¿Quieres aprender a hacer “algo raro”? Pues Internet te lo pone fácil

A pesar de que la popularización de Internet abrió un mundo de posibilidades de conocimiento y ofreció a millones de interesados la opción de acceder a él de un modo sencillo y ágil, lo cierto es que su evolución también trajo aparejado el nacimiento de otras fuentes y sitios webs muy curiosos. Unas plataformas en las que aprender ha continuado siendo su premisa fundamental, pero cuyo contenido llama poderosamente la atención.

De esta manera, hoy resulta fácil encontrar casi cualquier cosa en la red; sí, incluso cosas tan personales como aprender a mover objetos con la mente, a reaccionar ante un bebé no demasiado agraciado y otras cuestiones de lo más diversas. Hoy recabamos algunos cursos, artículos y canales de YouTube que merece la pena destacar al respecto.

A mover objetos con la mente

Muchos de los que leímos la maravillosa historia de Roald Dahl Matilda (o, en su defecto, disfrutamos de su versión cinematográfica) tenemos un sueño infantil en común: conseguir mover objetos con la mirada o con la mente. Un poder ampliamente discutido en la televisión y una telequinesis que, según no pocos canales de YouTube, es posible lograr si se practica lo suficiente.

Llegados a este punto cabe mencionar el espacio de Eduardo Rodríguez, cuyo vídeo empieza explicando que se trata de una habilidad completamente natural, intrínseca al ser humano y que, desde los ancestros, se empleaba como algo adaptativo, para sobrevivir. “La duda es como un muro” y “no sea escéptico” son otros comentarios memorables; sin embargo, su supuesto método es lo mejor.

La concentración es la clave. Y hasta integra ejercicios concretos de iniciación para conseguir doblar una cuchara o un tenedor con la mente. La posición del objeto, la manera de sostenerlo y otras cuestiones son detalladas con suma minuciosidad. En este rincón de la plataforma de vídeos de Google también hallamos otras lecciones sobre cómo leer la mirada, recuperar el control tras una ruptura, entrar en los sueños de otras personas, etcétera.

A sobrevivir a un apocalipsis zombie

Tras series que lograron hacerse con el clamor del público como The Walking Dead y iZombie, los muertos vivientes han vuelto ha cobrar protagonismo. Una popularidad que ha dado lugar a toda clase de historias e iniciativas –incluso a yincanas nocturnas y carreras por pueblos–.

Un contexto que no ha pasado desapercibido para los youtubers y que se ha plasmado en vídeos específicos que relatan cómo sobrevivir a un apocalipsis zombie. Entre otros, incluyen los objetos que deberías llevar, los mejores vehículos para hacerlo, los lugares más seguros en los que podríamos escondernos, trucos concretos y hasta reflexiones con un corte, digamos, más filosófico. Los hay de todo tipo, más concretos, serios, alarmantes, divertidos. Una variedad en la que es posible perderse durante horas.

A dar miedo


Directamente relacionado con el punto anterior, también podemos aprender a “dar miedo” desde detrás de la pantalla. Una lección que encontramos en WikiHow y que incluye decir cosas extrañas, ambiguas, descontextualizadas, imitando a Darth Vader, añadiendo alguna muletilla al final de la frase y otras tantas acciones que, más que dar miedo, apuntan hacia la locura.

De hecho, la siguiente recomendación del artículo es que actúes como un loco, fingiendo tener una conversación con un amigo imaginario, ignorando a la gente de tu alrededor y yendo más allá de los límites. Gritar, hacer ruido, vestir de manera extraña y hacer bromas pesadas son otros de sus consejos.

A hacer “cosas (casi) imposibles” con el cuerpo


En Taringa también encontramos un decálogo de cosas casi imposibles de realizar con el cuerpo. Un listado que viene con sus correspondientes instrucciones y que contempla acciones tan diversas como levantar una ceja, lamerte el codo, “chisguetear” (escupir sin hacerlo, manteniendo la saliva suspendida), torcer la nariz al más puro estilo Embrujada, hacer trucos con la lengua, etcétera.

Unos actos que cuentan con una detallada explicación, incluso de sus antecedentes, de las creencias relacionadas, y hasta con menciones a estudios científicos e investigaciones muy concretas. Por supuesto, depende del truco en cuestión.

A masajear a una zarigüeya y a una tortuga de agua

Otro canal que no tiene desperdicio es el de MEpearlA, una buena señora que nos cuenta cosas tan “útiles” como las de aprender a dar un masaje a una zarigüeya. Un proceso que parte de la propia relajación y empieza con una especie de amasado en la zona de los hombros. El animal, todo sea dicho, se deja hacer pacientemente.

Esta youtuber también nos cuenta cómo detectar una invasión alienígena inminente, leer la mente con una zarigüeya, y hasta nos enseña cuáles son las mejores posturas del yoga, y nos muestra los tráileres de sus películas favoritas, tan eclécticas como ella misma. Por supuesto, no es la única, sino que en está plataforma encontramos sin dificultad otro tipo de masaje específico: el que se le realiza a una tortuga de agua. Eso sí, este carece de explicaciones y se trata más bien de una demostración.

A hablar como un pirata

Efectivamente, hay personas que “necesitan” aprender a hablar como unos auténticos piratas. Un curso que encontramos también en YouTube y que viene de la mano de Blunderboss. El punto de partida es una situación sencilla: un chico se encuentra con un grupo de amigos que está conversando “en pirata”, y no sabe cómo continuar la charla. “¿Te sientes tonto?” Reza la grabación. Y continúa explicando cómo evitarlo, paso a paso.

Lo primero será impostar la voz, abriendo las vocales y emitiéndolas como un gruñido desde la garganta. Incluye recomendaciones para rasgarla como abusar del alcohol, exponerse al aire salado al que se veían abocados los piratas y llevar un modo de vida duro. El vocabulario específico para saludar y la correcta estructura de las frases son otras de las cuestiones que aborda. Todas en clave de humor y acompañadas de infografías. Muy divertido.

Aprender a ser raro


Para acabar, no podíamos dejar de mencionar un artículo de WikiHow con el que podremos aprender a ser, precisamente, raros. Un objetivo “ideal”, según cuentan, para aquellos que quieren diferenciarse del resto y salir del “montón” para sentirse un tanto más especiales. Lo básico será contar con la mentalidad apropiada, dejar de preocuparte por los que los demás piensen de ti, decir lo que tienes en mente y vestir de la manera que mejor te haga sentir, y rodearte de quienes no te juzgan.

Unos principios que recuerdan a los que podríamos encontrar en un libro de autoayuda para sentirnos mejor y que vienen acompañados de otros tantos como leer y educarnos para incrementar nuestra seguridad, disfrutar de nuestra propia individualidad y soledad, sentirnos orgullosos de nuestras fortalezas y un largo etcétera que, si bien a priori rechinaba, acaba por no estar tan mal.

Imágenes | Pixabay

En Nobbot | ¿Crees que eres raruno? No te pierdas estas 21 redes sociales para frikis