El CSIC crea un fotocatalizador para eliminar las emisiones de coches

El CSIC crea un fotocatalizador que elimina las emisiones del tubo de escape

Las grandes ciudades buscan soluciones para paliar los efectos nocivos de las emisiones contaminantes. Así, las administraciones de las grandes aglomeraciones urbanas proponen alternativas para fomentar el uso del transporte público y reducir el uso del automóvil. Sin embargo, gran parte de los ciudadanos utiliza el coche a diario y, por ello, la solución más limpia y eficiente pasa por reducir sus emisiones. Con este objetivo, científicos del Instituto Eduardo Torroja del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un fotocatalizador que prácticamente elimina los contaminantes que emite el tubo de escape de los vehículos.

un dispositivo eficiente para el tubo de escape

La fotocatálisis es una reacción producida un catalizador que se desencadena con la luz y permite eliminar compuestos por oxidación o reducción. En este caso, el dispositivo desarrollado por el CSIC elimina por oxidación el óxido de nitrógeno, los compuestos orgánicos volátiles y otras partículas que contienen carbono y que están generadas por la combustión.

Este nuevo dispositivo está fabricado por un material que al colocarlo en interior del tubo de escape, de tal forma que ocupe la máxima superficie al paso de los gases, funciona combinado con una lámpara que desencadena la reacción química, cuya longitud de onda está ajustada para conseguir el máximo rendimiento.

el fotocatalizador ya reduce el co2 hasta 100 veces

A pesar de que este novedoso catalizador aún se encuentre en fase de pruebas, sus impulsores ya han conseguido reducir la concentración de óxido de nitrógeno hasta cien veces -pasando de entre 4000 y 6000 partes por billón a 40 y 60-, alcanzando incluso niveles inferiores a los requeridos por la regulación ambiental. Aunque de momento, los investigadores continúan perfeccionando el sistema para garantizar la estabilidad del fotocatalizador.

Por su parte, el cristal que cubre la lámpara tiene propiedades autolimpiadoras para evitar que la suciedad del humo disminuya la eficacia. Asimismo, el dispositivo incorpora la posibilidad de limpiar y eliminar los productos depositados sobre los centros activos del fotocatalizador, que podrían dañarlo.

Este proceso de fotocatálisis limpio se inicia al arrancar el motor del vehículo y se detiene al quitar el contacto. A diferencia de otros dispositivos catalíticos similares y basados en productos químicos, como la urea, este dispositivo tiene la ventaja adicional de no generar en sí mismo más CO2. Tampoco necesita reposición de productos químicos.

Fuente: CSIC

En nobbot | ¿Circularán más de un millón de coches eléctricos por nuestro país en 2025?