El transporte como servicio, ¿adiós al coche en propiedad?

El transporte como servicio, ¿adiós al coche en propiedad?

movilidad-00

El transporte como servicio o también conocido como la movilidad como servicio (MaaS o Mobility as a Service) es una iniciativa que tiene como misión eliminar la necesidad de tener en propiedad un vehículo para movernos.

La idea de movilidad como servicio encuentra su génesis en los países nórdicos. Concretamente en Suecia, si tomamos a la iniciativa UbiGo como punto de partida. Esta joven compañía nace en 2013 y sienta las bases de esta modalidad de transporte como servicio en la que los vehículos simplemente se usan, pero no se poseen en propiedad.

Este tipo de iniciativas entran dentro de otras más amplias como ITS (Intelligent Transportation Systems) en las que también se engloba la logística, el transporte por carretera y tren, la movilidad de vehículos pesados, etcétera, pero siempre dentro de un contexto tecnológico para la gestión de todos esos elementos. La movilidad como servicio tiene un componente tecnológico importante, pero ataca un caso particular concreto como es el de la movilidad de las personas.

Los motivos para afrontar este reto

El transporte se ha convertido en un problema para las ciudades y las personas. Es indudable que la movilidad es esencial para nuestro progreso y para desempeñar nuestras actividades, pero el coche empieza a ser un mal necesario en vez de un bien.

atasco

Desde la eficiencia (movilizar 1.800 Kg de coche para transportar 80 Kg de pasajero no es eficiente), hasta la contaminación, pasando por los atascos, el ruido o el aparcamiento. Gracias a la ceguera selectiva, somos capaces de ignorar hechos como que la mayor parte del espacio urbano está ocupado por coches.

La iluminación de las calles, las plazas de aparcamiento, los semáforos, etcétera, están pensados para ordenar el movimiento de los vehículos, que se han convertido en un problema a medida que adquirir un coche en propiedad ha terminado siendo una opción al alcance de la mayoría sin que haya alternativas realmente prácticas.

El objetivo del transporte como servicio es precisamente ese: ofrecer alternativas al vehículo en propiedad en forma de un paquete de movilidad adaptado a las necesidades de cada usuario. El modelo es similar al de las operadoras de telecomunicaciones que paquetizan las ofertas de voz, datos y contenidos basándose en criterios como minutos de llamadas, megas de datos, velocidad de acceso a Internet o canales de televisión, por ejemplo.

whim-app

En el caso del transporte, estos paquetes ofrecerían desde minutos de taxi, horas de alquiler de vehículos, kilómetros de bicicleta pública, horas de aparcamiento en zonas restringidas, servicios de Uber, etcétera. Estos paquetes, además, se comercializarían con diferentes tarifas según la cuantía de los trayectos y desplazamientos que tenga que hacer cada usuario.

Simple pero complejo

La movilidad como servicio es un concepto simple, pero su realización es sumamente compleja, al tener que poner de acuerdo a diferentes empresas de muy diferentes naturalezas. El operador de movilidad como servicio tiene que comprar a los diferentes proveedores (sea taxi, alquiler o transporte público) las horas, kilómetros o abonos, preferiblemente a precios mayoristas.

Posteriormente, tiene que distribuir estas unidades de movilidad en forma de productos adecuados a diferentes tipos de usuarios. Siguiendo el ejemplo de las operadoras de comunicaciones, éstas compran ancho de banda a las compañías troncales de Internet, así como contenidos a las diferentes productoras y canales de cine y TV.

26501059015_160904b898_oret2

Además, se suma la circunstancia de la monitorización del uso de estos servicios. Es necesario llevar cuenta del tiempo de taxi consumido, los kilómetros de coche de alquiler o los usos del parking o la bicicleta pública, y eso precisa de la unificación de plataformas de gestión.

También se puede usar la modalidad de “Pay as you go” (pagar por uso), aunque el punto fuerte de la movilidad como servicio es ofrecer un precio fijo por mes.

Sin esperas y con la máxima disponibilidad

Otro de los retos de la movilidad como servicio es ofrecer una disponibilidad suficiente como para que los usuarios no tengan la sensación de que van a “quedarse colgados” en algún momento. El coche en propiedad tiene como ventaja la libertad de movimientos y la disponibilidad, y es preciso que la MaaS iguale al coche en este punto.

Así pues, la plataforma de gestión tiene que contemplar un sistema de calendarios y horarios que permitan planificar los trayectos con la máxima disponibilidad posible. En general, los retos son múltiples y muy diversos, y requieren afrontar cambios importantes en la forma de entender la movilidad.

Qué se está haciendo

Desde los países nórdicos, con Suecia y Finlandia a la cabeza, llegan iniciativas en el área de la movilidad como servicio que ya están funcionando o muy cercanas a estarlo. La primera es Whim, un producto de MaaS Global.

maas-whim

Se trata de una propuesta de MaaS en la que los proveedores de servicios son los transportes públicos de la región de Helsinki en Finlandia, una compañía de Taxi, así como otras de alquiler de vehículos como Veho y Sixt.

Ofrece paquetes de movilidad desde 89€ al mes, así como la posibilidad de pagar al instante por cada uso, con la ventaja de que los pagos se realizan desde una única app independientemente de si se usa el coche de alquiler, el taxi o el transporte público.

En otras ciudades del mundo, incluyendo Madrid, empiezan a aparecer propuestas orientadas a sustituir el coche en propiedad en determinadas circunstancias, como Car2Go, Bluemove o Respiro. Por no hablar de Uber, que también encuentra su lugar en este cóctel de alternativas al transporte en propiedad.

car2go Start in Berlin mit 1.000 Fahrzeugen
car2go Start in Berlin mit 1.000 Fahrzeugen

De todos modos, no se puede hablar todavía de transporte como servicio, ya que se trata de iniciativas aisladas donde cada una tiene su aplicación de gestión sin que haya una que aglutine a todas de un modo centralizado para, por ejemplo, poder planificar rutas en las que intervengan varios medios de movilidad coordinados.

16731254771_3d7bb8fcfe_o-1

Con plataformas interconectadas, podríamos obtener una ruta en la que la primera parte fuera en metro, para salir en la estación correspondiente y de allí usar la bici para después subirnos en un taxi que estaría esperando nuestra llegada para recorrer la distancia entre la estación de metro y la oficina, por ejemplo. El pago de esos servicios estaría incluido en el bono que tuviéramos contratado, o bien podríamos pagarlo desde una única app.

Una tendencia fuerte y robusta

Con todo lo complicado que parece, la movilidad como servicio es una tendencia fuerte y una apuesta clara para la ordenación de los transportes. Todos saldríamos ganando, con la excepción de los fabricantes de coches, aunque, en este sentido, nos damos cuenta de que están moviendo ficha cuando se comprueba que Car2Go tiene detrás a Daimler AG, la compañía de Mercedes Benz y los Smart Fortwo, que son precisamente los coches que tiene en su flota Car2Go.

home-where

Cuando los propios fabricantes evolucionan para adentrarse en un modelo de negocio que potencialmente va en contra de sus intereses como fabricantes, es que algo está cambiando. No solo el hecho de que las nuevas generaciones como los millennials son reticentes a comprar en favor de las experiencias, sino también por los problemas asociados al exceso de vehículos y las complicaciones de la migración a la movilidad eléctrica.

La movilidad como servicio es un proyecto ambicioso que precisa de años para consolidarse, pero ya se están viendo los primeros frutos y merece la pena tenerla “en el radar” de la actualidad. A esto hay que sumar componentes tecnológicos como la conducción autónoma, que puede jugar un papel relevante de cara a ofrecer una movilidad aún más flexible, pero a día de hoy es una tecnología que precisa de un refinamiento muy alto que puede tardar años en conseguirse antes de que encuentre aplicación real.

Imágenes | Manuel Arenas | Whim | Car2go | Google

En Nobbot  | 11 prototipos que nos dan una idea de cómo serán los vehículos en el futuro