Apple Campus 2, ¿qué tendrá que no tenga mi oficina? - Nobbot

Apple Campus 2, ¿qué tendrá que no tenga mi oficina?

El Apple Campus 2: hace años que sabemos que Apple tendrá nueva sede. O como lo llaman los americanos, cuartel general. Como todo lo que hacía la compañía de la manzana antes de que Steve Jobs falleciese –la idea original es suya–, este headquarter debía ser sorprendente y dejar a todo el mundo con la boca abierta.

Hasta ahora, tan solo con los planos del proyecto original y todavía en fase de obra, ya lo ha conseguido. Pero, además de un diseño abrumadoramente futurista rodeado de verde, ¿qué tendrá el Apple Campus 2 que lo diferenciará de nuestra oficina?

La rosquilla ha aterrizado

El edificio, circular y con forma de rosquilla (doughnut, según la prensa americana) tiene un claro toque futurista. Eso es algo que la mayoría de edificios ortogonales a los que estamos acostumbrados no tienen.

El mismo Steve Jobs, que presentó en 2011 el proyecto ante el alcalde de Cupertino, se refirió al edificio como una nave espacial recién aterrizada. Desde entonces las alusiones al espacio son frecuentes. Spaceship, mothership, neo-futurism o drone son alguno de los nombres que acompañan a la ya bastante avanzada construcción:

Aunque por supuesto pasará un tiempo antes de que podamos construir naves espaciales de 13.000 puestos de trabajo. Tan solo el anillo mide nada menos que medio kilómetro de diámetro exterior. En la imagen de abajo se la compara con el pentágono (azul) y el superpetrolero Knock Nevis (rojo), entre otros.

Apple Campus 2 comparación tamaño

Comparación del tamaño del anillo del Apple Campus 2. Fuente: Fosnez

Es solo el edificio principal de la instalación, el anillo, que contará con cuatro pisos acristalados en todo su perímetro. Si uno se fija en algunas de las imágenes adjuntas, puede ver que se trata de un edificio completamente diáfano por el que los trabajadores podrán pasear sin trabas.

Pero si abrimos el angular y nos vamos a un mapa de situación un poco más alejado, comprobamos que el anillo no ocupa ni la mitad del campus. Y que este está constituido principalmente por áreas verdes y naturaleza. De fuentes a pequeños bosques, tal y como suele mostrarse en las imágenes renderizadas.

plano apple campus 2

Plano general del Apple Campus 2, del documento Project Description September 2013.

Apple Campus 2, un espacio verde en mitad de Cupertino

Verde en casi todos sus ámbitos. Desde el principio del proyecto, este gigantesco campus ha intentado ser lo más sostenible posible. Algo que difiere con la mayoría de las oficinas en las que trabajamos. Los empleados de Apple podrán salir a la calle y pasear por las arboledas y senderos del campus.

render apple campus 2

Render del campus, del documento Project Description September 2013.

Muchos atajarán por la parte central del campus solo para poder pasear al aire libre. Las oficinas estarán, además, tras enormes cristaleras de decenas de metros que dejarán ver el exterior. No será necesario salir a la calle para contemplar las vistas, sin duda una posición cómoda para trabajar.

Los edificios, dentro de esta dinámica, obviamente son 100% sostenibles. El mismo Steve Jobs insistió en la necesidad de construir edificios de impacto cero. Es por ello que el gigantesco parking ya está a día de hoy cubierto por paneles solares, y el anillo está tapado en su mayoría por ellos.

En total entregarán 16 MW de potencia, aunque se apoyarán en otros 4 MW de biocombustible o gas natural.

La bicicleta también juega un papel importante en el campus. Al menos en lo que respecta a la movilidad interna. Las 71 hectáreas de campus tendrán 1.000 bicicletas en su interior para el uso de los empleados.

Los espacios verdes, que constituirán el 80% del campus, se perfilan dentro de las variedades de plantas autóctonas. Y las que no lo son, como el olivo, son plantas que resisten muy bien la sequía. Eso minimiza el riego, que además proviene de agua reciclada.

Hasta aquí bastante verde y medioambientalmente sostenible. Sin embargo, este modelo de campus ha sido muy criticado por urbanistas de todo el mundo.

Por un lado, el sistema americano de urbanismo ha forzado a Apple a instalar nada menos que 14.200 plazas de aparcamiento para que sus trabajadores tengan un lugar donde dejar el coche al ir a trabajar. El transporte público, altamente deficitario por las enormes distancias estadounidenses, no es una opción viable para ellos.

Un enorme campus aislado rodeado de enormes parcelas de viviendas bajas con jardín. Probablemente el sistema urbanístico más perjudicial para el medioambiente. Fuente: Google Maps.

Por otro, este mismo de estructuras tipo campus es el que perpetúa un modelo de movilidad insostenible y que requiere del vehículo privado para funcionar. Por lo que se ha diseñado un edificio de impacto cero pero con un impacto ambiental debido a la movilidad altísimo.

Frente a este modelo, que obliga a reorganizar la urbe a su alrededor y ocasiona un impacto ambiental enorme como consecuencia de ello, nuestras empresas (especialmente las pymes) tienen mucho que enseñar sobre la reducción global de CO2. Las pymes usan por lo general una infraestructura urbana europea y accesible en sistema de transporte público y se adaptan a ella. Aunque sus edificios no sean punteros en ahorro, su localización y dispersión en la ciudad no generan un impacto ambiental negativo y concentrado alrededor de un punto. En este caso, un campus.

Parking, cafetería, auditorio, centro de visitantes, I+D…

Comparado con gran parte de las oficinas de nuestro país, en las que tan solo unas pocas hay cafetería o parking, la nueva sede de Apple puede sonar apetecible a más de uno.

No se quedan ahí. Probablemente la diferencia más grande es que esta enorme sede tendrá un gigantesco auditorio con cabida para 1.000 personas. ¿En qué oficina hay nada parecido? Pero era lógico teniendo en cuenta lo que Jobs conseguía con cada presentación, que estas se hiciesen en su propio campo.

Además de eso, y debido a la enormidad del complejo y a las visitas organizadas que la compañía prevé, el Apple Campus 2 contará con un centro de visitantes. Ocupará todo un edificio (unos 2.000 m2) y está pensado para que la gente pueda tomarse un café mientras observa –se mira pero no se toca– el anillo.

el apple campus 2 tendrá una enorme cantidad de visitantes

Multiplica esta vista por 100 y te harás una idea de lo que será el centro de visitantes del Apple Campus 2. Fuente: Daria Shevtsova.

Lo que no verán los visitantes bajo ninguna condición será el centro dedicado a I+D. Un edificio oculto de toda línea de visión en el que nacerán los secretos de las nuevas tecnologías. Por descontado que las oficinas a las que estamos acostumbrados no cuentan con nada similar.

Lo que sí que tienen muchas es un gimnasio, algo que Apple obviamente ha incluido en su campus. También es lógico que los empleados contarán con altas velocidades de conexión a Internet.

¿Y por cuánto va a salir la broma?

Llegados a este punto muchos podéis preguntaros por cuánto saldrá (o ha salido) toda esta inversión. Y la cifra os hará levantar una ceja tanto si apoyáis la tecnología de la manzana como si habéis sido críticos con ella hasta ahora.

Si os habéis sorprendido que el anillo sea como el pentágono, esperad a conocer lo que ha costado. El campus de Apple, con espacio para 12.000 empleados, costará 5 USD billions (cinco mil millones de dólares americanos, unos 4.650 millones de euros al cambio).

Frente a esto, el Pentágono –con espacio para 25.000 trabajadores– costó 83 millones de dólares en 1943. Incluso con la actualización del dinero de entonces resulta evidente que alguien se ha pasado con los gastos.

Da la impresión de que veremos en cualquier momento a John Hammond (Jurassic Park) diciendo aquello de «No hemos reparado en gastos, no hemos reparado en gastos».

Lo que parece claro es que Apple nos sorprenderá con algo en los meses venideros. Es un clásico de la compañía guardarse un as bajo la manga. Con el Apple Campus 2 dudo que vaya a ser menos.

Si se cumple el calendario, todo el campus estará terminado para finales del primer trimestre de 2017, quizá principios del segundo trimestre. Esta cuenta de YouTube lleva meses dedicada a espiar con drones grandes construcciones, como el menos conocido Apple Campus 3 o la Gigafactoría de Tesla.

En Nobbot | Construyen un edificio en Taiwán que se alimenta de contaminación

Nuevos espacios de colaboración para trabajadores nómadas y digitales

Imágenes | Norman Foster, Norman Foster