Seguramente vivimos en un multiverso y no tenemos ni idea de qué es eso

Puede que, en estos momentos, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, esté despachando asuntos de Estado. Puede que, en un universo paralelo, Donald Trump sea un inmigrante mexicano tratando de cruzar la frontera. En otro universo diferente, puede que Trump sea un pastelero que está cocinando un inocente bizcocho de chocolate. O puede que en otro universo más, Trump tenga dos cabezas y una esté mirando a los ojos a la otra. Puede que todo esto esté pasando, puede que incluso más cosas. Así es el multiverso en el que quizá estamos viviendo.

Qué es el multiverso

Muchas películas y obras de ciencia ficción se han adentrado en este término, por lo que no nos resulta extraño. El multiverso sería el conjunto de los diferentes universos que coexisten con el nuestro. Es decir, mientras nosotros estamos en este mundo, quizá una réplica muy parecida a nosotros, está viviendo bajo otras circunstancias en su propio mundo, similares pero siempre diferentes. ¿Estamos compartiendo existencia con otros universos? Esta hipótesis, así como la relación que podría establecerse entre estos universos, trae de cabeza a buena parte de la comunidad científica.

El término multiverso fue lanzado ya en 1895 por el filósofo William James, fundador de la psicología funcional. Pero fue el físico Hugh Everett quien expuso en 1957 una primera aproximación a la materia. Su teoría explica, dicho de una forma muy general, que el devenir cotidiano está lleno de diferentes opciones y probabilidades que la ciencia no puede predecir. Así, cada una de esas posibles opciones se correspondería con otros universos que, por ende, se bifurcarían hasta el infinito.

En 2013, llegaba la revolución total. Los científicos Laura Mersini-Houghton y Richard Holman anunciaban que tenían la primera evidencia de que la teoría del multiverso es cierta. Todo se debe a las observaciones realizadas a través del telescopio Planck. Los datos que ofrecía el telescopio presentarían ciertas anomalías que los científicos identifican con la fuerza gravitacional que otros universos estarían ejerciendo sobre el nuestro. Para estos investigadores, estos universos se habrían creado durante el Big Bang. Aunque esta teoría no ha sido aceptada por toda la comunidad científica, tampoco se puede olvidar.

Los multiversos de Tegmark

Max Tegmark es un cosmólogo que trabaja para el MIT y que ha creado una interesante clasificación sobre los tipos de multiverso que podrían existir, para la que ha desarrollado una teoría matemática.

  • Nivel 1: El multiverso estaría formado por un espacio infinito formado por el universo que nosotros podemos ver. Pero también por lo que existe más allá de nuestro horizonte cósmico (es decir, del universo que somos capaces de observar). A pesar de estar fuera de nuestra percepción, estos universos compartirían características físicas con el nuestro.
  • Nivel 2: En este caso, los diferentes universos nacieron de diferentes Big Bangs. Por ello, sus cualidades físicas podrían ser totalmente distintas a las de nuestro mundo.
  • Nivel 3: Este nivel enlaza con los postulados de Everett y explica que cada una de las variaciones que se dan en nuestro mundo desembocarían en diferentes ramificaciones del universo. Por tanto, podrían existir infinitas versiones de nuestra realidad, con semejanzas, matices, pequeñas o grandes diferencias.
  • Nivel 4: Por último, Tegmark va más allá y tipifica un multiverso en el que existirían universos más allá del espacio-tiempo como lo conocemos y las estructuras matemáticas existirían como entidades físicas.

Más teorías

multiverso

La existencia o no del multiverso es una materia extremadamente atractiva para la comunidad científica. Y existen varias teorías que explican sus razones para apostar sí o sí, por su existencia.

Universos infinitos

Parte de otro interesante debate. ¿Qué forma tiene el universo? Una de las teorías más aceptadas es que éste es plano y se extiende hasta el infinito. Si el espacio-tiempo no se acaba nunca, los defensores de esta teoría explican que, recorriendo esa línea eterna de espacio-tiempo, en algún punto, nos encontraríamos con una versión de nosotros mismos. O, de hecho, con infinitas versiones.

Universos paralelos

La teoría de cuerdas nos explica que podrían existir diferentes universos, paralelos, más allá de nuestra interpretación de las tres dimensiones. Estos universos podrían llegar a entrar en contacto unos con otros (una de las teorías favoritas de la ciencia ficción). Brian Greene creó un ejemplo muy gráfico para entender a qué se refieren los universos paralelos. El multiverso sería una gran barra de pan y cada una de sus rebanadas, los diferentes universos.

Universos burbuja

La teoría de la inflación defiende que, en un principio, el universo creció de manera muy veloz. Se “hinchó” como un globo. El espacio habría crecido a velocidades diferentes, unas partes habrían dejado de desarrollarse, pero otras no. Este segundo tipo da pie a los llamados universos burbuja, que podrían seguir creciendo y cuya leyes físicas serían distintas para nosotros.

El papel de los agujeros negros

Al hablar del multiverso, no podemos dejar de considerar otro interesante y aún muy misterioso concepto como es el de los agujeros negros. El agujero negro es una concentración de masa que genera un enorme campo gravitatorio, de tal manera que ninguna partícula es capaz de escapar a su atracción, ni tan solo la luz. El agujero negro sería el resultado de la extinción de una llamada gigante roja, que sería una estrella con, al menos, 30 veces la masa de nuestro Sol. La gravedad que actuaba sobre esa estrella trabaja ahora de forma que “comprime” su masa. Sus átomos se aplastan. Electrones y protones se fusionan… ¿Qué sucede en el interior de ese agujero negro cuya poder de succión es otro de los favoritos de la literatura y el cine de ciencia ficción?

Según una teoría planteada por Stephen Hawking en 2015, los agujeros negros podrían ser, por sus características, la puerta a otros universos. Es decir, un nexo de conexión entre las diferentes realidades de ese multiverso que tanto nos fascina. Pero, eso sí, una puerta de una sola dirección, una ida sin posibilidad de retorno.

¿Hasta qué nuevos hitos nos llevarán los próximos estudios y análisis sobre el multiverso?

Imagen | Pixabay

En Nobbot | Cuando el universo piense por sí mismo…