Qué debes y qué no debes hacer cuando estrenes móvil nuevo (vídeo) - Nobbot

Qué debes y qué no debes hacer cuando estrenes móvil nuevo (vídeo)

Intenta visualizar la imagen: acabas de comprarte un flamante smartphone, pulsas «aceptar» un montón de veces —porque estás ansioso por probarlo— y, según vas pasando pantallas, te empiezas a poner nervioso. ¿A qué vienen tantas preguntas imbricadas unas sobre otras? Parece el tutorial de un videojuego.

Entonces, en ese preciso momento, optas por entrar en Internet y consultar algún tutorial, algún puñado de consejos que te guíen y evitar así perder algún dato o complicar alguna configuración. Nosotros también hemos pasado por eso. Y como no queremos que pierdas más tiempo, te traemos aquí, desde el canal YouTube de Orange, los consejos más útiles que puedes necesitar a la hora de estrenar un nuevo teléfono.

¡MUERTE AL PLASTIQUITO!

Para conservar su integridad, todos los terminales salen de su caja original con una lámina de plástico protector. Con el tiempo, el polvo del ambiente se va incrustando entre las burbujas de aire que se forman y, tras unos meses, ese polvo terminal por rayar la pantalla, afectando al contraste de color e iluminación.

No, esos plásticos no protegen. De hecho, cada vez son más los fabricantes que apuestan por colorear esos plásticos para indicar, tácticamente, un auténtico «haga usted el favor de eliminarlo». Si quieres mejorar su protección, puedes encontrar un cristal templado por menos de cinco euros: se adhiere a la pantalla y se convierte en una segunda capa, salvándose de golpes desafortunados.

PROTECCIÓN INTELIGENTE

¿Estás deseando comprar una funda a juego, de tu color o motivos favoritos? Una funda protegerá a tu nuevo terminal, igual que un cristal templado, pero siempre debes prestar atención en el cómo: cualquier funda no te valdrá. Olvídate de armatostes gruesos de piel, con botonera o imanes que pueden alterar la integridad de la pantalla. Además de la compatibilidad obvia por longitudes, debes prestar especial atención a los materiales.

No olvidemos que el calor excedente del terminal se “escupe” mediante caloductos conectados al marco del teléfono, así que si tapas excesivamente el teléfono estarás limitando su capacidad refrigerante. Para estos casos, busca fundas sencillas, siliconadas, que cubran únicamente la sección trasera de la carcasa.

COPIAS DE SEGURIDAD, VENID A MÍ


No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Si debutas en iOS, tan sólo tendrás que dirigirte, desde el menú, a ajustes > iCloud > Almacenamiento y elegir el tipo de copia y datos que quieres vincular en la nube. Un consejo: no guardes todo. Si algo demostró aquella gran filtración de fotos de celebrities es que conviene borrar algunas cosas.

Si debutas en Android, tal vez sea tu primera cuenta asociada a Google y, por tanto, tu primera oportunidad sobre la que vincular fotos, datos del dispositivo, aplicaciones, etcétera. Pero, si cuentas con la posibilidad de guardar y proteger tus datos, no te lo pienses dos vecesTu nuevo teléfono puede despertar con las mismas aplicaciones instaladas, ajustes personales —incluso perfiles de compras—, contraseñas asociadas e incluso perfiles de visualización del teléfono anterior, gracias a la magia de la sincronización.

Si quieres conservar estos datos, simplemente conéctate a una red WiFi —o mejor, mediante cable USB— y vuelca tu back-up en cuanto el teléfono te lo pregunte. Para crear copias temporales, pulsa sobre ese engranaje gris llamado “Ajustes” y dirígete hasta “Copias de seguridad y restablecimiento” haciendo scroll down.

Desde aquí podrás elegir si deseas mantener tus datos copiados, la duración, la cuenta a la que deseas vincularlos —por ejemplo, una dedicada sólo a este menester— y si deseas restaurar automáticamente los datos cuando reinstales tu cuenta sobre otro teléfono. Por último, si estás ante un gran cambio de plataforma o de un móvil viejo que no cuenta con sincronización automática hacia la última novedad, te recomendamos crearte cuenta en DropboxOneDrive o Google Drive y volcar ahí tus vídeos, fotos y documentos más importantes.

MENOS MITOS SOBRE BATERÍA Y MÁS BATERÍAS EXTRA

Obviando que cualquier batería Litio ION actual —y derivados— gestiona de forma inteligente la energía que recibe, no debemos preocuparnos por cargar y descargar nuestro terminal del 100 al 0%. Se denominan “inteligentes” porque, una vez llenan las celdas de la carga energética correspondiente, éstas se cierran y no dejan pasar más energía, no deterioran los conductores.

En la práctica, si queremos que nuestro terminal viva más, lo mejor que podemos hacer es adquirir una batería portátil. Son baratas, muy prácticas, te pueden salvar de cualquier apuro, cuando tu teléfono entra en “modo ahorro de energía” y empieza a congelar el uso de datos. Incluso puedes encontrar modelos que carguen con energía solar.

¿DÓNDE ESTÁ MI MÓVIL?

Si ya es difícil a veces memorizar varios códigos PIN —algo cada vez más en desuso gracias al uso de huella digital o escáner de cara e iris—, peor aún lo es encontrar varios móviles o andar restableciéndolos. Para quienes no saben nunca dónde dejan sus equipos, existe una magnífica aplicación para cada marca.

Si eres de Samsung, sólo tienes que asociar tu terminal a tu cuenta y seguir los pasos recomendados desde un PC y otro smartphone. Si eres de Apple, puedes rastrearlo con “buscar mi Apple” y restaurarlo con iCloud.

Si simplemente trabajas bajo el sistema operativo Android, Google también puede ayudarte a encontrarlo, bloquearlo en caso de robo o incluso restaurarlo de fábrica, borrando todos los datos asociados. No olvides que, si te han robado el teléfono, casi siempre puedes recuperar tus datos y volcarlos en otro terminal. Incluso si tú mismo los has borrado por error.

LAS MEJORES FOTOS POSIBLES

No todas las cámaras están configuradas desde la primera foto para mostrar la máxima calidad posible. Para evitar este error de novato, pincha sobre el icono de tu cámara de fotos y desplázate hasta el menú emergente donde podrás cambiar las opciones de captura, desde la relación de aspecto —si haces fotos en 4:3 verás unas líneas negras a los lados de la pantalla; en cambio, a 16:9 la foto no se verá cortada, ideal para redes sociales— hasta la resolución máxima, medida en píxeles.

Igual para el vídeo: elige la calidad máxima, tanto en resolución —puede ser a 720p, 1080p, 4K— como la velocidad de fotogramas por segundo —puede ser 24, 30, 60, 120 o incluso 240fps—. Como es obvio, a mayor resolución, mayor tamaño de archivo, lo que redundará en llenar antes la memoria de tu móvil.

PIENSA EN CANTIDAD

Compramos móviles con 8GB de espacio y, en la práctica, la mitad está dedicado al sistema operativo y los instaladores básicos. No llegaremos muy lejos con esos márgenes. Los teléfonos baratos lo son porque escatiman en algún aspecto: construcción, calidades o incluso tamaño. El espacio de almacenamiento suele ser una de las carencias clave.

Para evitar estas limitaciones, conviene revisar dónde instalamos cada aplicación y, si contamos con una tarjeta microSD, mudar allí la máxima cantidad posible de datos, desde las fotos del carrete a las cachés. ¿Y cómo se hace esto? A través de “Ajustes” y “Almacenamiento”. Allí, desde los tres puntos del margen superior derecha —o las tres rayitas del margen superior izquierda, depende de la versión de Android— podemos cambiar la configuración.

Y, si no podemos cambiar la configuración desde aquí, siempre podemos ir aplicación por aplicación solicitando el traspaso de archivos a la memoria externa.

En Nobbot | Cómo elegir tu smartphone ideal y no equivocarte

Imágenes | Pixabay, Pexels, iStock