Europa, la luna de Júpiter que podría albergar un océano subterráneo

La NASA ve indicios de vapor de agua en la luna helada de Júpiter

Fuente: Nasa.gov
Este lunes 26 de septiembre se nos hacían los dedos huéspedes esperando las noticias de la NASA sobre Europa, la luna helada de Júpiter, que según la agencia espacial parece ocultar una “sorprende actividad” bajo su superficie. Y efectivamente parece que algo hay a la luz de las imágenes tomadas por el telescopio Hubble, que muestran lo que parecen ser géiseres de vapor de agua en el satélite. Este hallazgo reforzaría otras observaciones realizadas a lo largo de los últimos años y que evidenciarían la presencia de un océano bajo la superficie de Europa.
La relevancia de las fotografías publicadas por la NASA (una de las cuales se puede apreciar en la parte superior de esta noticia) va más allá de su espectacularidad o belleza. Y es que, como indicó la agencia en el comunicado posterior a la rueda de prensa en la que se presentaron, “el océano de Europa se considera uno de los lugares más prometedores del Sistema Solar para albergar vida”.

MÁS OPCIONES PARA INVESTIGAR LA LUNA DE JÚPITER

Las pruebas presentadas por la NASA no son completamente concluyentes, si bien estos chorros de vapor intermitentes ya habrían sido captados en observaciones anteriores. De todas ellas, se desprende que podrían alcanzar nada menos que unos 200 km de alto y arrastrarían en la erupción material del interior del satélite. De ahí su importancia, porque si son reales aumentarían, y mucho, las posibilidades de que futuras misiones espaciales consigan pruebas de la existencia de la masa de agua subterránea y del interior de la luna de Júpiter sin tener que perforar su suelo helado.
Los astrónomos creen que el océano de Europa puede contener hasta el doble de agua que todos los de la Tierra unidos y que su balance químico sería similar al de los océanos terrestres. Pero está protegido por una dura capa de hielo de espesor desconocido, lo que que haría muy difícil llegar a ella sin tener que aterrizar o perforar la superficie. 
Sólo se conoce otro astro del Sistema Solar en el que se hayan apreciado indicios de columnas de vapor similares a las de Europa: la luna Enceladus, de Saturno, de cuya superficie tomó imágenes la sonda Cassini en 2005.
Ahora se abre un emocionante proceso de investigación, en el cual la agencia espacial planea invertir más de 100 millones de dólares en la década 2020-30. ¿Se podrá llegar a evidenciar la existencia de vida en el satélite? Aún es muy pronto para plantearnos siquiera esa posibilidad, pero mientras tanto, disfrutemos de estas impresionantes imágenes de la misteriosa luna de Júpiter.