La calavera del espacio que se acerca a la Tierra en Halloween - Nobbot

La calavera del espacio que se acerca a la Tierra en Halloween

Ilustración del asteroide 2015 TB145 o de Halloween, que se parece a una calavera humana bajo determinadas condiciones de iluminación. / José Antonio Peñas/SINC

Se llama  2015 TB145 y se descubrió un 10 de octubre desde Hawái con el telescopio Pan-STARRS, pero el hecho de que su máxima aproximación a nuestro planeta ocurriera en la Víspera de Todos los Santos ayudó a que también fuese conocido con el nombre de asteroide de Halloween. Este oscuro objeto tiene un tamaño de entre 625 y 700 metros, su periodo de rotación ronda las tres horas y, bajo determinadas condiciones de iluminación, su aspecto recuerda al de una calavera humana.Asusta, ¿eh?

El asteroide de Halloween

Los científicos piensan que el asteroide de Halloween podría ser en realidad un cometa extinto que ha perdido sus compuestos volátiles después de numerosos pasos alrededor del Sol. En general los asteroides y los cometas se distinguen por su composición (más rocosos y metálicos los primeros y con mayor proporción de hielo y algo de roca los segundos) y por su tipo de órbita alrededor del Sol, pero a veces no es fácil distinguirlos. Los límites entre unos y otros cada vez son más difusos. En cualquier caso, ambos se formaron y son testigos de las primeras etapas de nuestro sistema solar, que nació hace alrededor de 4.600 millones de años.

una calavera para conocer más el espacio

Los investigadores confían en obtener más datos de 2015 TB145 en su próximo acercamiento a nuestro planeta, que se producirá en noviembre del 2018, aunque esta vez pasará mucho más lejos que la vez anterior, a unas 105 veces la distancia media Tierra-Luna. “Aunque este acercamiento no será tan favorable, será suficiente para conseguir nuevos datos que podrían ayudar a mejorar nuestro conocimiento sobre este cuerpo y otros similares que se aproximan a nuestro planeta”, apunta a SINC Pablo Santos-Sanz del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

Según este científico, “se trata de un asteroide cercano a la Tierra (NEA, por sus siglas en inglés) del tipo Apolo”, explica Santos-Sanz a Sinc. “La cercanía de este pequeño objeto implicaba un mayor brillo, así que decidimos estudiarlo con diferentes técnicas de observación: por un lado, utilizamos telescopios ópticos del Observatorio de Sierra Nevada en Granada, el Observatorio de Calar Alto en Almería y el Observatorio de la Hita en Toledo; y por otro, lo analizamos en el infrarrojo medio con el instrumento VISIR del Very Large Telescope (VLT) que tiene el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Cerro Paranal, Chile”.

Fuente: Agencia SINC