¿Para qué necesito una impresora 3D en casa? - Nobbot

¿Para qué necesito una impresora 3D en casa?

¿Te imaginas poder construir tú mismo un ajedrez totalmente personalizado y diseñado por ti? ¿Esa reproducción de un monumento famoso en la que aparezca, en 3D, la persona que tú quieras? ¿Imaginas a tus hijos creando sus propios juguetes? Pues todo esto y mucho más es lo que la impresión 3D puede proporcionarnos, incluso en nuestra propia casa.

De un tiempo a esta parte, parece que la impresión 3D está por todas partes: piezas industriales, moldes para obras de joyería, férulas médicas, etc. Pero poco a poco esta tecnología se ha ido abaratando (y encogiendo en tamaño) hasta hacer posible tener una impresora 3D en nuestra oficina, el colegio o, por qué no, en nuestra casa.

Vamos a ver varias impresoras 3D que podemos tener en casa, así como todo lo que podemos hacer con ellas, pasando de consumidores a creadores. Pero antes veremos otras soluciones como los servicios de impresión por si, a pesar de todo, todavía no estamos convencidos de hacernos con una.

¿Qué es la impresión 3D?

Básicamente, es una forma de fabricación que va añadiendo capas al producto hasta darle la forma y el tamaño que precisamos. En base a un diseño previo, la impresora irá creando capa tras capa hasta llegar al producto final.

3D2

El método más común es el de la tecnología de Deposición de Material Plástico o Fusion Deposition Modeling (FDM), que consiste en piezas de un plástico ABS o PLA (polímero biodegradable). Esta tecnología consiste en crear una pieza desde la parte inferior, formando una base y, mediante un fino hilo de plástico que se calienta, se va depositando en la posición adecuada según el diseño. Estas capas son las que mostrarán luego la calidad del producto final: a capas más finas, mejor acabado del producto.

También se utilizan otros productos como resinas, para objetos flexibles, pero no están disponibles para impresoras caseras, que son las que nos ocupan.

¿Para qué nos puede servir la impresión 3D?

3D3

Prácticamente para todo lo que podamos imaginar: prototipos de piezas industriales, juguetes, árboles de Navidad (desmontables), piezas de una maqueta personalizada o diseñada por nosotros mismos (más adelante veremos lo fácil que es esto), ropa y calzado, incluso premios o galardones… ¿Por qué no tener nuestro propio Goya? Veamos ahora cómo conseguir estos productos.

Servicios de impresión 3D bajo demanda

La primera opción es, sin duda, pedir a otros que nos lo impriman. Marcas como la juguetera Imaginarium ya ofrecen este servicio desde hace tiempo: tan solo poseen tres modelos, pero nuestros hijos pueden diseñar su propio juguete (un coche, un colgante o una pulsera), que Imaginarium imprimirá y nos enviará a casa totalmente terminado, con varias pinturas para que acabemos de decorarlo.

3D4

Si ya queremos algo más especializado, tenemos empresas como Ponoko o Faber Café, un original espacio donde te puedes tomar un café mientras esperas que tus diseños se hagan realidad tridimensional, y donde además podremos asistir a talleres (para adultos o para niños). De esta manera, será posible llevar en un pendrive (o enviar por correo) un archivo en alguno de los softwares 3D y allí nos lo imprimirán.

Impresoras para casa, el colegio, la oficina…

Como hemos dicho, tanto el precio como el tamaño de las impresoras 3D han ido decreciendo hasta llegar a ser asequibles para muchos de nosotros. Por supuesto, cuanto más cara y perfeccionada sea la impresora, más rápida y mejor definición tendrá el resultado. Por eso no podemos esperar el mismo resultado en una impresora de 300 euros que en una de 2.500.

3D5

Dicho esto, para un uso personal, educativo o para una pyme, las siguientes impresoras nos darán un resultado más que satisfactorio. Veremos que algunas vienen desmontadas y seremos nosotros los que tendremos que armarlas. En estos casos, las impresoras 3D suelen ser de código abierto.

Da Vinci Junior, de xyzprinting

Con un tamaño de tan solo 42x43x38 cm, esta impresora personal nos permitirá crear cualquier objeto que mida como máximo 15x15x15 cm. Su modo de uso es maravillosamente sencillo y no necesitaremos prácticamente de ningún aprendizaje, ni siquiera tendremos que calibrar la impresora 3D.

3D6

Ya que vamos a utilizarla en espacios reducidos, el filamento utilizado es de un plástico biodegradable no tóxico (aunque no podremos emplear PLA de otras marcas). También cuida del medio ambiente mediante su consumo reducido, de tan solo 75 W. Además, está pensada para toda la familia, con un diseño “a prueba de niños”, cerrado y sin calentamiento, entre otras medidas de seguridad.

El precio de esta impresora es de 374 euros en Amazon. Más información | xyzprinting

Thingmaker, de Mattel

Efectivamente, seguimos con juguetes. Mattel lanzará al mercado por unos 300 dólares una impresora personal que funcionará a través de una app (para Android e iOS) dirigida a mayores de 13 años. En esta app se podrán diseñar figuras y enviarlas de forma inalámbrica a la impresora. Por supuesto, existirán modelos prediseñados (como leemos en Toyland) como collares, anillos, animales, etc. También se podrán imprimir piezas articuladas que encajen en otras partes de los juguetes o complementos para la Barbie, por ejemplo.

3D7

Con varias medidas de seguridad incluidas, no se sabe aún el precio del plástico, pero han afirmado que un carrete de 1 Kg de este plástico PLA puede crear unas 20 figuras, 30 piezas de joyería o unos 100 anillos.

La impresora está disponible en Amazon USA, así como la app.

Discovery 200

Por 299 euros si la montamos nosotros, 399 euros si la queremos ya montada, esta impresora abierta permite objetos de 20x20x20 cm con un espesor de 100 micras. También es de fácil utilización y el paquete contiene una tarjeta microSD de 2 GB con su lector. La Discovery 200 traduce los archivos 3D en “instrucciones” que la impresora entenderá mediante el software propio “Cura” de Dagoma.

3D8

Más información | Discovery 200

Kit Impresora Prusa i3 Steel

Construida con acero, es más fácil de montar que otras debido a su estructura metálica. Puede imprimir en ABS, PLA e incluso en madera o corcho y, además, multicolor. Los objetos que imprime serán como máximo de un tamaño de 20x20x18 cm.

3D9

Su precio es de 399 euros. Más información | Kit Prusa i3 Steel

CoLiDo DIY

Otra impresora que debemos montar nosotros, y que en este caso consta de 6 módulos de fácil montaje. Los objetos que imprime serán de un tamaño máximo de 20x20x17 cm. Cuesta alrededor de los 450 euros.

3D10

Más información | Colido

BQ Prusia i3 Hephestos

También montable y realizada con hardware 100% libre, podremos modificarla cuanto queramos. Todas las mejoras realizadas en la impresora se han liberado y podremos descargar nuevas piezas de forma gratuita o comprarlas en forma de kit. Han prestado mucha atención a la seguridad, incorporando cadenetas portacables para recoger los cables en la parte superior y trasera, logrando que no interfieran en los movimientos de la impresora. También han conseguido mayor seguridad frente a quemaduras, eliminando la cama caliente e incluyendo un protector sobre el extrusor. Además, al no usar cama caliente, su consumo es de apenas 60 vatios.

3D11

Esta impresora utiliza el PLA como material para imprimir ya que puede usarse en ambientes domésticos sin preocuparnos de los olores asociados al ABS. Por otra parte, el PLA es uno de los materiales con los que se obtienen mejores resultados en menos tiempo.

Su precio es de 499,90 euros. Más información | BQ Prusia i3 Hephestos

Diseñar o descargar diseños

Vale. Ya hemos elegido la impresora, pero ¿qué elegimos para imprimir? Pues la primera opción sería la de crear algo por nosotros mismos. Y es mucho más fácil de lo que parece. La mayoría de estas impresoras (sobre todo las más comerciales como la Da Vinci) vienen con su propio software, sencillo y práctico. Tan solo tendremos que seguir las instrucciones.

Otra opción es la de utilizar programas gratuitos como el 3D Builder, que viene instalado con Windows 10 por defecto y que nos permitirá crear todo lo que imaginemos mediante sencillos pasos y tutoriales.

3D12

Además, existen muchas páginas desde donde podremos descargarnos miles de diseños que, además de imprimir en casa, permiten modificar con este software 3D y personalizarlo a nuestro gusto. Una de las páginas más populares es Thingiverse, donde encontraremos una inmensa selección de modelos 3D categorizados por arte, moda, gadgets, hobbys, juguetes…¡o construirnos nuestra propia armadura de Iron Man!

3D13

Otra opción, nada desdeñable, es la de escanear objetos o personas para incorporarlas a nuestros diseños: una “fotografía” en 3D, una estatua con la cara que elijamos, incluso añadir nuestro rostro a una pieza de ajedrez…

Por supuesto, podemos acudir a uno de los citados servicios bajo demanda para que nos realicen el escaneado, pero disponemos de soluciones mucho más sencillas y domésticas, como el escáner de mano de xyzprinting que, por 199 euros nos permitirá escanear con una resolución de 40×480 a 30 FPS.

3D14

También podemos elegir el escáner BQ Ciclop, un escáner láser rotativo de triangulación 3D que utiliza la proyección de dos láseres para capturar la geometría y textura del objeto que rota sobre una plataforma giratoria. De código abierto, tendremos que montarla nosotros y cuesta 159 euros.

Conclusión

Como hemos podido comprobar, la impresión 3D está a nuestro alcance tanto por precio como por tamaño. Incluso el diseño en 3D no debe darnos miedo debido a que existe software sencillo y gratuito, que se adecuará a todos los niveles. ¿Qué es lo próximo que vas a imprimir?

Imágenes | XyzPrinting, Imaginarium, Thingiverse, Sprint-ink.