Card Phone, el terminal “taoísta” de Orange - Nobbot

Card Phone, el terminal “taoísta” de Orange

CardPhone

Frente al yin surge el yang, bajo el cielo se encuentra el suelo, el calor cobra sentido por la existencia del frío y, en un mundo iluminado por las grandes pantallas de los “smartphones”, los terminales básicos, que no tienen conectividad a internet y solo permiten llamar, ocupan un espacio complementario para dar respuesta a las necesidades de comunicación de los usuarios.

Es el caso del Card Phone, un dispositivo del tamaño de una tarjeta de crédito, muy barato y con un peso de tan solo 35 gramos, que ha lanzado Orange como una buena opción para aquellos que, en ocasiones puntuales, necesitan estar localizables pero no precisan de conectividad. Por ejemplo, cuando hacen ejercicio o alguna actividad que requiere esfuerzo físico, momentos en los que llevar un smartphone de gran tamaño puede resultar incómodo o el terminal se puede perder o dañar; o cuando quieren disfrutar de un rato de ocio y desconexión del mundo digital, sin por ello estar completamente incomunicados.

El objetivo del Tao es enseñar al hombre a integrarse en la naturaleza, enseñarle a fluir, a integrarse en sí mismo en armonía; un deseo que se torna difícil cuando los intentos de meditación se ven perturbados por el sonido de las notificaciones de Facebook o por el miedo a que el lujoso smartphone se precipite al fondo de un estanque en cuyas quietas aguas flotan hermosos nenúfares (pena de foto perdida para el perfil de Instagram). Y es que, 43 años después de la primera llamada realizada con un teléfono móvil por el ingeniero Martin Cooper, la eclosión del uso de internet en movilidad todavía es compatible con escuchar la voz humana. Una delicada música, inédita en el universo conocido, que surge de nuestra glotis y se expande, gracias a las redes de telefonía móvil, por todos los puntos de esta gran roca errante que llamamos Tierra.

Especificaciones y precio del Card Phone

Por esas cosas del equilibrios entre opuestos y búsqueda puntual de la paz en territorios ajenos al vértigo digital, podría parecer que el Card Phone es la propuesta taoísta de la operadora en el ámbito de los terminales. Eso sí: aunque quizás la materia constituya sólo una manifestación pasajera de un principio más profundo, un terminal que se precie, por muy básico que sea, requiere de unas especificaciones técnicas mínimas que aseguren su adecuada funcionalidad. Por ello, el Card Phone cuenta con agenda para incluir hasta 300 contactos, batería de 320 mAh (2,5 horas de llamada y 5 días en stand-by), radio, alarma y manos libres Bluetooth.

Además, para que la paz espiritual no se vea perturbada por el pago de las facturas, durante el primer mes de lanzamiento el Card Phone podrá ser adquirido gratis por cualquier cliente que compre un Samsung Galaxy A5 2016 y, también, podrá comprarse de forma independiente por tan solo 29€ de pago único (1,21€/mes durante 24 meses en pago a plazos). Esta propuesta de Orange se puede beneficiar además de las ventajas del servicio MultiSIM, que el cliente puede disfrutar por tan solo 1€ al mes durante 24 meses al adquirir su Card Phone, si activa el servicio durante el mes de abril(4€/mes sin promoción). A esta cantidad habrá que añadir una cuota de alta de 3€ por cada una de las MultiSIM que active el cliente.

De esta forma, el cliente podrá utilizar la línea principal de su smartphone en un segundo móvil como el nuevo Card Phone, en otro smartphone, en su smartwatch, en su tableta o en su coche, gracias al servicio Car Wifi, utilizando todos estos dispositivos al mismo tiempo con la facilidad y comodidad que aporta disponer del mismo número de teléfono en todos los dispositivos sin tener que cambiar la tarjeta de uno a otro.

Un número de teléfono que se adapta a cada dispositivo y necesidad como el agua a la tetera, una telefonía que es “water, my friend”, que diría Bruce Lee, más conocido por estos pagos que el propio Lao Tsé.

En Anexo M | La SIM del móvil también se reinventa: llega la eSIM