impresoras 3D autorreplicantes para colonizar el espacio

Impresoras 3D autorreplicantes para colonizar el espacio y luchar contra el calentamiento global

La colonización del espacio podría ser más sencilla y barata gracias al desarrollo de impresoras 3D autorreplicantes. Eso, por lo menos, es lo que afirman investigadores del Departamento de Mecánica e Ingeniería Aeroespacial de la Universidad de Carleton en Ottawa que, además, creen que esta tecnología permitiría fabricar satélites y escudos solares en la Luna para ayudar a combatir el calentamiento global.

impresoras 3D autorreplicantes y exploración espacial

Según, Alex Ellery, profesor asociado en el Departamento de Mecánica e Ingeniería Aeroespacial en la Universidad Carleton en Ottawa y director de este proyecto, “las máquinas autorreplicantes transformarán la exploración espacial, ya que evitan los costes de lanzamiento”, dijo Ellery a Space.com.

La idea es que una sola impresora 3D podría ser lanzada a la Luna y, una vez allí, fabricar miles de copias de sí misma con el material lunar circundante. Una vez fabricado el número suficiente de impresoras, estas se centrarían en construir las instalaciones necesarias para exploración humana del espacio.

una idea marciana en la luna

Expresada así, la idea parece un poco “marciana”, pero el equipo de investigadores dirigidos por Ellery están avanzando en la impresión de un motor eléctrico funcional a partir de un material similar al que se puede hallar en el suelo de nuestro satélite. Este avance sería muy importante, ya que –como explica Ellery- “aunque algunas impresoras 3D comercialmente disponibles pueden reimprimir algunas de sus propias partes, ninguna de ellas es capaz de  producir motores y electrónica”.

“Nuestro punto de partida es la impresora RepRap 3D, que puede imprimir muchas de sus propias piezas de plástico“, dijo Ellery a Space.com, refiriéndose al dispositivo de código abierto desarrollado originalmente por la Universidad de Bath en el Reino Unido. “Para poder aurreplicarse por completo, necesita imprimir su estructura de metal, sus motores eléctricos, su electrónica y software, y, después, se capaces de ensamblar las piezas resultantes”.

via GIPHY

calentamiento global

Ellery dijo que los elementos necesarios para crear estos dispositivos podrían extraerse del regolito lunar. La impresora 3D lunar, equipada con un brazo robótico, recogería el regolito y lo calentaría a unos 900 grados centígrados usando una lente que utilizaría la luz solar.  Ellery cree que en unos meses tendrá un motor 3D totalmente impreso. El otro requisito previo para una máquina totalmente autorreplicante – la electrónica – “es un problema que probablemente llevará mucho más tiempo para resolver”, dijo.

“Una vez que los motores y controladores electrónicos puedan ser imprimidos en 3D, podremos fabricar cualquier tipo de robot, incluyendo una impresora 3D, así como fresadoras, taladros, tornos, excavadoras y así sucesivamente”, dijo Ellery.  Después las máquinas autorreplicantes podría fabricar todos los elementos necesarios para que los astronautas pudieran vivir en el satélite, como punto de partida para la exploración de regiones más lejanas del espacio.  

Puestos a soñar, el científico cree que estas impresoras podrían construir paneles solares que convertirían la luz del Sol en energía que luego se podría enviar a la Tierra.  “También podrían construir escudos espaciales para proteger a la Tierra de la radiación solar, y combatir así el calentamiento global del planeta”, dijo Ellery.

Fuente: Space.com

Fotografías: Alex Ellery

En Nobbot | Las novedosas impresoras 3D ya están anticuadas