No me llames Roomba, llámame Lola: 15 años limpiando pelusas

No me llames Roomba, llámame Lola: 15 años limpiando pelusas

¿Sabías que uno de los nombres más comunes que los propietarios le ponen a su robot Roomba en España es Lola?, ¿o que Roomba habla 15 idiomas?, ¿o que te ahorra 110 horas de limpieza al año? Hace 15 años, con el lanzamiento del primer robot aspirador iRobot Roomba nació un icono pop y tech. Hoy en día, se han vendido más de 20 millones de robots de la compañía  en todo el mundo.

Echemos un vistazo a 2002: se estrenó American Idol, Apple lanzó su segunda generación de iPod, Los Otros se alzó como gran vencedor en los Premios Goya con ocho estatuillas y Spiderman llegó a los cines. iRobot cambió la forma en que las personas limpian sus hogares gracias al lanzamiento del primer robot aspirador Roomba, suponiendo una disrupción en una industria que había permanecido sin cambios durante más de un siglo.

“El lanzamiento del robot aspirador Roomba ayudó a establecer un mercado viable de robótica de consumo y ayudó a iRobot a construir un nombre entre los dispositivos para el hogar”, afirma Colin Angle, CEO y fundador de iRobot. “15 años más tarde, estamos encantados de celebrar este hito y podemos apuntar que todavía queda mucho por venir. En los próximos 15 años, los robots serán la pieza central de la casa inteligente, ayudando a otras personas a conseguir mucho más en su día a día”.

Según IHS Markit, firma especializada en análisis financiero, el mercado del hogar inteligente alcanzó la cifra de 9.800 millones de dólares en 2016 solo en Estados Unidos, con una proyección de un crecimiento del 60% en 2017.

Tras Roomba surgieron otras marcas de robots aspiradores como Neato Robotics, LG, Bosch o Xiaomi, siempre buscando la comodidad para el usuario.

Roomba…¿un espía en casa?

Estos años han discurrido con relativa placidez hasta que, en el verano de 2017, saltó la alarma cuando Colin Angle, afirmó que quería vender los datos de estos mapas para “mejorar el futuro de la tecnología relacionado con el hogar inteligente”. Y es que Roomba utiliza sensores y datos sobre ubicación para conocer la disposición de los muebles y objetos en nuestra casa, y poder ajustar en tiempo real los caminos más eficientes para limpiar el suelo.

El propio Angle salió al paso de la polémica aclarando que estos datos no se venderán sin permiso del usuario. iRobot informó de que no vende los datos de sus clientes porque “son lo más importante”. Así, la compañía aseguró, ante la polvareda levantada por la información, que no violará nunca su confianza ni hará un mal uso de los datos de sus consumidores. 

iRobot espera que, con esta información, se pueda aportar más valor a los clientes al permitir que dispositivos inteligentes de otras marcas y sus robots aspiradores trabajen mejor de manera conjunta, pero siempre recibiendo el consentimiento de los clientes. De esta forma dejaba abierta la puerta a vender la información recolectada en los hogares por sus robots a terceras compañías, como Google, Amazon o Apple. De momento, cuentan con una única integración con tecnología de terceros. Dos de sus modelos se conectan con Alexa, el asistente de voz de Amazon.

roomba

En Nobbot | Zowi y BB-8, los robots para los pequeños y no tan pequeños de la casa