Así será el sexo del futuro (o eso nos dicen) - Nobbot

Así será el sexo del futuro (o eso nos dicen)

Sexo. Es uno de los pensamientos cotidianos de los seres humanos, algo incluso obsesivo. El sexo es el instrumento del que nace la vida. Y es mucho más. Es placer, ocio, diversión, naturalidad y libertad. Pero también miedo, inseguridad o frustración. Y deseo, pérdida, inhibición, rechazo… Se trata de una parcela fundamental en nuestras vidas y que, sin duda, marcará también a la sociedad del futuro. Porque, ¿cómo será el sexo en unos años? ¿Cómo le afectarán las nuevas tecnologías?

Sexo en 3D

No se trata de algo que vayamos a vivir en el futuro, sino de una tendencia que ya está aquí y con la que, de hecho, la industria del porno está viviendo un repunte (aunque no es que haya estado en crisis alguna vez). La tecnología VR parecía “condenada” a entenderse a la perfección con el mundo del sexo. Existen muchas plataformas y webs que ofrecen este tipo de servicios en los que las gafas de realidad virtual permiten una experiencia inmersiva en la que el usuario, en realidad, simplemente participa como espectador.

El desarrollo de más variantes de la realidad virtual permitirá a los usuarios llevar a cabo todo tipo de fantasías que, tal vez, no se atreverían a poner en práctica en su vida cotidiana. La industria cinematográfica del sexo encuentra un nuevo aliado en estos instrumentos que garantizan la intimidad y privacidad. Sexo en primera persona pero no real. Una aparente contradicción que, sin embargo, gana seguidores y espera que, en pocos años, sustituya al porno tradicional.

Sólo un dato para entender el crecimiento y posibilidades de este fenómeno. El pasado mes de julio, se celebraba en Japón el primer festival pornográfico en realidad virtual: el Adult VR Festa, un evento que finalmente fue cancelado. ¿Por qué? Por excesiva afluencia de público. Tantos y tantos asistentes querían acudir que no estaba garantizada su seguridad.

dispositivos sexuales controlados por apps

Otro interesante tema. Si tenemos el Internet de las cosas, parecía evidente que una parcela de esta tecnología útil y práctica para el día a día se vinculara con el sexo. Los juguetes electrónicos sexuales están en permanente evolución y nos sorprenden con nuevos gadgets. Las empresas que apuestan por este producto son muchas. Tenemos, por ejemplo, a Kiroo, que tiene una línea de juguetes sexuales interactivos para parejas que se encuentran lejos.

En la actualidad, ya tenemos dispositivos sexuales que son controlados por apps del móvil, wearables que miden nuestro rendimiento, incluso una videocámara que puede viajar al interior de una vagina o un vibrador como Hello Touch. Pero el futuro se plantea aún mucho más creativo en este sentido: desde geles sexuales con miles de nanorobots al servicio del cliente hasta la fabricación de implantes y tecnología portátil que sea capaz de lanzar impulsos eróticos. Incluso, si su campaña de crowdfounding tiene éxito, podremos ver el proyecto Virtuadolls, un dispositivo con un orificio (no hace falta dar más explicaciones) que también puede conectarse a unas gafas de realidad virtual. Se comercializa junto con un videojuego para que los dos universos: el VR y el Internet de los genitales, trabajen juntos.

Hologramas

Las películas de ciencia ficción nos han dejado muchas escenas protagonizadas por hologramas. En el futuro, puede que el holograma sea protagonista pero de una de nuestras experiencias sexuales. Se espera que en tan solo diez años esta tecnología, que ya está desarrollada, baje sus precios. Será el momento en que podamos, por ejemplo, transformar a nuestra pareja en una imagen holográfica y compartir con él o ella una velada incluso a miles de kilómetros de distancia.

ADN del flechazo

Los estudios sobre genética nos llevan a interesantes propuestas de futuro. Hace poco, os hablamos de cómo la experimentación con el ADN nos puede llevar a vivir más años. También en el terreno sexual, esta secuencia que nos conforma tiene mucho que decir. Una de las tecnologías de la que más se está hablando se refiere a cómo nos emparejaremos. Ahora, tenemos miles de webs de citas y apps para encontrar el amor. Las mismas hacen uso de algoritmos que afinan en la búsqueda de individuos compatibles con nosotros.

Pero si hay un instrumento infalible para ello, ése es el estudio de nuestro ADN, de lo que somos y de lo que no podemos huir. El ADN no engaña, que dirían los del anuncio del mayordomo y, en el futuro, una prueba de ADN servirá a las personas para buscar el mejor partido posible. Con una fiabilidad del 100%, podremos buscar una persona exactamente con las características que queramos.

Y, por supuesto, los robots

Un elemento que despierta nuestra imaginación más allá de lo que podamos sospechar, es el universo robot. Hemos visto a esas máquinas en el cine y la literatura. Nos han dicho que cada vez se parecerían más a nosotros. Y, por fin, parece que puede ser verdad. Y ello tendrá mucha importancia en el sexo del futuro, en el que los robots serán casi imprescindibles. Los expertos dicen que en 2050 está realidad estará presente en nuestra rutina, incluso que sea más común que las relaciones con otros humanos.

Las ventajas que ofrecen los robots parecen muchas. Por un lado, podremos elegir su físico y su personalidad al detalle. Pero, además, estarán programados para obedecernos en todos y cada uno de nuestros deseos. Todo esto, en realidad, parece tan evidente que, ¿cómo podemos ir más allá?

Ese paso más allá se dará a nivel afectivo. Lo que buscarán los expertos es crear una inteligencia artificial tan rica y completa que incluso seamos capaces de enamorarnos de ella. Porque el reto no está en un físico que estamos seguros conseguirá llegar hasta donde quiera: lo más parecido posible a un ser humano, o una criatura de fantasía, que pueden satisfacer cualquier gusto. Lo importante será la vinculación emocional que generaremos con ese robot. Matt McMullen, un empresario del mundo de las muñecas sexuales, ha desarrollado uno de los primeros robots con este fin: Realbatix.

Y vosotros, ¿os imagináis cómo serán las relaciones sexuales en el futuro?

Imagen | Pixabay

En Nobbot | Los regalos tecnológicos perfectos para sorprender a tu pareja en San Valentín