Invisible reCAPTCHA: sí, soy humano, de verdad, te lo aseguro - Nobbot

Invisible reCAPTCHA: sí, soy humano, de verdad, te lo aseguro

Invisible reCAPTCHA es el servicio de Google -actualización de su herramienta reCAPTCHA- para terminar con el engorroso trámite con el que nos encontramos a la hora entrar en muchas páginas webs, convertidas en algo así como aeropuertos en los que en vez de quitarnos el cinturón o descalzarnos, nos vemos obligado a teclear caracteres a cual más extraño. A menudo este filtro exige afinar la vista o echarle una imaginación que, a primera hora de la mañana en la oficina, se antoja un imposible. Todo este ejercicio, de tintes casi metafísicos, para dar fe de que no somos un robot malvado, para demostrar que somos humanos. Sea eso lo que sea.

Invisible reCAPTCHA y personas reales

El caso es que Google acude en nuestra ayuda una vez más con la actualización “Invisible reCAPTCHA”, un servicio que funciona sin que un ser humano tenga que hacer nada. Su tecnología reCaptcha pasa a ser invisible y no mostrar más diálogos “No soy un robot” para confirmar que somos una persona real.

Google compró la empresa reCAPTCHA en septiembre del 2009, y desde entonces ha estado haciendo evolucionar su tecnología, pasando de las complejas palabras que había que introducir al principio a un recuadro en el que sólo tenías que hacer click, y ahora ocultando definitivamente este recuadro para ser lo menos molesto posible.


“Estos avances son una combinación de aprendizaje automático y análisis avanzado de riesgos que se adaptan a las nuevas y emergentes amenazas”, dijo la compañía en un video.  Por su parte, Shuman Ghosemajumder, director de tecnología de Shape Security en Mountain View, California, y ex empleado de Google (ayudó a desarrollar Gmail durante una carrera que duró entre 2003 y 2010) afirma que el gigante de las búsquedas pretende hacer de internet un lugar más hospitalario, menos agresivo, con una mayor facilidad de uso y menos fricción. “Google en general -y esta es ciertamente una filosofía a la que nos adherimos cuando estaba allí- creía que todo lo que es bueno para Internet es bueno para la compañía”.

el movimiento del ratón

El nuevo sistema de invisibilidad considera factores como la forma en que un usuario mueve el ratón, dice Ghosemajumder. “Google también tiene un historial de información que está asociado con esa dirección IP particular”, añade, señalando que si el usuario también está conectado a una cuenta de Google, la empresa sabrá aún más sobre lo que es o no es actividad normal”. De esta forma, si navegamos con uno de esos navegadores que no guardan cookies para anonimizar lo que hacemos en la red seguirán apareciéndonos. Una vez más, habrá que sacrificar privacidad por comodidad.

En cuanto a ese texto distorsionado que nos vemos obligados a teclear más veces de las quisiéramos, la propia Google ya dijo en 2014 que los ordenadores son mucho mejores en la identificación del texto distorsionado y complicado de un CAPTCHA que un ser humano. Así que, mientras nosotros entrecerrábamos los ojos con la esperanza de entender los extraños caracteres, los bots superaban esa prueba de agudeza visual y paciencia sin ningún problema.

alan turin y los CAPTCHA

El test de Turing (o prueba de Turing) es una prueba de la habilidad de una máquina a la hora de exhibir un comportamiento inteligente similar, o indistinguible, del de un humano. Alan Turing propuso que un humano evaluara conversaciones en lenguaje natural entre un humano y una máquina diseñada para generar respuestas similares a las de un humano. El evaluador sabría que uno de los miembros de la conversación es una máquina y todos los participantes serían separados de otros.  Este trabajo del matemático inglés está en el origen de los CAPTCHA, esos extraños caracteres que debemos reconocer y escribir antes de avanzar en ciertos sitios web.

Fuente: Popular Science

Wikipedia