Psicotecnología: así responde lo tech a nuestros problemillas mentales

¿Psicotecnología? Así responde lo tech a nuestros problemillas mentales

En los últimos años, y como casi siempre que se produce algún cambio social importante, no hemos dejado de escuchar multitud de voces críticas que no han cesado de comentar los peligros asociados al desarrollo tecnológico. Unas opiniones que incluso han llegado a atribuirle la causa de nuevas enfermedades y unos juicios que hacen especial hincapié en las patologías mentales.

Sin embargo, también se puede ver desde en punto de vista contrario. De hecho, son muchas las aplicaciones de lo tech que encontramos en este ámbito; y que van desde el uso de la realidad virtual en el tratamiento de fobias, hasta en aplicaciones específicas que ayudan en procesos de separación, tratamiento de adicciones y un largo etcétera que analizamos hoy.

Consideraciones iniciales

Empezamos subrayando que muchas enfermedades, como la nomofobia (miedo a quedarse sin batería), el síndrome de la vibración fantasma, etcétera, se asocian irremediablemente con la tecnología. Según apunta la psicóloga clínica Amparo Cervera, lo cierto es que únicamente “se trata de nuevas patologías, unas adicciones que han ocupado el lugar de la ludopatía y el alcoholismo y contra las que solo cabe luchar con un arma: la solidez de uno mismo”.

“La clave radica en su uso o, más bien, en su abuso”, apunta Cervera. Es decir, “las causas no deben atribuirse a un objeto o tendencia”, sino a una “disfunción del propio individuo que padece el problema”. Unas carencias que, evidentemente, deberá abordar de manera profunda y con el acompañamiento de un especialista.

Para acabar con la adicción al tabaco

Aclarada esta cuestión, comenzaremos con una de las aplicaciones de la tecnología al campo psicológico más sencilla y obvia: las apps. De hecho, este es quizás el contexto que nos brinda mayores opciones, pues en el mercado actual hallamos una amplia variedad con distintos fines. Un tipo de utilidades pioneras en este aspecto fueron las enfocadas al tratamiento de la adicción al tabaco. De entre el enorme abanico, nos quedamos con Respirapp, Kwit y QuitNow.

En cuanto a la primera, ha sido desarrollada por la propia Asociación Española Contra el Cáncer y no solo se centra en dejar de fumar, sino que nos brinda consejos para que adquiramos hábitos saludables y podamos reducir la ansiedad. Lo hace de la mano de un proceso progresivo dilatado en cuatro etapas, durante las que deberemos abandonar el consumo. No falta el contador de cigarrillos ni tampoco las notificaciones motivadoras. También nos permite ponernos en contacto con profesionales especializados si necesitamos una ayuda extra.

En cuanto a Kwit, las ideas, estadísticas y su sistema de clasificaciones –que fomenta la competitividad con más personas que la usan- son sus puntos fuertes. QuitNow, por su parte, es una de las más descargadas de esta clase e incluye datos relacionados con el ahorro, indicadores de salud y una lista de logros que podemos compartir con otros miembros.

Para afrontar un divorciodivorcio

Para enfrentarse a un divorcio contamos con Pocket Care, una herramienta nacida a finales de 2014 de la mano de una psicóloga y una pedagoga españolas. ¿Su objetivo? Ayudar a aquellos que acaban de sufrir un divorcio o separación; ofreciéndoles una suerte de refuerzo emocional y guía. Y a pesar de que empezaron dedicándose a las mujeres, actualmente se ha abierto a toda clase de personas que pasan por ese momento.

Para comenzar a usarla, deberemos decirle cómo nos sentimos –se selecciona de una lista-, momento a partir del cual nos brindará una serie de consejos y pautas para afrontar situaciones tan diversas como la explicación a los hijos u otras para gestionar diferentes emociones. Lo mejor, sin embargo, es que cuenta con una sección de contactos profesionales, donde encontramos no solo a psicólogos, sino también a abogados.

Para niños con problemas en el aula

bullying

Las aplicaciones, por otra parte, también pueden servir para detectar dificultades en los más pequeños, tanto comunicativas como de aprendizaje y atención. Para abordarlas, contamos con ModMath, Dyseggxia, y Dytective –que se centran en la discalculia y la dislexia-, y Stop, Breath, Think y Visual attention Therapy lite –para fomentar la concentración y meditación-.

Si hablamos de problemas en el aula, resulta imprescindible comentar uno de los más graves: el bullyng. Por fortuna, existen apps específicas para ayudar a los padres y escuelas a detectar los síntomas clave de esta situación. BullyTag, que permite avisar de forma anónima y que los testigos puedan enviar incluso vídeos y mensajes de vídeo con evidencias, es una de las más completas.

Bullying es acoso escolar (de tipo informativo con perfiles de acosadores, ejemplos, y consejos para evitarlo), y Bullying no more free (para que los niños sepan de qué están siendo víctimas y con un botón del pánico) también merecen ser destacadas.

Para combatir la ansiedad o motivarse

grito

Por supuesto y más allá de estas apps concretas, también existen otras más generales para combatir la ansiedad o motivarse. Por ejemplo, SAM –con juegos, una guía de autoayuda y ejercicios de relajación- y PsiCian –con una sección de hipnoterapia por sonidos dedicado a los episodios de hiperventilación– tratan de cumplir esta función.

Como su propio nombre indica, Motivator está pensada para estimularnos, incrementando nuestra autoestima, con alertas específicas para casos en los que suele fallar nuestra voluntad, por ejemplo. Una de sus grandes ventajas es que se encuentra escrita en clave de humor, de manera que no tendremos la sensación de estar cayendo en los consejos del típico libro de autoayuda barato y exasperante.

E-terapia o asistencia psicológica online

Las nuevas tecnologías, asimismo, han permitido cambiar las tradicionales terapias y han brindado facilidades especialmente de agradecer en el caso de patologías como la agorafobia y similares. Nos estamos refiriendo a la posibilidad de “ir al psicólogo” a través de videoconferencia.

Más allá de Skype, Hangouts y demás herramientas que pueden emplearse con tal fin, existen plataformas específicas como eStabilitas. Estamos ante una web que recaba distintos profesionales –clasificados por categorías- y que nos permite reservar las sesiones online, contar con una primera visita gratuita y otras comodidades. También encontramos programas de autoayuda en AmindTerapia.

En cuanto a las ventajas, algunas genéricas son la facilidad para dar el paso hacia un tratamiento, la posibilidad de sentirnos menos avergonzados a la hora de expresarnos y similares –que el psicólogo no se encuentre físicamente evita el enfrentamiento cara a cara y reduce la sensación de exposición del sujeto-.

Eso sí, también hay que comentar que la conocida como E-terapia cuenta con ciertas limitaciones. De hecho, su uso debería limitarse a situaciones muy concretas o bien a tomas de contacto. ¿El motivo? Que la relación que se establece entre terapeuta y paciente no es la misma. “Se acaba con la interacción física y con el lenguaje no verbal”, apunta Amparo Cervera. En todo caso, esto mismo puede suponer una ventaja, ya que se facilita el análisis del componente verbal, una cuestión valorada en los enfoques cognitivo-conductuales.

La Sociedad Internacional par la Salud Mental en Línea, enfocada a los expertos que ofrecen sus servicios de esta manera, pretende establecer las claves básicas al respecto. Lo hace con sugerencias y principios para la práctica online, asesoramiento, foros de discusión e intercambio, orientación sobre distintos puntos (tanto legales como técnicos), talleres, simposios y publicación de investigaciones relacionadas.

Software y hardware para niños autistas

La tecnología aplicada al autismo es igualmente útil. Un contexto en el que tanto software, aplicaciones y hasta robots tienen cabida. Respecto a estos primeros, Ablah les brinda facilidades a la hora de comunicarse y pone a su alcance vocabulario para agilizar la conversación –tanto que fue premiada a mejor app española del año AppDate en 2010-. Eso sí, requiere de un control excelente de la motricidad.

AbaPlanet e iSecuencias, de la Fundación Planeta Imaginario (organización catalana dedicada al trastorno del espectro autista en pequeños), prestan también especial atención al lenguaje, pero no dejan de lado otras cuestiones como las habilidades de razonamiento, la aceleración del aprendizaje, el fomento de la autonomía del niño mediante el juego y la reducción de las llamadas auotestimulaciones –conductas que se repiten y que son típicas del TEA y dificultan el aprendizaje-.

Como apuntábamos, los robots no se quedan atrás. Nao –de la francesa Aldebaran Electronics, la misma que se encuentra tras prototipos como Pepper- es uno de los que se ha empleado para ayudar a los niños con este trastorno. Su aspecto infantil, sus habilidades para bailar, andar y demás, juegan a su favor a la hora de fomentar que los pequeños se relacionen con él. KASPARs, es otro de los que se han empleado con tal fin con éxito, aunque su acabado resulta más humano.

Los videojuegos, cuyo uso puede resultar controvertido a priori en estos casos, aportan su particular granito de arena. De hecho, encontramos varios estudios que afirman que los movimientos que obligan a practicar algunos de ellos pueden ayudar a los niños a realizar acciones como dar y chocar la mano a otra persona. Social Clue, específico para mejorar la expresión de las emociones y el contacto visual, es uno de los populares.

La estimulación cerebral

No podía faltar la estimulación cerebral en esta lista. Un ámbito directamente relacionado con la neurología y en el que todavía encontramos muchos proyectos en fase experimental. Las técnicas “neuropsicotecnológicas”, de hecho, abarcan la estimulación transcraneal por corriente eléctrica, la estimulación magnética, por luz y sonido, y demás.

En términos generales, lo que se pretende es la activación de la corteza cerebral y se aplican en casos como la depresión y la ansiedad. También están indicadas para la mejora de la creatividad en artistas, para tratar la tartamudez y para mejorar la socialización en niños con autismo. Relacionado con esto, la tecnología hace posible llevar a cabo un mapeo de la actividad de nuestro cerebro, un hecho clave en la comprensión de ciertas enfermedades.

La realidad virtual en el tratamiento de fobias

Para acabar y en un momento en el que la realidad virtual se encuentra en pleno auge, se está aplicando para el tratamiento de fobias varias. La idea es crear el entorno virtual apropiado. Por ejemplo, para aquellos que tienen miedo de hablar en público se les ubicará en una sala de conferencias, mientras que a aquellos aterrorizados por las arañas se les colocará en un sitio donde estas tengan cabida.

A priori, no obstante, el terapeuta deberá brindarle al sujeto las herramientas necesarias para enfrentarse a sus miedos. Además, solo se indica en casos como las disfunciones sexuales, los trastornos de la alimentación, el estrés postraumático, la ansiedad generalizada y la fibromialgia. Respecto a esta última, investigadores de la Universidad Jaume I de Castellón han desarrollado una terapia específica para ayudar a los pacientes a contar con “estrategias cognitivas” para enfrentarse al dolor.

En definitiva, una serie de tecnologías y herramientas aplicadas al ámbito de la salud que nos ayudarán a sentirnos un poco mejor y a poner remedio a nuestros “hándicaps” mentales. En todo caso, nunca deberían sustituir la figura de un psicólogo o psiquiatra experto en la patología que nos acucia. Un profesional cuya visita no implica, bajo ningún concepto, la asunción de una locura sino que constituye un paso hacia la solución del problema.

Imágenes | Pixabay

En Nobbot | Seis aplicaciones que te ayudarán a ser más feliz