Sombra aquí, software allá, así es como se une tecnología y cosmética

Sombra aquí, software allá: así es como la tecnología invade el mundo de la cosmética

La tecnología está en cada uno de los ámbitos de nuestra vida. Ocupa nuestro tiempo de ocio, pero también nuestras relaciones laborales. Comida, ropa, transporte… Todo ello está imbuido por la nueva era digital en la que vivimos. Por ello, no nos extraña nada que una parcela como la belleza también tenga mucho que decir en el mundo de las nuevas tecnologías.

Según datos presentados por PMR Research, el mundo de la “belleza conectada” generará 54 billones de dólares en 2020. Términos como maquillaje digital, cosmética inteligente, maquillaje e Internet de las Cosas… estarán cada vez más presentes en nuestro universo. Y de una forma fascinante.

Una revolucionaria llamada Katia vega

En 2013, una estudiante peruana revolucionaba el mundo digital… para siempre. Presentaba Beauty Technology, una plataforma que le permitía dirigir diferentes dispositivos gracias al maquillaje. Con un postdoctorado en el Mit Media Lab, las investigaciones de Katia Vega la han llevado a ser una figura clave que en 2016 conseguía el reconocimiento de Innovador del Año en Perú.

Entre los gadgets que presentó tenemos las Beauty Tech Nails, unas uñas postizas con tecnología RFID (Identificación por radiofrecuencia) que permiten hacer cosas como pagar la cuenta en una tienda o una entrada de cine, pues pueden programarse como un identificador del usuario. Pero también se han usado para proyectos como Ábrete Sésamo, para abrir puertas con el movimiento de las uñas o como AquaDJing, con el que un DJ puede pinchar sobre superficies líquidas.

Otro de sus proyectos más conocidos es Hairware, cabello artificial y metalizado que funciona casi como un móvil: puedes tener conversaciones y grabarlas a través de unos sensores que funcionan mediante Bluetooth. El Conductive Makeup es otro avance a tener en cuenta. Los gestos de nuestra cara o el parpadeo de los ojos permiten controlar diferentes dispositivos, hacer que se muevan o se activen. Un maquillaje metalizado que, según palabras de Vega, otorga “superpoderes” a las personas.

Omote y el videomapping

Nobumichi Asai es un artista japonés a la vanguardia de la experimentación tecnológica. Junto a un grupo de investigadores lanzó Omote, que utiliza el mapping facial para “registrar” exactamente las medidas y los rasgos de una persona para poder proyectar sobre ella imágenes que transformen su rostro, es decir,  conseguir un maquillaje digital en toda regla. Un software que funciona hasta cuando la persona se encuentra en movimiento gracias a las virtudes del face tracking.

La CGI (Computer Generated Imagery) se proyecta sobre la persona para transformar su rostro y crear desde un maquillaje real hasta figuras fantásticas. Por el momento, Omote se ha usado con aplicaciones lúdicas y de entretenimiento. Microsoft está probándolo para el mundo de los eSports, mientras que Lady Gaga usó esta tecnología en uno de sus conciertos.

Marcas de cosmética al día

Ante la revolución digital que llegará cada vez más a mundos a priori tan lejanos como la cosmética, las marcas de belleza se están poniendo las pilas para presentar interesantes novedades y colocarse a la vanguardia del nuevo fenómeno.

En 2014, la empresa L’Oreal lanzaba su app para móviles ‘MakeUp Genius‘. El algoritmo diseñado para la app permite reconocer rostros y crear un maquillaje virtual en tiempo real, para que el usuario pueda saber cómo pueden sentarle a su rostro los diferentes colores de la gama de cosméticos, antes de comprarlos. En 2016, la empresa firmaba un acuerdo con Image Metrics para seguir trabajando con este “maquillaje de realidad aumentada”.

Por su parte, la firma Dior tiene su propio maquillaje tecnológico, en la figura del llamado Skin Analyzer, un gadget que sirve para analizar la piel de cada usuario y darle consejos específicos sobre los cuidados que necesita. Natural Bissé ha ido más allá aún y está utilizando una herramienta tan de vanguardia como es la realidad virtual. The Mindful Touch combina una experiencia relajante con los cuidados estéticos más avanzados. Las gafas de realidad virtual que se emplean sirven para sumergir al usuario en una ambientación que le transmite paz, relax y bienestar. Y todo dentro de una esfera que mantiene un aire purificado casi al 100%.

Todo tipo de gadgets

En 2016, el CES organizó el primer Beauty Summit para hablar, precisamente, de todas las novedades tecnológicas enfocadas en el mundo de la belleza.

Uno de los gadgets más llamativos fue Modiface, un espejo que usa una cámara para grabar nuestro rostro y mostrarlo en tiempo real. Ayuda a que veamos cómo nos puede sentar un maquillaje en cara, ojos, boca… sin necesidad de tener que aplicárnoslo. Otro interesante espejo es SimpleHuman, que está dotado de un sensor que “imita” las condiciones lumínicas de cualquier espacio para que, al maquillarse, la persona sepa cómo le quedarían esos tonos a luz del sol, en su lugar de trabajo…

Los “espejos inteligentes” van a ser una realidad cada vez más implantada. HiMirror es un gadget que analiza el tipo de piel del consumidor y ofrece un amplio estudio sobre sus necesidades y cuidados. Además, identifica los productos de cosmética que se emplean para poder ofrecer consejos y tutoriales sobre cómo emplearlos.

Por su parte, MODA puede ser la solución para quienes les da pereza maquillarse, o no tienen tiempo o quizá, simplemente, son un poco torpes en el manejo de la brocha. Se trata de una máquina capaz de maquillar el rostro del usuario en, atención, apenas 30 segundos. Un tiempo récord que puede revolucionar para siempre la vida de muchas personas. MODA funciona a través de modelos en 3D para detectar las facciones del rostro del usuario. Para las uñas, CES también presentó un interesante artilugio. Se trata de Inail, que imprime cualquier diseño y lo coloca sobre las uñas del usuario.

El mundo de la tecnología, unido al de la belleza, ofrece un sinfín de posibilidades diferentes que aúnan conceptos como la imagen de vanguardia, la diversión, lo lúdico o las puras ganas de conseguir llamar la atención. En algunos desfiles de moda se han puesto, valga la redundancia, de moda, unos objetos que pronto podríamos estar viendo en las personas que nos cruzamos por la calle. Se trata de pestañas postizas que incorporan luces LEDs, sin duda, esto sí es una forma de resaltar y dar luminosidad a la mirada…

La cosmética es una disciplina ligada a la imagen y la belleza. Por ello, no nos resulta nada raro que las nuevas tecnologías se adentren en sus fueros para traernos experiencias nuevas y revolucionarias.

Imagen |Himirror

En Nobbot | ¿Qué es la ciencia abierta y por qué será el futuro?