En un lugar de Canarias, hay una isla que se autoabastece con energías renovables - Nobbot

En un lugar de Canarias, hay una isla que se autoabastece con energías renovables


Ya hace unas semanas hablábamos de un interesante proyecto para el abastecimiento de energía en la isla Ta’u en la Samoa americana. Es una isla con una población de 790 personas, según el censo de 2010, que en la actualidad se ha reducido a menos de 600, con unos 10 habitantes por Km2 de densidad de población. Esta isla pasó, en 2016, de usar únicamente generadores diésel para el abastecimiento energético a energía solar junto con baterías, gracias a un proyecto de la empresa Solar City, filial de Tesla.

Pero uno de los primeros proyectos pioneros en el autoabastecimiento de energía en las islas está en España, en el archipiélago canario, en la isla de El Hierro y se llama Gorona del Viento. Es una central hidroeólica que usa la energía del viento y la hidráulica para proveer de energía limpia a la isla, que hasta su puesta en marcha dependía exclusivamente del diésel para generar su energía.

Las diferencias entre la isla Ta’u y El Hierro son muchas y notables: desde su extensión hasta la densidad de población. Y también la demanda de energía: Ta’u puede estar funcionando tres días con unas baterías de 6 MWhr (Mega Vatios por hora), mientras que la demanda de energía de El Hierro es de entre 3 y 6 MW (Mega Vatios) aproximadamente.

Un proyecto pionero

La central de Gorona del Viento se puso en funcionamiento el 27 de junio de 2014, aunque las primeras gestiones en firme para su realización datan de 2007 y su construcción de 2009. Consiste en un sistema formado por aerogeneradores con una capacidad de generación de 11,5 MW, limitada a 7 – 8 MW por consideraciones prácticas. Además, cuenta con un depósito de agua de 350.000 m3  ubicado en un punto alto de la isla, y con otro de 150.000 m3 casi a nivel del mar, donde están instaladas turbinas generadoras con capacidad para 11,3 MW.

Cuando no hay viento, se usa la energía hidráulica para generar energía. Con la energía eólica que se genera pero no se consume cuando no hay demanda, se bombea agua del depósito inferior al superior para llenarlo.

Además, se mantiene la central térmica de Llanos Blancos, que funciona exclusivamente con diésel para los momentos en los que no se puede generar energía mediante agua o viento.

Otro aspecto en el que este proyecto es pionero es en el de la financiación, con un “mix” de fondos provenientes tanto de la administración pública como de la empresa privada, con participación de el Cabildo de El Hierro (60%), Unelco-Endesa (30%) y el Instituto Tecnológico Insular (10%). El coste total del proyecto pasó de unos 54 millones iniciales a más de 70 millones para finalizar en más de 80 millones de euros.

Mejorable pero loable

Los primeros estudios hablaban de que la central de Gorona del Viento sería capaz de abastecer a la isla casi completamente con energía renovable. La realidad, tras más de dos años de funcionamiento, es que ese objetivo está muy lejos de conseguirse. El primer año se consiguió un 36,4% de energías renovables, mientras que los estudios de ingeniería hablan de un máximo de algo menos del 70% del total de energía de la isla con origen en Gorona del Viento.

Los depósitos de agua, en ausencia de viento, permiten generar energía durante unos dos días, por lo que la reserva energética cuando los aerogeneradores no funcionan es modesta. Con viento, hay que usar parte para la demanda de la isla y parte para el bombeo, y el diésel sigue siendo necesario para asegurar el suministro ante las fluctuaciones del aire.

Con todo, es un proyecto sumamente interesante que, de manera efectiva, permite ahorrar barriles diésel y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, así como reducir el impacto de la logística necesaria para llevar el diésel a la isla.

Sin energía solar

Es llamativo el hecho de que Gorona del Viento no cuente con tecnología de paneles solares ni baterías. Pero hay que tener en cuenta que en el momento de planificación del proyecto, los paneles solares eran menos eficientes y bastante más caros que ahora.

El descenso del precio de los paneles ha sido notable en los últimos años hasta llegar a los 0,30 dólares por Vatio. Pero en 2007 estaba en torno a los 4 dólares por Vatio. Para una instalación de unos 15 MW, solo en paneles se tendría un total de 60 millones de dólares. Ahora estaríamos hablando de más de 10 veces menos.

Además, el uso de baterías como almacenamiento de energía es también reciente, por lo que el uso del agua como una forma de almacenamiento de energía potencial era el óptimo en su momento.

Sería interesante que se revisase el proyecto para dimensionarlo de un modo más ajustado a las necesidades energéticas de la isla e incluyendo la energía solar como parte del repertorio de energías renovables empleadas para sustituir al diésel. El número de horas de sol en El Hierro es de nada menos que 2.900 al año, con una radiación solar de 6,8 kWh/m2 en julio y 3,2 kWh/m2 en enero.

El camino hacia las renovables

Proyectos como el de Ta’u o el de la isla de El Hierro son ejemplos del interés que se está poniendo en el paso de las energías derivadas de combustibles fósiles a otras renovables. Especialmente en ecosistemas muy delicados, donde el uso de diésel como fuente de energía degrada de un modo más patente entornos paradisíacos como los de estas dos islas.

La central de Gorona del Viento se ha quedado corta sobre lo previsto, pero es un punto de partida interesante y que convierte a España en pionera en el uso de energías renovables.
Para seguir su evolución, podemos acudir a la página web de Red Eléctrica Española, donde se comparten los datos de demanda de energía en tiempo real y la generación, incluyendo las fuentes de esa energía. Para la isla de El Hierro, concretamente, puedes ir al enlace de esta isla.

Esta página de Red Eléctrica Española es especialmente interesante para quienes tengan curiosidad sobre datos energéticos para la demanda, la generación y el origen de la energía que consumimos. En el caso de El Hierro, durante los más de dos años que lleva en funcionamiento ha habido un poco una de cal y otra de arena, pero el hecho es que se ha reducido la dependencia del combustible. Al menos algo.

El futuro parece pasar por soluciones más completas, que contemplen también la energía solar o el almacenamiento mediante baterías. Pero Gorona del Viento es un hito y ha sido gestado y realizado en España.

En Nobbot | Una isla cubre (casi) toda su demanda eléctrica con energía solar

Foto | Precios de paneles solares (Wikipedia)

Foto | Aerogeneradores en El Hierro (Endesa)
la empresa Gorona del Viento, participada por el Cabildo de El Hierro (60%), Unelco-Endesa (30%) y el Instituto Tecnológico Insular (10%)