El Arca de Noé navega por Salamanca y... aún puedes embarcarte - Nobbot

El Arca de Noé navega por Salamanca y… aún puedes embarcarte

Las exposiciones también son para el verano, sobre todo las que te animan a recorrer una ciudad entera. La muestra ‘El arca de Noé’, de Miquel Barceló, atracó en Salamanca y estás a tiempo de embarcarte hasta el próximo 1 de octubre. En el marco de la celebración del octavo centenario de la Universidad de Salamanca, este artista mallorquín da vida y forma a cinco estaciones que se van sucediendo sobre el mapa de la ciudad. Pinturas, esculturas, cerámicas, dibujos y performance, realizadas en los últimos años, se mezclan en una experiencia única.

El arca de noé, de Miquel Barceló

En un sentido cronológico, la muestra comienza en la Sala de exposiciones de Patio de Escuelas, donde se presentan las obras más antiguas de la muestra. Este espacio acoge veintiséis acuarelas, pertenecientes al conjunto realizado por Barceló para ilustrar la Divina comedia de Dante Alighieri, entre 2001 y 2003. Después se pasa a la Hospedería Fonseca, donde se presenta un grupo de pinturas y obras sobre papel de gran formato, realizadas entre 2009 y 2016. Estas se dividen en naturalezas muertas que se asemejan a paisajes, donde vemos frutas y verduras flotando en espacios matéricos; pinturas blancas; pinturas de fondos marinos con formas luminosas que sugieren criaturas abisales, y pinturas en relieve de cabezas de animales, las obras más recientes en la exposición, y que nos remiten al arte rupestre.

un viaje artístico por salamanca

En la Capilla del Colegio Arzobispo Fonseca puede verse El Arca de Noé (2014), una pintura de la serie de naturalezas muertas que nunca antes había sido expuesta. Esta obra, que da título a la exposición, puede leerse como metáfora de la pintura como aventura y tabla de salvación. Junto a ella, también en la capilla, se exponen, además, dieciocho cerámicas realizadas, salvo una anterior, entre 2012 y 2016, por lo que muchas de ellas son inéditas. Las cerámicas de Barceló son verdaderas esculturas, aunque el propio artista escribió que esta disciplina es para él una forma de pintura, relacionándolo con su obra, siempre muy matérica, y en la que sus imágenes surgen de la misma viscosidad de la pintura.

Antes del desembarco, la exposición muestra diversas esculturas monumentales realizadas entre 2008 y 2015, presentadas en distintos espacios de Salamanca. La más reciente de todas, ubicada en el patio del Palacio de Anaya y realizada con un nuevo tipo de resina ligera, es una escultura que retoma un tema tratado antes con cerámicas más pequeñas, realizadas chafando formas de macetas unas contra otras. Otra de las más destacadas se titula Gran Elefantdret (2008) y la podemos contemplar en la Plaza Mayor. Esta escultura muestra un elefante que parece mantener el equilibrio apoyado sobre el suelo sólo por su trompa. La muestra no se puede dar por finalizada sin visitar 14 Allumettes (2015), expuesta en el patio de Escuelas Menores, forma una especie de bosque formado por cerillas usadas, realizadas en bronce en distintos tamaños, hasta los tres metros de altura.

En nobbot | ‘Exótica in Militaria’ muestra la relación entre el ejército y la ciencia