Alibaba desembarca en España con su primera oficina en Madrid

Alibaba llega a Madrid y abre ruta digital entre España y China

España está de moda. Netflix, HBO, Amazon… Y sí, ahora también Alibaba se instalará en nuestro país. Como nos cuentan desde los digitales Sabemos y elmundo.es, el gigante asiático del comercio online, que cuenta ya con más de 400 millones de compradores en todo el mundo, abrirá en febrero una oficina en Madrid, con un claro objetivo: ilustrar a las empresas españolas, grandes o pymes, sobre el potencial del mercado chino para la venta de sus productos. Y es que, según ha indicado el director de Negocio de la firma en Italia, Albert Antonini, en Sevilla -ciudad a la que acudió para asistir al congreso de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC), Alibabá “es una oportunidad para que las empresas españolas vendan y exporten” a China. 

Es precisamente desde Italia desde donde se dirigía la estrategia del gigante asiático en España, hasta que recientemente se hizo cargo de la dirección del país, y también de Portugal, Ernesto Caccavelo. Y ha sido el propio Caccavelo quien ha desvelado también que este desembarco en Madrid es sólo el primer paso, ya que la compañía no descarta abrir una segunda oficina física en Barcelona en 2018.

TMALL, EL MEGACENTRO COMERCIAL DE ALIBABA

Los planes de Alibaba son, claramente, ampliar el número de empresas que venden ya a través de su centro comercial virtual en China, TMall. Toda una oportunidad para las marcas españolas, que tanto gustan al consumidor chino. Más incluso que las italianas, dicen los directivos de Alibaba, con lo que su plataforma seun escaparate sin igual para lanzarse al más que apetecible mercado asiático.

Antonini cita nada menos que a Inditex como ejemplo del potencial de TMall para las marcas españolas. Y no sólo la matriz de Zara; también Mango, El Corte Inglés, Springfield, el Real Madrid, La Española, Día, Desigual o Roca están también ya probando las bondades del gran centro comercial de Alibaba. Sin embargo, las pymes españolas y los artículos que éstas venden son prácticamente desconocidos para el consumidor chino,  por lo que ambos directivos animan a los pequeños empresarios españoles a promocionarse y comercializar sus productos para este nuevo perfil de comprador, “muy diferente al que están acostumbrados”. Además, el mercado chino tiene un obstáculo adicional para estos pequeños negocios: sólo pueden abrir una tienda virtual si ya tienen presencia física en el país o cuentan con un contacto especializado que les abra la puerta de este mercado. Y ese sería el papel de Alibaba.

Por otra parte, y con el fin de facilitar esas ventas a las pymes españolas, la compañía china ha firmado ya un acuerdo con Correos, que este mismo año abrirá una tienda en la plataforma de Alibaba y actuará como enlace entre las empresas españolas y el mercado chino.

Y de forma añadida a esta estrategia para empresas, Alibaba quiere también dar aire en España a su gran tienda de artículos chinos Aliexpress, muy conocida por los consumidores nacionales, que son los segundos compradores del mundo por número de pedidos en la misma, sólo superados por los estadounidenses.

Y AMAZON PONE EN MARCHA LA DESPENSA AMAZON PANTRY

Lo que está claro es que los responsables de Alibaba llegan a España dispuestos a comerse una parte del pastel del comercio electrónico que ya está disputando otro grande del sector, Amazon, a las tradicionales firmas de distribución españolas. Al mismo tiempo, El Corte Inglés, Mercadona,… también están desarrollando toda una estrategia online para no dejarse intimidar por esas renombradas firmas que llegan de fuera para removerles la silla.

Pero estos gigantes extranjeros pisan fuerte. Si Alibaba prepara su aterrizaje para “enamorar” a los españoles, Amazon sigue, por su parte, adelante en sus movimientos para atraer y fidelizar al comprador local, ya ávido de sus productos. El envío en un día, la venta de productos frescos, la gran campaña de publicidad para promocionar Amazon Premium,… son sólo algunos de los pasos que está dando el gigante americano, que ahora ha anunciado también la reforma de su centro logístico de Castellbisbal, para convertirlo en el nuevo Amazon Pantry. O lo que es lo mismo, la sede de un servicio de “despensa” de 28.000 metros cuadrados, en el que ya trabajan 50 personas pero que llegará a 200 empleados y desde el que se proveen ya productos de alimentación no fresca, limpieza, higiene personal o alimentos para mascotas, a 7.500 municipios en España. Más adelante, desde Castellbisbal se cubrirá también las necesidades de los mercados italiano y francés, países en lo que aún no se ha lanzado Pantry.

La batalla por el comercio electrónico promete ser emocionante y sin duda el beneficiado será el consumidor español, con cada vez más opciones entre las que elegir.