¿Serán los ojos biónicos la solución a la ceguera en el futuro? - Nobbot

¿Serán los ojos biónicos la solución a la ceguera en el futuro?

Si hay algo de lo que nos gusta hablar en nobbot.com es de esas pequeñas o grandes innovaciones tecnológicas en las que ya trabajan nuestros científicos para su aplicación en el cuidado de la salud o como solución a determinadas discapacidades físicas. El diario El Mundo nos revela uno de esos prometedores trabajos en la persona del profesor argentino Paulo E. Stanga, cuyas cirugías de implantación de chips en la retina nos hacen imaginar un futuro con ojos biónicos en el que la ceguera podría ser cosa del pasado gracias al desarrollo de los llamados “ojos biónicos”.

¿Ciencia ficción? No lo cree así este consultor oftalmólogo y cirujano vitreoretinal del Manchester Royal Eye Hospital, que ejerce asimismo como profesor de Oftalmología y de Regeneración de Retina en la Universidad de Manchester. Y es que desde el año 2000 y gracias a esas intervenciones en las que Stanga es reconocido como uno de los mayores expertos mundiales, más de 200 personas han recuperado ya la visión que habían perdido parcial o totalmente gracias a una simulación artificial compuesta por patrones lumínicos.

La tecnología Argus II, que así se llama, combina un dispositivo externo –unas gafas con cámara- con el chip que se implanta en la retina a estos pacientes. Como explica Stanga a El Mundo, las gafas envían la imagen a un pequeño procesador que, a su vez, la rebota por radiofrecuencia a la antena implantada dentro del ojo. Y, según sea aquello que la persona está mirando, el chip estimulara de una manera u otra la retina para que su propietario pueda intuir qué es lo que tiene frente a sus ojos.

ojos biónicos y degeneración macular

Lo fantástico de este innovador proceso es que, hasta el año pasado solo podía aplicarse a personas que habían perdido gradualmente la visión tras haber sufrido una retinosis pigmentaria. Sin embargo, desde finales de 2015, el profesor Stanga ha practicado también con éxito varias intervenciones a pacientes con degeneración macular, una patología que sufren unas 700.000 personas en España y varios millones en todo el mundo. En otras palabras, se abre la puerta a la utilización de estos “ojos biónicos” para un amplio abanico de personas a las que se podría mejorar considerablemente su calidad de vida gracias a esta innovadora combinación de visión natural y artificial.  

Como suele ocurrir en estas investigaciones, la principal barrera es la financiación.  Cada una de estas operaciones cuesta unos 120.000 euros y, aunque Stanga ha conseguido financiar gracias a capital público y privado varias de estas operaciones en el Reino Unido, en España el “ojo biónico” está aún lejos de ser un tratamiento al alcance de aquellos que podrían beneficiarse del tratamiento. En nuestro país solo se han realizado cuatro intervenciones en Barcelona y Córdoba y, según El Mundo, el Ministerio de Sanidad español no se ha pronunciado sobre posibles ayudas similares a las que ha ofrecido la sanidad británica. Esperemos que la económica no se convierta de nuevo en una barrera más en la vida de los pacientes con ceguera.