Polygram sustituye los “me gusta” por reconocimiento facial

Polygram es una nueva red social basada en fotografías, que mide las respuestas de los participantes usando inteligencia artificial para reconocer las expresiones faciales. La nueva red social, que solo está disponible para IOS, muestra a los usuarios la reacción de sus seguidores a sus fotos, mediante el uso de la tecnología de reconocimiento facial.

Las diferentes expresiones de los usuarios de se identifican a través de la cámara frontal del smartphone. De esta forma, se puede saber a cuánta gente le ha gustado una foto o cuáles han sido las diferentes reacciones de los seguidores a partir de sus expresiones reales.

polygram y la privacidad de los usuarios

Posteriormente, Polygram ofrece un informe de las respuestas con el número de vistas, el tiempo que pasaron los seguidores contemplando la imagen e, incluso, si hicieron una captura de pantalla. Estos datos, que también incluyen género o ubicación, se ofrecen de manera agregada, no individualizada, para proteger la privacidad de los usuarios.

Polygram también incluye filtros similares a los de otras aplicaciones como Snapchat y máscaras de belleza que fueron diseñadas por especialistas plásticos, según afirman los desarrolladores.

tecnología de reconocimiento facial

La tecnología de reconocimiento facial se está extendiendo rápidamente para usos tan diversos como pagos en línea, seguridad, publicidad o desbloqueo del móvil. En España, por ejemplo, BBVA fue la primera entidad financiera de España que lanzó el servicio de ‘Alta Inmediata’ desde el móvil, con el que cualquier persona puede hacerse cliente, abrir una cuenta en sólo unos minutos y empezar a operar al instante. El nuevo servicio se basa en un innovador procedimiento de verificación de la identidad del cliente mediante el reconocimiento biométrico (con un selfie) y una llamada por videoconferencia.

Para verificar su identidad, el nuevo servicio de alta a distancia solicita una foto del DNI y una foto o selfie del propio usuario. De esta forma se compara la coincidencia de ambas imágenes mediante un innovador proceso de reconocimiento biométrico. Como último paso, un gestor de BBVA contacta personalmente con el usuario para confirmar su identidad a través de una videoconferencia.

Reconocimiento facial y papel higiénico

Pero los usos pueden ser tan sorprendentes como el de los baños del parque Templo del Cielo, en Pekín, donde se ha instalado dispensadores de papel sanitario equipados con software de reconocimiento facial en los servicios, para evitar robos. Los usuarios deberán permanecer de pie frente a una cámara de alta definición durante tres segundos -sin gafas ni sombrero- antes de recibir su ración de 60 centímetros de blanco tejido higiénico. En caso de necesitar más, los visitantes deben esperar otros nueve minutos para retirar una nueva porción o, si tienen una emergencia, negociarlo con el personal de los baños. A los que acudan muy a menudo, la máquina les denegará su petición.

“Creemos que es la única manera de evitar el despilfarro de papel higiénico. Si nos encontramos con visitantes que están indispuestos o tienen otra situación en la que lo necesiten urgentemente, nuestro personal se lo proporcionará directamente“, dijo un portavoz del parque al diario Beijing Wanbao.

En Nobbot | Contraseña, pin, huella dactilar… ¿Cómo nos identificarán los dispositivos en el futuro?