La biotecnología ya supone un 8,6% del PIB de la economía española

La biotecnología ya supone un 8,6% del PIB en España

El sector de la biotecnología ya constituye un 8,6% del Producto Interior Bruto (PIB) de la economía española y, además, durante 2015 sumó 930.000 puestos de trabajo al empleo nacional, según se desprende del informe anual de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), basados en las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) de ese año y otras datos de elaboración propia.

Dicho informe destaca el impacto real de las empresas biotecnológicas en la economía en 2015, que contribuyeron de forma directa, indirecta e inducida generando 90.000 millones de euros de renta, lo que supone en torno al 8,6% del PIB total. De esta cantidad, las entidades con dedicación principal a la biotecnología contribuyeron en un 0,8%, es decir, un 10% del total, tal como hemos podido leer en Ecodiario.

el impacto económico de la biotecnología

El impacto económico que se recoge en el informe no se limita exclusivamente a impacto de producción o facturación sobre PIB, también recoge gastos corrientes de estas empresas y su inversión.

Asimismo, contabiliza las rentas salariales y las remuneraciones de los empleos indirectos, que producen también un incremento del consumo privado, y generar así una serie de impuestos que aumentan los ingresos de las administraciones públicas.

La aportación del sector al empleo nacional fue de más de 930.000 empleos (5,4% del total) en 2015. Si nos referimos a las empresas biotech, sumaron 130.453 empleados. Y las administraciones públicas recaudaron 26.000 millones de euros de su actividad, el 2,5% del PIB.

En 2015, existían casi 3.000 empresas que realizaban actividades relacionadas con el sector de la biotecnología; el 59% se dedica a salud humana y el 33% a la alimentación. Además, destaca la concentración de empresas de biotecnología en Cataluña, por delante de Andalucía y Madrid.

Fuente: Ecodiario

Imagen: Pixabay.com

En nobbot | Trazabilidad de comida sana, el próximo reto tecnológico de la soberanía alimentaria
Insectos, algas y biotecnología, así será la alimentación del futuro