Españoles, chinos o indios… Todos somos iguales a la hora de preferir un smartphone - Nobbot

Españoles, chinos o indios… Todos somos iguales a la hora de preferir un smartphone

Ericsson ha presentado una nueva edición de su informe sobre movilidad. El Ericsson Mobility Report recoge datos suficientes como para retratar con precisión el panorama actual de las comunicaciones móviles y compararlo también con los estudios de otras ediciones pasadas.

Las cifras del estudio correspondiente a junio de 2016 son espectaculares tanto por números absolutos como por cifras de crecimiento anual, con un impacto notable como fenómeno global.

Más líneas móviles que habitantes

Las líneas móviles contratadas en el mundo alcanzaron la cifra, en 2015, de 7.300 millones frente a los 7.100 millones de 2014. De esas líneas, 3.200 fueron para smartphones, mientras que en 2014 fueron 2.600. Es decir, las líneas móviles crecieron 200 millones, pero el número de smartphones lo hizo en 600 millones. En los primeros tres meses de 2016, el total de líneas alcanzó los 7.400 millones, con 63 millones de suscripciones nuevas, de las cuales, 21 millones provinieron de India.

anexo m ericsson lineas móviles

Las cifras desglosadas por regiones sobre el número de líneas móviles da una idea más exacta de las proporciones.

Entre otras conclusiones, podemos ver que la población está migrando desde los teléfonos convencionales a los smartphones a un ritmo notable. De las suscripciones totales en 2015, 1.100 millones son para líneas LTE. En 2014, las líneas LTE eran 500 millones, lo cual da una idea acerca de la velocidad a la que se está adoptando 4G en el mundo.

De enero a abril de este año, LTE ha cosechado 150 millones de líneas nuevas. Esta tendencia de crecimiento no parará y, en 2021, el 90% de las líneas móviles en Europa Occidental y el 95% en Norte América serán LTE.

anexo m 3g 4g

Para 2021, las predicciones hablan de 9.000 millones de suscripciones a líneas móviles, mientras que la población mundial será de uno 7.700 millones de habitantes. Esto supone que habrá más líneas móviles que personas. Algo que ya sucede ahora en algunas geografías.

Qué pasa con 5G

De momento, 5G es teoría. Hasta 2021, año en el que se prevé que haya 150 millones de líneas con esta tecnología sucesora de 4G, el crecimiento será lento y en forma de proyectos piloto generalmente. Pero, posteriormente, el crecimiento de esta tecnología está previsto que sea más rápido que 4G.

La promesa cumplida del IoT

De momento, de todos los objetos conectados, el móvil es el que acapara el mayor número de conexiones. Pero en 2018 está previsto que sean superados por objetos conectados, tales como coches, máquinas, contadores o de electrónica de consumo. De todos los objetos conectados, los pertenecientes a la categoría de IoT móvil con conectividad celular, serán los mayoritarios, con 1.500 millones en 2021.

anexo m, IoT

Las cifras de crecimiento de los objetos conectados, en verde, aumentan cada año. Para entenderlo mejor, recordad que los billones americanos son miles de millones europeos.

La razón tras esta rápida adopción de la conectividad móvil como preferida para los objetos conectados del IoT radica en la estandarización de las tecnologías de comunicaciones móviles, de modo que estén perfectamente adaptadas a las necesidades de los objetos conectados.

Voz sobre LTE, adiós a la telefonía tradicional

Llamar por teléfono móvil supone, a día de hoy, romper con la dinámica basada en datos y conectividad de Internet y pasar al mundo de la voz analógica. Para cualquier otra cosa que queramos hacer con el móvil mientras hablamos, tenemos que salir de la llamada, tener cuidado con no interrumpir la comunicación, etcétera.

Con VoLTE, la voz pasa a formar parte de lo que podemos hacer usando los datos y se convierte en algo así como un Skype, pero dentro de los servicios estándar de nuestra conexión de datos. De este modo, podremos incluir elementos multimedia e interactividad en las conversaciones de un modo mucho más natural que ahora.

A finales de 2015 había unos 100 millones de líneas VoLTE, pero para 2021 se espera que haya 2.300 millones (la mitad del total de líneas LTE).

El tráfico de datos móviles crece exponencialmente

Si las líneas móviles siguen aumentando a buen ritmo, el volumen de tráfico móvil lo hace de un modo todavía más exagerado. El tráfico de datos móviles aumentó nada menos que un 60% entre el primer cuatrimestre de 2015 y el de 2016.

Ericsson Mobility Report June 2016

Es lógico si pensamos que hay una marcada tendencia a reemplazar los móviles normales por smartphones, lo cual supone un incremento notable del consumo de datos. En total, se estima que entre 2015 y 2021 habrá un crecimiento de 12x en el tráfico de datos móviles. Y el 90 por ciento del tráfico de datos provendrá de smartphones.

El tráfico total de datos mensuales que circulan por las redes móviles es de 5,3 EB/mes (siendo EB el acrónimo de Exabyte o 10^18 bytes (un 1 con 18 ceros detrás). En 2021 se estima que esta cifra sea de 52 Exabytes/mes.

El vídeo es el rey

De todos los datos móviles, el vídeo es el que se lleva la palma en cuanto a volumen de tráfico, por encima de redes sociales, descargas de software, navegación web o audio. En 2021, los pronósticos hablan de que el 70% del tráfico móvil será vídeo.

Ericsson Mobility Report June 2016

Y no solo es el rey para vídeos convencionales. También está creciendo el streaming como vehículo para disfrutar de películas o series de TV. La audiencia de la televisión baja año tras año, y aumenta la de medios en streaming. Tanto es así que, desde 2011 hasta ahora, los adolescentes han inclinado la balanza de sus preferencias hacia el lado del streaming con un incremento del 85% en la audiencia.

El mundo es móvil

Estas son algunas de las conclusiones a las que se puede llegar a partir del Informe Ericsson Mobility Report, donde lo que predomina es el incremento de tráfico de datos móviles gracias a la migración generalizada de los dispositivos móviles hacia los smartphones. Además, el consumo de vídeo está cada vez más del lado del streaming, sin olvidar el impacto del Internet de las Cosas