Algunas de las más hermosas partituras cobran nueva vida en Youtube

Algunas de las más hermosas partituras cobran nueva vida en Youtube

El diseñador Nicholas Rougeaux ha utilizado técnicas de visualización de datos para generar hermosas imágenes de algunas de las partituras más populares de la música clásica en su proyecto Off the Staff. Gracias a la mente inquieta y melómana de Rougeaux, algunas de las más celebradas composiciones de Beethoven, Bach, Schubert o Mozart cobran nueva vida, contribuyendo a su difusión y, quizás, a captar nuevos aficionados a la música clásica. Todas estas imágenes están disponibles en la lista de reproducción de su autor en Youtube.

En su trabajo, cada punto representa una nota, mientras que el tono se indica por la distancia desde el centro de la imagen. El tiempo en el que aparece la nota viene dado por el ángulo, en dirección de las manecillas del reloj, desde la posición de las 12 en punto. Por último, el tamaño de cada punto indica la duración de la nota, y el color es diferente para cada instrumento.

Aunque pudiera parecer lo contrario, Nicholas Rougeaux no sabe leer música pero, como él explica, sí puede interpretarla. “El talento de leer música siempre se me escapó, lo cual es un poco irónico considerando que crecí en una familia musical. Sin embargo, siempre he disfrutado de cómo se ve la partitura, así que me propuse visualizar las notas de las partituras y el resultado es esta serie de imágenes”, explica.

musica en movimiento en youtube


Para obtener estas visualizaciones, ha resultado decisivo el acuerdo del autor con la plataforma MuseScore con la que emprendió una campaña en Kickstarter para liberar partituras de dominio público haciéndolas accesibles en formatos abiertos en cualquier dispositivo. MuseScore quería utilizar las imágenes de Rougeaux como portadas de cada partitura.

La siguiente fase en su trabajo fue dotar de movimiento a las imágenes. Tal como explica el diseñador, “desde que creé las primeras imágenes, quería verlas en movimiento, en parte porque pensé que serían más atractivas pero también porque eso me permitiría depurarlas y hacerlas más fácilmente comprensibles”.

“MuseScore genera archivos MP3 para cada partitura subida a su comunidad, así que una vez que se genera una animación, pude sincronizarla con el audio para producir las animaciones finales”, concluye.