Hiperrealismo al límite en Bilbao - Nobbot

Hiperrealismo al límite en Bilbao

Desde las décadas de 1960 y 1970 diversos escultores se interesaron por una forma de realismo basada en la representación vívida y fidedigna de la figura humana. A través del uso de técnicas tradicionales, como el modelado, el fundido y la pintura, recrearon el cuerpo según diversas aproximaciones, pero con el objetivo común de crear una interpretación del realismo figurativo en clave contemporánea. Pues bien, para dar un repaso a las obras de estos artistas, se celebra hasta el 26 de septiembre la exposición Escultura hiperrealista 1973-2016, que reúne en la sala BBK del Museo de Bellas Artes de Bilbao una selección de 34 esculturas realizadas por los 26 artistas más representativos del movimiento.

LA FIGURA HUMANA a lo largo de 50 años

Es la primera exposición organizada con el propósito de mostrar una revisión profunda de la figuración humana a lo largo de los más de cincuenta años de existencia de escultura hiperrealista y los autores incluidos en la muestra van desde los pioneros norteamericanos de los años 70, herederos del arte pop, hasta el español Juan Muñoz, pasando por otros artistas más jóvenes como el australiano Sam Jinks.

Marc Sijan, Abrazo (2014)- Museo de Bellas Artes de Bilbao
Marc Sijan, Abrazo (2014)- Museo de Bellas Artes de Bilbao

VIDA INTERIOR

En palabras de Ron Mueck, uno de los escultores representados en la exposición, “aunque dedico mucho tiempo a la superficie, es la vida interior la que quisiera capturar”. La muestra revela modos diferentes de abordar la representación corporal a través de las cinco secciones en las que se ha dividido el recorrido: “Réplicas humanas”, “Esculturas monocromas”, “Partes del cuerpo”, “El juego de las dimensiones” y “Realidades deformadas”.

Jamie Salmon (Londres, Reino Unido, 1946). Lily. 2013. Silicona, pigmentos, fibra de vidrio, pintura acrílica y pelo.
Jamie Salmon (Londres, Reino Unido, 1946). Lily. 2013. Silicona, pigmentos, fibra de vidrio, pintura acrílica y pelo.

De este modo, y mediante obras que sorprenden al espectador por su convincente apariencia de realidad, se ponen de manifiesto las múltiples maneras de tratar este tema artístico, su relación con expresiones diversas de la historia del arte y su evolución técnica, desde los inicios del movimiento hasta la actual era digital.

Zharko Basheski (Prilep, Macedonia, 1957). Ordinary Man (Hombre corriente). 2009-2010. Poliéster, resina, fibra de vidrio, silicona y pelo.
Zharko Basheski (Prilep, Macedonia, 1957). Ordinary Man (Hombre corriente). 2009-2010. Poliéster, resina, fibra de vidrio, silicona y pelo.

En el video podéis ver un resumen de esta muestra de escultura hiperrealista que, a ratos, es escalofriante y siempre fascinante. Sobra decir que se trata de una cita imprescindible para los amantes del arte.