Wakkap: la plataforma de compraventa de videojuegos con poder para los gamers - Nobbot

Wakkap: la plataforma de compraventa de videojuegos con poder para los gamers

La primera plataforma de compraventa de videojuegos entre jugadores se llama Wakkap y es una iniciativa de dos hermanos españoles que un buen día decidieron dar salida a todos los juegos antiguos que ya no utilizaban, pero que podrían ser interesantes para otros gamers que quisieran adquirir esos títulos a precios más asequibles. Se trata de una gran idea, pues en España más de un 40% de la población juega a la consola, unos 15 millones de jugadores. Además, según los datos ofrecidos por la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), el consumo en el sector del videojuego en España alcanzó la cifra de 1.083 millones de euros.

así surgió la idea de crear wakkap

Manuel y Tomás Salazar Páramo estaban viajando en coche en abril de 2015 cuando salió el tema de la gran cantidad de videojuegos que tenían en casa, olvidados, después de haberles dedicado horas y horas. ¿Por qué no permitir que otros jugadores se diviertan con ellos? Así comenzó a gestarse Wakkap, tal como hemos podido leer en un artículo publicado en Bolsamanía.

Con solo seis meses de vida, la plataforma tiene más de 3.500 usuarios registrados y unos 1.500 videojuegos en venta. En Wakkap, podemos encontrar desde juegos de la primera consola de Nintendo que salió en España hasta los títulos más populares de los últimos años.

Gracias a las nuevas tecnologías, los hermanos Salazar han ofrecido esta práctica solución a los usuarios de videojuegos sin necesidad de recurrir a las tiendas tradicionales que hasta entonces se encargaban de la compraventa de juegos seminuevos. En propias palabras de sus impulsores: ”Wakkap es un punto de encuentro para jugadores, donde comprar y vender videojuegos sin la necesidad de moverte de casa, integrando servicios de mensajería y plataformas de pago para dar comodidad y seguridad a los usuarios”.

Fuente: Bolsamanía

En Nobbot | Las consolas y videojuegos cuestan menos que hace 30 años