Kukadas: el mimo al cliente del pequeño comercio triunfa en internet

Kukadas, cuando el mimo al cliente del pequeño comercio triunfa online

Kukadas nació como una tienda física de regalos en una pequeña localidad de Galicia, Gondomar, hace apenas tres años y, gracias a su apuesta por las nuevas tecnologías para el desarrollo del negocio, ha recibido el premio Nacional a Mejor Estrategia Digital – categoría en la que competía junto a la tienda online de Zara, entre otros- en el marco del Día de Internet. Pero, ¿cómo lo han conseguido?

Olga López, fundadora de este innovador comercio, nos ha explicado en primera persona cómo surgió la idea de, una vez concluida su primera campaña navideña, llegar con sus productos a muchos más clientes. Para ello, desarrollaron el portal web y, en definitiva, un plan digital completo. El objetivo estaba claro desde el principio: la propietaria de Kukadas quería llevar la humanidad del pequeño comercio a internet, digitalizar la relación con los vecinos de la localidad y trasladar a sus canales online ese mimo en la atención al cliente. Todo ello, sin olvidar el reto que suponía, dada la complejidad del entorno digital y la competitividad frente a grandes empresas que, con enormes presupuestos, tienen una posición dominante en internet.

Kukadas Web

Poco a poco han ido encontrando su hueco. Sus armas diferenciadoras son la gratuidad de los envíos a domicilio, la flexibilidad en los métodos de pago y, sobre todo, su atención personalizada a todos los visitantes digitales de su tienda a través de diferentes canales como el teléfono el email, las redes sociales y un chat que atiende la propia Olga. ”Aconsejo a mis clientes online y les guío por la tienda del mismo modo que hago con los clientes de la tienda física. El teléfono, email, redes sociales, y chat están abiertos para resolver cualquier problema que pueda tener un cliente de Kukadas”, comenta.

¿En quiénes se inspiran?, queremos saber. Y la fundadora de Kukadas reconoce que no pierden de vista a los grandes pero intentan ofrecer algo más. ”Se trata de innovar, pero no reinventar la rueda”, añade Olga.

Olga López, propietaria de Kukadas.

¿Dónde están los clientes de kukadas?

Otra de las metas que persigue esta empresaria es llegar a todo tipo de público. Para ello, se han obsesionado con generar un proceso de compra muy sencillo y accesible a cualquier comprador, siempre conscientes de la necesidad de adaptar el mensaje según el público al que quieran dirigirse en según qué canal. Un ejemplo muy sencillo, no es lo mismo el público de nuestra comunidad de Instagram que la de Facebook. Y aunque la mayoría de su público se sitúa en la franja de entre los 20 y 40 años, saben que incluso los más mayores consultan las redes sociales. En definitiva, hay una cuestión que siempre tienen en mente: el cliente ha cambiado.

Por ello, están presentes en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, Pinterest, Google+ y LinkedIn, aunque es en las dos primera redes sociales en las que concentran sus principales comunidades. A través de Facebook, anuncian las novedades de la tienda, realizan sorteos, concursos, y ofrecen ofertas especiales para sus seguidores. ”También hemos implementado un sistema por el cual todo el stock de la tienda online se sincroniza en tiempo real con nuestra tienda en Facebook: los clientes pueden hacer sus compras desde la red social en la que están más tiempo. Se trata de llegar al cliente, no de empeñarse en que el cliente llegue a ti”, reivindica la fundadora de Kukadas.

larga vida a la tienda física

Y aunque para Olga cada persona que hace un consulta online es un cliente que ha entrado a su comercio, aún centra gran parte de sus esfuerzos en la tienda física, en los vecinos de Gondomar, de los que conserva divertidas anécdotas. ”Recuerdo una pareja joven que vino a la tienda con su perro, él se quedó fuera con la mascota mientras ella curioseaba la tienda. Salí a la calle y le invité a entrar, que hacía frío, pero dirigiéndome al perro… ¡Es que en Kukadas las mascotas son bienvenidas! Recuerdo la cara del chico y la risa que nos echamos cuando dejó de pensar que estaba loca”, relata esta emprendedora con emoción.

En nobbot | ¿Y si la Gioconda usase sombrero? Albiñana, la historia de una tienda online nacida en 1923