Gatos e internet: desde el Neolítico a nuestro smartphone - Nobbot

Gatos e internet: desde el Neolítico a nuestro smartphone

Neko y Pepa son los nombres de mis dos gatos y, sí, como tantos de vosotros, he subido videos de ellos a mis redes sociales. Durmiendo, durmiendo, durmiendo (¿hacen otra cosa los gatos?) y, alguna que otra vez, haciendo algo más interesante como tumbarse y bostezar. El caso es que, uno de los efectos más llamativos de las evolución de los smartphones y sus cámaras ha sido que esta especie, después de conquistar nuestras ciudades, se ha propagado por el paisaje digital, salpicándolo de videos y fotos. Su extraordinaria capacidad reproductiva offline se ha confirmado también en el entorno online y los salones de internet se han llenado de pelos, maullidos y ronroneos, como culminación de un proceso evolutivo que les ha llevado desde el Neolítico a Facebook e Instagram. Hablemos de gatos e internet que siempre apetece.

En Twitter, por poner un ejemplo, la cuenta Esos gatos locos registra más de 30.000 seguidores. A lo mejor os parece mucho, pero la gatita Nala es seguida en Instagram por más de 3,4 millones de paisanos del ciberespacio, haciendo de ella una influencer de las redes con su propia tienda de productos para felinos. ¿Estamos locos? Pues un poco, a lo mejor…pero no será solo por estas cosas. Y es que es difícil apartar de la vista de esos ojitos redonditos, esas patitas, ese hociquito, esa…En fin, no nos desviemos del asunto.

gatos e internet: 10.000 años de historia

¿Cómo han llegado los gatos a la pantalla de nuestro teléfono móvil? Pues según investigadores de la Universidad Lovaina (Bélgica), que han analizado el ADN de cerca de 200 gatos desde 100 hasta 9.000 años de antigüedad, los gatos iniciaron ese camino 10.000 años.

Todos los gatos domésticos de hoy en día –también Neko y Pepa, aunque ahí tengo dudas- evolucionaron de un pariente salvaje africano, el Felis silvestris lybica, que apareció en el suroeste de Asia y se extendió hasta Europa hace unos 6.400 años. Posteriormente, evolucionaron en varias olas de domesticación bajo las caricias de los pobladores de Egipto y Oriente Próximo hasta dar lugar a estos adorables animales que hoy destrozan nuestros sillones y cortinas con esas uñas siempre cargadas para disparar un arañazo. Adorables, sí, pero hirientes, como tantas cosas en la vida.

una relación de beneficio mutuo

La domesticación del gato, basada en una relación beneficiosa mutua para el felino y el humano, tuvo lugar en los primeros asentamientos agrícolas, donde los granjeros aceptaron se sirvieron de estos animales para mantener a los roedores alejados de la producción.

Hoy, estos felinos posan ante nuestras cámaras y la especie es un muestrario de distintos pelajes que combinan a la perfección con el color de las paredes de nuestros hogares y los distintos filtros de Instagram. Sin embargo, esto no fue siempre así:  los científicos observaron los distintos patrones en la piel de los gatos a lo largo de la historia y descubrieron que la mutación genética recesiva asociada con las clásicas marcas del gato atigrado, o gato tabby, no aparecieron hasta la Edad Media. Hasta entonces, la mayoría de los gatos antiguos tenían rayas.

En fin, toda una aventura la de los gatos que, al margen de posar para nosotros y despertarnos de madrugada pidiendo comida, también pueden servir de termómetro de cómo ha evolucionado tecnológicamente nuestra vida. Veamos algunos ejemplos gráficos:

1. Jugar

Los videojuegos están en nuestra vida y, por supuesto, también en la de nuestros gatos.

2. hacer fotografías

Cómo la tecnología ha cambiado la vida de nuestros gatos

Catstacam es un collar para mascotas diseñado especialmente por Whiskas, con el que tu gatito podrá sacar fotografías desde su propia perspectiva. Incluso dispone de red social para que subamos las fotos tomadas por esta cámara.

3. bienestar

Cómo la tecnología ha cambiado la vida de nuestros gatos

Todos sabemos que a los gatos les gustan que les den suaves masajes, pero no siempre tenemos tiempo. Para ello se ha inventado este masajeador con olor a menta para atraerle y que se activará cuando nuestro felino se ponga encima.

4. Hacer deporte

Cómo la tecnología ha cambiado la vida de nuestros gatos

También existen circuitos en los que nuestro gato observará los movimientos de la pelota y tendrá que cazarla poniendo toda su atención y fomentando su instinto de caza ¡sin salir de casa!

5. CAZAR RATONES

Con las nuevas tecnologías, como estamos viendo, cazar ya no es lo que era. Y estos pobres gatos lo han comprobado en sus propias y gatunas carnes.

6. OBSERVAR A LOS PÁJAROS

Cómo la tecnología ha cambiado la vida de nuestros gatos

Los tiempos avanzan que es una barbaridad y, desde luego, ya no hace falta que vengan los pájaros a la ventana para poder observarlos

7. INVADIENDO NUESTRO ESPACIO

Cómo la tecnología ha cambiado la vida de nuestros gatos

Todo dueño de un gato sabe que, poco a poco, éste irá invadiendo nuestro espacio poniéndose siempre en medio, tal vez como señal de su autoridad frente a su “dueño”. Las nuevas tecnologías no le han impedido seguir haciéndolo.

8. Patas ortopédicas impresas en 3D

Cómo la tecnología ha cambiado la vida de nuestros gatos

Sprocket es un pobre gatito que tras dos accidentes tuvo que llevar esta prótesis, fabricada en una impresora 3D, que le protegía la pata.

Imágenes | Hurón y Sena, de María Montaner, Feelcats, Catstacam, Bored Panda, Mediatrends. De un artículo de Fernando Cantillo publicado en Nobbot.

En Nobbot | 5 gadgets para gatos: de protagonizar vídeos virales a Internet de las Cosas