Ratas con pantalones, Coelho y Volkswagen en los IG Nobel

Ratas con pantalones, Coelho y Volkswagen en los IG Nobel

El comportamiento sexual de ratas con pantaloncitos de poliéster, la relación entre el impacto de las frases inspiradoras de Paulo Coelho (“mierdas pseudoprofundas”) en los muros de Facebook y la inteligencia de los usuarios, o los cambios en la percepción que se producen cuando miramos el mundo asomando la cabeza entre nuestras piernas son algunos de las investigaciones premiadas en los IG Nobel, los galardones más gamberros de la Ciencia.

El jurado no se olvidó tampoco de premiar, en el apartado de Química, a Volkswagen “por resolver el problema del exceso de emisiones de polución de los automóviles automáticamente, produciendo electromecánicamente menos emisiones cada vez que los vehículos están siendo analizados”.

Los Premios IG Nobel son una parodia estadounidense del Premio Nobel y se entregan cada año a principios de octubre por los logros de diez grupos de científicos que “primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar”. Organizado por la revista de humor científico Annals of Improbable Research (AIR), que son presentadas por un grupo que incluye a auténticos Premios Nobel, en una ceremonia en el Sanders Theatre, de la Universidad de Harvard. «Los premios pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología».

ratas y sexo

En su investigación sobre ratas, premiada en la categoría de Reproducción, el egipcio Ahmed Shafik, vistió con pequeños pantalones a 75 ratas para demostrar que el poliéster reduce notablemente el rendimiento sexual. Su investigación demostró que las prendas de lana y algodón resultaron ser inofensivas para la vida sexual, algo que ha caído como un jarro de agua fría en el floreciente mercado de pantaloncitos de poliéster para ratas.

IG NOBEL rata-con-pantalonesEl hombre cabra y “mierdas pseudoprofundas”

Otro de estos divertidos premios fue a parar a Charles Foster, de la Universidad de Oxford, que ideó “extensiones protésicas para sus extremidades que le permitieron moverse como una cabra y pasar el tiempo recorriendo los montes con ellas”, lo que le valió el mote de “el hombre cabra“.

Pero las amistades animales de Foster son muy variadas y también vivió como ciervo en un campo escocés donde, incluso, fue acosado por perros de caza. En su corta lista de fracasos figura su fallido intento de disputar los restos de pizza a los zorros en los vertederos de Londres.

Por su parte, la investigación “Sobre la recepción y detección de mierdas pseudoprofundas”, demuestra la relación entre el impacto de las frases inspiradoras de Paulo Coelho que vemos en los muros de Facebook y la inteligencia de las personas.

miente pinocho

El IG Nobel de Psicología fue a parar a la investigación de un equipo de Canadá y Europa titulada “De pequeño a gran Pinocho: una investigación transversal de la vida útil del engaño“, por demostrar que los mejores mentirosos del planeta Tierra son los adultos jóvenes. En nobbot dudamos mucho de las conclusiones de este estudio, ¿pero quiénes somos nosotros para opinar entre tanto ilustre cientifico?

ig-nobelUn IG NOBEL para españa

Finalmente, según leemos en El Pais, hay que celebrar que también un premio para España, en concreto la Universidad de Girona, porque uno de sus investigadores, Ramón Hegedüs, colaboró con otros colegas húngaros en un estudio que demuestra que los caballos blancos, gracias a la polarización de la luz, son objeto de muchas menos picaduras de tábanos que los caballos oscuros.

VOLKSWAGEN y la homeopatía

Aunque la intención de los IG Nobel es celebrar el humor, a menudo resultan críticos. Así ha sucedido este año con el premio concedido a Volkwagen y en ediciones anteriores cuando se reconoció el trabajo de Jacques Benveniste por insistir en su “descubrimiento” de que el agua es un líquido inteligente que es capaz de recordar eventos incluso cuando todo su rastro ha desaparecido (la supuesta base científica de la homeopatía) o cuando, en 1990, se concedió un IG Nobel en Ciencias de la Educación a los estados de Kansas y Colorado por insistir en equiparar la enseñanza de la teoría de la evolución y el creacionismo.

un poco de historia de los IG Nobel

A pesar de ser unos premios considerados cómicos, las investigaciones galardonadas con el IG Nobel a menudo logran reconocimiento real en el ámbito científico y algunos de los ganadores sí llegaron a ganar premios Nobel auténticos.

Los primeros Premios IG Nobel fueron adjudicados por primera vez en 1991, aunque en aquella época eran premiados hallazgos “que no podían, o no debían, ser reproducidos”. Desde entonces se otorgan diez cada año en distintas categorías, incluyendo el Premio Nobel de Física, Química, Fisiología / Medicina, la Literatura y la Paz, sino también a otras categorías como la Salud pública, la Ingeniería, la Biología y la Investigación Interdisciplinaria.

Los ganadores reciben la friolera de 10 billones de dólares zimbabuenses, una moneda extinta que ya no vale nada.

pelusa en el ombligo

El nombre IG Nobel es un juego con la palabra Ignoble, que en castellano es Innoble (“que se caracteriza por la vileza, bajeza o mezquindad”) y el nombre “Nobel”, por Alfred Nobel.

En ediciones anteriores se han premiado estudios como el que fue a parar a una encuesta sobre quién desarrolla pelusa en el ombligo, qué cantidad, en qué situaciones y de qué color. En 2007, el IG Nobel de Medicina premió el estudio de los efectos secundarios de tragar sables.

aguijonazos en el pene

En 2015 se premió un experimento en el que el científico Michael Smith, estudiante de postgrado de la Universidad Cornell, determinó el punto de la anatomía humana donde más dolor provoca el aguijón de una abeja. Para ello, se administró cinco picotazos de abeja diarios durante 38 días, en lugares con sensibilidad muy distinta, como la planta del pie, el pezón, el escroto, la nalga y en lo alto de la cabeza. Finalmente, los puntos menos dolorosos —para Smith— fueron el cráneo, la punta del dedo corazón del pie y el brazo (los tres puntuaron 2,3 sobre 10). Los más dolorosos: el tallo del pene (7,3), el labio superior (8,7) y la aleta de la nariz (9).