Hater, unidos por lo que más odiáis - Nobbot

Hater, unidos por lo que más odiáis

El amor es… Cuántas canciones, poesías, relatos, películas y material de todo tipo de género y condición han tratado de definir este sentimiento que nos vuelve del revés. ¿Y el odio? Buh, fuera, mal… ¿Por qué? Vale, el odio está cargadísimo de connotaciones negativas. Pero, ¿qué pasa si el odio pudiera ayudarte a encontrar el amor? ¿Qué? Me he perdido. Tranquilo. Ahora te explicamos qué es Hater. Tú, simplemente, sigue leyendo.

Amar en tiempos digitales

Las apps que sirven para buscar el amor son tendencia. Atrás han quedado aquellos tiempos en que si nos enterábamos que nuestro primo segundo se había apuntado a una agencia matrimonial no podíamos dejar de mirarlo con cierta lástima. Ahora, en cambio, somos forofos de Tinder. Incluso muchos de los que tienen pareja no pueden resistir la tentación de abrir una cuenta y echar un vistazo al patio.

Ligar por Internet es, hoy por hoy, lo más normal del mundo. Si pasamos tantas horas conectados, ¿cómo evitar que nuestro corazoncito no se pronuncie al respecto? Pero claro, hay tantas aplicaciones diferentes que a saber cuál es la que nos conviene más. Seguro que habéis probado muchas que os encuentran a personas que les gustan las mismas cosas que a vosotros. Pero, ¿qué tal conocer a gente con la que compartamos odios?

Hater, ¿otra app amorosa?

Así es Hater. Una app de ligoteo que, sí o sí, va a llamar tu atención. Porque la gracia del asunto no está en coincidir con alguien a quien le gusten las mismas pelis, las mismas canciones o las mismas ciudades, sino en conectar con aquel que odia a ese cantante al que tú no puedes ni ver, que no soporta la misma comida que tú o que no puede evitar cambiar de canal cada vez que ve ese anuncio de televisión, igualito que tú.

Registrarse y comenzar a usarlo es muy fácil. Podemos dar un alta nueva o usar nuestra cuenta de Facebook. Después, Hater te pregunta sobre tus gustos. O más bien sobre tus odios: personajes populares, relaciones personales, laborales y familiares, actividades de ocio… Hay tantas y tantas cosas que poder odiar. Por ejemplo: gente que odia las grandes empresas y luego tiene iPhone, gente que camina despacio…. ¿Sí, no, a favor o en contra? Piénsalo bien porque el amor de tu vida, ese con el que compartir odios y rencores, está al otro lado.

Después de haberte definido, comienza el juego. Hay una búsqueda de usuarios y un porcentaje de afinidad con cada uno de ellos. A partir de ahí, funciona al más puro estilo Tinder. Desplazamos a la derecha si nos gusta o a la izquierda si lo descartamos. Y, después, a esperar el Match.

Ser hater mola

La idea de una app como Hater tiene mucho que ver con los tiempos que vivimos. Es cierto que, desde que el mundo es mundo, el odio ha sido un sentimiento seguramente más potente que el amor, pues ha conseguido, por ejemplo, movilizar a pueblos enteros para combatir en guerras, en contra del “otro”, del que pensaba diferente y no compartía sus creencias. Según nos dicen los expertos, el odio es tan poderoso porque nace de nuestros miedos más profundos. De aquello que no podemos compartir ni entender, de algo que nos resulta, simplemente, nocivo.

En la era de Internet, el odio puede tener una connotación de diversión. El hater, el troll… el usuario que entra en un foro o una red social simplemente para hacer críticas. Se convierten incluso en ídolos de otros muchos usuarios por su humor ácido y certero. De hecho, muchas redes sociales están teniendo problemas con este tipo de internautas. Twitter, sin ir más lejos, está tratando de diseñar nuevas herramientas que neutralicen a aquellos usuarios que practican el odio por el odio.

Pero Hater quiere ir más allá. Definiéndonos por nuestros odios también lo estamos haciendo por nuestras debilidades. Es muy bonito decir todas las cosas que nos gustan: viajar, leer, la playa, estar con nuestros amigos, bla, bla, bla ¿Ya os habéis aburrido? Sí, porque también puede resultar tremendamente superficial e incluso falso. Hacer un listado de lugares comunes que encajan con todo el mundo y con el que quedamos bien. Pero definirnos por las cosas que no nos gustan nos obliga a mostrarnos más humanos y vulnerables, más antipáticos, ¿más sinceros?

¿Eres un freak de la vida? No estás solo

Seguramente, algunos de vosotros penséis que Hater es un app un tanto rara y no le veáis sentido más allá de una broma. Pero, de hecho, lo que cada vez busca más gente son aplicaciones diferentes, herramientas que, como decimos, se salgan del camino más convencional y unan a las personas por sus facetas más extraordinarias y peculiares. Aquí, un pequeño muestrario:

  • Ascodevida: Empezamos por todo lo alto. ¿Estás harto de los postureos máximos con fotos espectaculares y viajes de ensueño de muchos sites? En esta red social encontrarás todo lo contrario, pues el nexo de unión de sus participantes es contar las anécdotas más vergonzosas, divertidas, humillantes que les han sucedido. Aunque en ese universo, por cierto, también hay cierto postureo.
  • Vampersonals: ¿Eres fan de los vampiros? ¿Te has leído ‘Crepúsculo’ chorrocientas veces? ¿O tal vez eres más de los clásicos y ‘Nosferatu’ te despierta tus instintos más bajos? Como sea, te gusta la cultura vampírica. Así que, si estás buscando pareja, por qué no intentarlo en esta web donde encontrarás apasionados de los colmillos como tú.
  • Trek Passions: Si hay un movimiento cultural que mueva las masas, ése es ‘Star Trek’. Y, sí, lo has adivinado. Si quieres conocer a alguien a quien le encante ponerse las orejas del Sr. Spock y saludar a lo trekkie hasta al señor que venden el pan, pásate por esta app de citas y encuentra tu media… ¿klavaatu?
  • Brewminer: En esta red social hay mucho, mucho amor. Pero no por un ser humano. Sino por esa bebida que el lúpulo nos ha regalado. Adictos a la cerveza, si queréis compartir vuestra pasión sin límites por tan refrescante licor, no dudéis en echar un vistazo a su web.
  • Tindog: Si lo más importante del mundo es tu perro y cualquier persona que quiera compartir tu vida tiene que aceptarlo también a él, quizá debas buscar pareja en Tindog. Aquí, los amantes de los animales pueden conocerse y con la excusa de sacar a pasear a sus animalillos, ejem… todo puede suceder. Incluso formar una familia de humanos y canes.

Y, vosotros, ¿a qué app de citas os apuntaríais?

Imagen | Haterdater, Pixabay

En Nobbot | Love is in the net: el amor en los tiempos de la web 3.0