eSports: arranca la Superliga Orange en Tenerife

La Superliga Orange llena por primera vez de deporte el Auditorio de Tenerife

Ya es una realidad que los eSports están en la calle, o más bien, en recintos de gran capacidad. La Superliga Orange corona nuevos retos en cada temporada, y la presente arrancó ayer domingo tras cruzar el charco y aterrizar en Tenerife.

Los tinerfeños recibieron a los gamers a ritmo de batucada, que ambienta a la ciudad de Santa Cruz ante la inminente celebración de su Carnaval. La isla canaria acoge por primera vez la competición de la Superliga Orange, fruto del acuerdo alcanzado entre la LVP, el Cabildo Insular de Tenerife a través del Área Tenerife 2030, y la Asociación Innova7. La idea comenzó a gestarse en la última sesión de la Lan Party Tenerife (LPT) celebrada en el mes de julio de 2016.

El recinto parecía venirse abajo cuando los seguidores de uno u otro equipo celebraban o jaleaban las jugadas de sus expertos y profesionales gamers. El público seguía los movimientos de sus jugadores, con todo lujo de detalles desde la pantalla gigante instalada en el escenario en la que se proyectaba cada minuto de juego, transmitido por las webcams que pendía sobre sus cabezas. Adrenalina y diversión iban de la mano.

La primera jornada se celebró en uno de los espacios de referencia cultural de las Islas Canarias, el Auditorio “Adán Martín” de la capital tinerfeña. Su Sala Sinfónica, con capacidad para 1.500 personas, registró casi un lleno absoluto con más de 1.300 espectadores. Por primera vez en sus doce temporadas y seis años de vida, la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) se ha iniciado de forma presencial.
En la primera jornada de competición de la Superliga Orange, ocho equipos compitieron en cuatro encuentros, con el juego League of Legends (LoL), compuestos por jugadores de toda España: Origen Esp, Kiyf, Valencia CF Esports, Thunderx3 Baskonia, G2 Vodafone, Asus Rog Army, The G-Lab Penguins, Giants Only The Brave.
La disposición escalonada de las localidades de la Sala Sinfónica del Auditorio santacrucero favoreció el impresionante espectáculo que protagonizaron los cuarenta gamers y sus coach, animados por los comentaristas, que nada tienen que envidiar a las transmisiones de los mejores periodistas en los encuentros de la liga de fútbol nacional.
Pero, no solo los tinerfeños o seguidores que se desplazaron a tierras canarias, tuvieron la oportunidad de ver en directo la destreza de sus ídolos gamers, sino que, como es costumbre en los encuentros en vivo, los partidos de la primera jornada se transmitieron en directo en la plataforma Twitch de la liga LVP, con una media que superó los 11.000 espectadores conectados y con un pico de 16.250 personas siguiendo el streaming de manera simultánea.
El Thunderx3 Baskonia de la gamer y manager Ana Olivero partía como favorito, pero fue Origen Es el triunfador de la jornada, al vencer a Giants y acumular tres puntos, seguido de Thunderx3 Baskonia, Kiyf, The G-Lab Penguins y Valencia CF Esports, con un punto cada uno al empatar.

Actividades paralelas en la superliga orange

La primera jornada del campeonato de la Superliga Orange contó además con los stands de juegos no virtuales, alusivos a LoL. Estos puestos, instalados en el vestíbulo del Auditorio de Tenerife por la organización del evento, sirvieron de entretenimiento con juegos y premios para los seguidores de los gamers mientras sus equipos no competían.
La organización se mostró satisfecha con el resultado de este arranque tinerfeño de la Superliga y manifestaron su intención de repetir sede. Y es que por, a diferencia de temporadas anteriores, los partidos presenciales continuarán celebrándose. De hecho, ya hay seleccionados nuevos emplazamientos en diferentes ciudades españolas.
Pero no todo fue jugar, el sábado día 4 la organización celebró un concurso Cosplay, así como un afterparty tras el campeonato.

Texto | María José Marichal García

Imágenes | María José Marichal García | LVP

En Nobbot | Sergi Mesonero, director de Estrategia en la LVP: “La industria de los eSports ingresará 500 millones de dólares”