueva lleva integrado algún componente propio de la agricultura de precisión; así, ya se encuentran tecnologías de este sector en las cuatro etapas del ciclo de producción de los cultivos (la preparación del suelo, la siembra, la gestión de los cultivos y la cosecha). Pero este fenómeno no ha beneficiado únicamente a la agricultura; los ganaderos también disfrutan ya de las ventajas que ofrecen estas tecnologías de precisión.

agricultura de precisión más sostenible

La Comisión Europea ha promovido estas técnicas al financiar inversiones nuevas a través de los programas 7PM y Horizonte 2020. La finalidad es garantizar que los agricultores y ganaderos puedan reducir en la práctica sus costes sin bajar la producción, y también ofrecer la posibilidad de aumentar notablemente la productividad, lo que supone un impulso aún mayor a las economías a escala local.

Dejando a un lado las consideraciones de tipo económico, la agricultura de precisión permite vislumbrar también importantes ventajas para el medio ambiente, pues se considera un medio para lograr que el sector agroalimentario europeo sea más sostenible a largo plazo, y especialmente en el marco de los empeños por reducir el uso de productos químicos agrícolas como los plaguicidas. Estas ventajas para el entorno contribuirán además a cumplir otros objetivos mucho más amplios en el plano del medio ambiente, como las metas tan exigentes fijadas en el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

investigaciones innnovadoras de la UE

Varias de esas iniciativas financiadas por la UE, como ECHORD PLUS PLUS (por medio de sus subproyectos específicos GAROTICS y MARS), SWEEPER y VINEROBOT han tratado sobre la creación de robótica avanzada que podrá aplicarse directamente en los campos e invernaderos con el fin de que los trabajos de evaluación y recolección de los cultivos sean más eficaces y menos laboriosos.

Otros proyectos se han centrado en crear sistemas de sensores punteros que son capaces de monitorizar y analizar datos agrícolas. En concreto, el proyecto FIGARO ha desarrollado un conjunto complejo de sensores que mejora notablemente la gestión del riego en los cultivos de gran demanda hídrica, mientras que el proyecto SYMPHONY ha servido para diseñar un sistema de alerta rápida que detecta con rapidez la presencia de toxinas en la leche, por lo que está llamado a ayudar profundamente a los criadores de ganado lechero.

Por último, el objetivo primordial de otro grupo de proyectos ha sido la creación de aplicaciones innovadoras y plataformas abiertas de TIC cuya función es asesorar, informar y ayudar a los agricultores y también promover una cooperación activa entre los usuarios. El proyecto AGROIT ha puesto en práctica una plataforma abierta que aprovecha la potencia de los smartphones modernos y de la economía de las aplicaciones informáticas.

Por su parte, el proyecto FOODIE ha puesto en funcionamiento una plataforma en la nube en la que alojar datos agrícolas espaciales y de otra índole, mientras que el proyecto AUDITOR se ha dedicado a crear un sistema de aumento del GNSS basado en tierra que es capaz de brindar a los agricultores servicios y aplicaciones con un coste rentable y un gran rendimiento.
Foto: Pixabay