19 posibilidades para tu viejo ordenador

Para todo esto sirve tu viejo ordenador (19 posibilidades)

Aunque podamos seguir utilizándolos, los ordenadores, sea programada o no, sufren de obsolescencia. Es decir, al cabo de un tiempo, acaban por funcionar de un modo más lento, dejan de ser actualizables y algunas aplicaciones y programas no se podrán instalar o, si se hacen, se moverán con una lentitud exasperante.

Además, aparecerán dispositivos y periféricos que no funcionarán con nuestro equipo. O si lo hacen, no será aprovechando al máximo su potencial tecnológico. Una unidad USB 3.1 conectada a un puerto USB 2.0 funcionará a la velocidad de los dispositivos USB 2.0, por ejemplo.

Así pues, tarde o temprano, acabaremos por tener que cambiar el ordenador, actualizarlo, venderlo o reutilizarlo. Y precisamente en este último apartado, el de la reutilización, hay más posibilidades de las que en un principio se podría pensar.

A continuación os proponemos algunos usos para vuestro viejo ordenador, aunque probablemente encuentréis alguno más una vez que abráis la puerta a esta posibilidad.

1. Monta un servidor multimedia

El hogar conectado aún está por llegar en su acepción “domótica”, pero, en lo que a conectividad de red se refiere, un gran número de dispositivos dispone ya de una conexión de Internet, ya sea mediante WiFi, cable o ambas. Y además, conexiones de banda ancha con velocidades excepcionales gracias a la fibra o a 4G.

Si tenéis una tele “Smart” o un Android TV, un set top box o una consola, es posible convertir el viejo ordenador en un servidor de contenidos multimedia para estos dispositivos. Incluso para nuestro smartphone si instalamos alguna de las apps que habilitan esta funcionalidad.

Existen infinidad de propuestas para hacerlo. Básicamente se trata de instalar un programa que habilite esta funcionalidad en nuestro antiguo ordenador conectado a la red local en la que estén integrados nuestros dispositivos.

Uno de ellos es Plex, aunque hay más opciones disponibles. Tanto para Windows como para Linux o Mac. No entraremos en los detalles de la configuración propiamente dicha de Plex, aunque es uno de los más completos que se pueden encontrar.

Por supuesto, es preciso que tengáis almacenados los contenidos multimedia en el equipo donde se instale Plex, ya sea mediante unidades externas o internas. La ventaja es que no se necesitan muchos recursos para que funcione. Las transmisiones en streaming están muy optimizadas y no es preciso tener “un maquinón” para que vaya bien.

2. Convierte el ordenador en una tele

Otro posible uso del ordenador es como televisor. En vez de usarlo como servidor, podemos tenerlo funcionando como pantalla. Podemos ver las emisiones de las fuentes de streaming de infinidad de cadenas de televisión, de los propios operadores de telecomunicaciones o de otras como TED o YouTube, pero directamente viéndolas en el propio ordenador.

Lo mismo se puede decir de las fotos o la música, para lo cual necesitaremos que la pantalla sea de buena calidad, así como instalar unos altavoces decentes si es que no los tenía ya.

Sea como fuere es un uso que no precisa de demasiados recursos, aparte de una conexión de Internet, un navegador y un reproductor multimedia como Videolan. En el navegador podremos acceder a contenidos en streaming tanto de vídeo como de audio.

3. Instala Linux

Generalmente nuestro ordenador estará funcionando bajo Windows. Un sistema operativo que, aparte de ser de pago, consume más recursos que otros como Linux. Si no queremos actualizarlo a Windows 10 y bajo Windows XP, Vista o Windows 7 funciona mal, podremos tratar de instalar Linux como alternativa.

Linux usa menos recursos del sistema y ha mejorado mucho en lo que a interfaz de usuario e instalación se refiere. Existen muchas variantes (o distribuciones). Una de las más recomendables para instalar en nuestro equipo es Ubuntu. Con Linux no tendremos tantas aplicaciones como en Windows, pero sí las suficientes como para abordar tareas como la instalación de un servidor multimedia o usar aplicaciones ofimáticas o navegar en Internet con más soltura que con Windows.

4. Dónalo a una ONG

Otra posibilidad es la donación. Existen organizaciones que aceptan equipos antiguos para convertirlos en ordenadores aptos para su uso en escuelas o en organizaciones de países en vías de desarrollo, en los que no se pueden permitir la compra de equipos nuevos.

Un ejemplo es Ordenadores Sin Fronteras, aunque es probable que encuentréis otras organizaciones realizando funciones similares en vuestra ciudad. En general se pide que los equipos estén funcionando, lo cual es lógico. Si tu equipo no funciona, es mejor que te decidas a reciclarlo o a reutilizar sus componentes.

5. CON periféricos y unidades de disco que ya no se pueden conectar a los nuevos

Otra posible utilidad de un ordenador viejo es la de ser la puerta de acceso a los contenidos de unidades de disco con interfaces PATA (en vez de SATA), o a los de unidades de disco flexible.

Los ordenadores nuevos ya no usan este tipo de unidades y si tenéis contenidos almacenados en discos flexibles o en discos duros con interfaz paralelo, habrá que buscarse la vida para acceder a ellos. Existen adaptadores externos, pero si tienes un equipo antiguo en el que puedas afrontar esta tarea, mejor.

Otro tanto de lo mismo se puede decir para periféricos que usen puertos paralelo o serie, que ya no se encuentran en los equipos nuevos.

6. Para escribir y solo escribir

Un equipo antiguo puede ser también una excelente máquina de escribir. Especialmente en combinación con alguno de aquellos teclados mecánicos de antaño,como los de los IBM PC.

Si instaláis un procesador de texto básico en Windows o Linux, o usáis un procesador en la nube, para dedicaros solo a escribir, es posible conseguir un nivel de concentración excelente en el caso de que os dediquéis a actividades literarias.

Y no nos cansaremos de repetir que el tacto de aquellos teclados IBM de hace 20 años era sencillamente irrepetible.

7. Para venderlo en el futuro A CUÉNTaME

Si conserváis tu ordenador en perfecto estado y lo mantenéis operativo, preferiblemente con su sistema original, en unos años puede que tengáis en vuestro poder un equipo incunable con un valor elevado en los circuitos de coleccionistas.

Si tenéis uno de aquellos ordenadores HP, Dell, IBM, Toshiba, Apple o Compaq de antaño, consérvadlo y esperad a que pase el tiempo. No es una ciencia exacta, pero puede que en el futuro sea posible venderlo por una cantidad de dinero superior a la que invertiste en su compra.

8. DESCUBRE cómo ha evolucionado la tecnología

En ocasiones también se puede usar un ordenador viejo para satisfacer la curiosidad en lo que al progreso de la tecnología se refiere. Tan solo tendremos que ver cómo se compara el rendimiento del equipo más veterano con el de un equipo moderno.

Eso sí, tendremos que usar programas u aplicaciones que se puedan instalar en el ordenador viejo. Así que buscaremos versiones de 32 bits en páginas de Abandonware para programas como Photoshop, o bien programas de benchmarking (medida de rendimiento) en portales como BenchmarkHQ, donde es posible elegir entre centenares de opciones.

Es un uso un poco friki, pero si os decidís a hacer una comparación y la grabáis en vídeo para compartirla en YouTube o Facebook puede que os sorprendáis con la aceptación conseguida.

9. COMO elemento decorativo

Este uso puede que no sea del agrado de todos. Pero lo cierto es que un elemento vintage como un ordenador de antaño puede ser atractivo en un domicilio o en algún local de moda con ambientación tradicional.

En casa, con un poco de destreza manual, es posible convertir un equipo en un elemento decorativo o útil, del mismo modo que se usan las máquinas de escribir clásicas como objeto de culto.

10. Para hacer una obra de arte

Otro posible uso de un ordenador viejo puede ser el de convertirse en el pretexto para crear una obra de arte. Ya sea en su totalidad como ordenador o como piezas sueltas, ya sea la placa, el procesador o incluso el teclado o el ratón.

El arte se nutre de muchos tipos de contenidos y la tecnología es uno de ellos. Los componentes de un ordenador viejo pueden ser un punto de partida para una obra; por ejemplo, un monitor viejo, como el que se ve en la foto tomada de una edición pasada de la Feria Arco.

11. DE padres a hijos

Un ordenador viejo también es una buena forma de hacer que los más pequeños se introduzcan en el mundo de la tecnología. Eso sí, eligid bien las aplicaciones que van a usar y configurad un sistema de control parental para evitar que cuando naveguen online se encuentren con contenidos no aptos para menores.

Es posible instalar una solución de seguridad como Kaspersky Internet Security o Kaspersky Total Security, en las que se incluyen opciones de control parental completas. Hay más soluciones por parte de otros desarrolladores de soluciones de seguridad.

12. Para montar una consola de videojuegos RETRO

Otro uso habitual de un ordenador antiguo es el de consola de videojuegos. Sin más que instalar un emulador, podremos hacer que el ordenador se comporte como una máquina recreativa, o un ordenador tipo Amstrad CPC 464, Spectrum, Commodore, etcétera. También se pueden emular consolas portátiles como las Nintendo o las de mesa como las de Sega.

Un buen punto de partida para empezar a configurar nuestra consola emulada es Emulatronia, en donde encontraremos una completa selección de recursos para dar los primeros pasos.

13. cacharrea

El término cacharrear es un tanto amplio, depende de dónde se aplique significará una cosa u otra. En el caso de un viejo PC, cacharrear se refiere a abrirlo, ver cómo funciona un ordenador, cambiar componentes o añadir otros, realizar operaciones de limpieza y mantenimiento (un ordenador viejo posiblemente tenga mucho polvo en su interior), cambiar el sistema operativo, etcétera.

En esencia, se trata de usar el viejo ordenador como una herramienta de aprendizaje acerca del mundo del PC (o Mac si es un Apple). En los Apple, las posibilidades son menores en cuanto a montarlo y desmontarlo. O por lo menos, se requiere más pericia.

En cualquier caso, un viejo PC puede ayudarnos a entender mejor el nuevo, y aprender a repararlo y a mantenerlo actualizado y al día.

14. Para descargar cosas (Legales)

Las descargas no son ilegales en sí mismas. Existen aplicaciones gratuitas y contenidos gratuitos que podemos descargar para ver y usar en nuestro ordenador sin infringir ninguna ley.

Por ejemplo, podemos hacer una colección de imágenes de la NASA, descargar música libre de derechos, colecciones de fotos o incluso películas.
También podemos descargar contenidos de YouTube con plugins para navegadores como Firefox. Las posibilidades son muchas y no tienen por qué ser ilegales.

15. guarda y disfruta de tus fotos

Y también para editarlas. Existen visores simples y potentes como IrfanView, que funcionarán bien en un ordenador antiguo y además nos dejarán editar las imágenes.

Usar un ordenador viejo para guardar fotos, en todo caso, precisa también de una política de backup de esas fotos, preferiblemente en un servidor en la nube usando servicios como OneDrive, Google Drive, Flickr o similar.

Es cómodo tener todas las fotos accesibles localmente para editarlas, verlas o imprimirlas, pero en un ordenador con años de uso, las averías no se pueden descartar.

16. uso como solución NAS

Precisamente, podemos usar un ordenador obsoleto para configurar un servidor de archivos en red o NAS. Existen aplicaciones que facilitan esta tarea, como FreeNAS, capaces de transformar un PC en un servidor para almacenar vídeos, documentos, películas o fotos, entre otros contenidos. Además, permite configurar los discos en RAID combinando varias unidades para añadir seguridad frente a fallos del hardware.

Tendremos que instalar varias unidades de disco, eso sí, para obtener la máxima fiabilidad a partir de configuraciones RAID donde los discos se usan tanto para almacenar datos como para asegurar la tolerancia a fallos en una o dos unidades de disco a la vez.

17. Para reutilizar componentes

Si habéis decidido comprar un ordenador nuevo, puede que algunos componentes de tu ordenador se puedan heredar del viejo. La fuente de alimentación, el teclado, ratón, tarjetas de expansión o incluso la memoria o el procesador, dependiendo de la antigüedad, pueden servirnos para ahorrar algunos euros en el montaje del nuevo PC.

También es posible usar componentes como la fuente para proyectos de electrónica si tenemos conocimientos para ello. O reutilizar ventiladores o sistemas de refrigeración.

18. Para reciclar

Será total o parcialmente. Si no vamos a usar más el ordenador, funcione o no, hay que recordar que es un equipo electrónico y tenemos que llevarlo a un punto limpio para que lo retiren sin que impacte negativamente al medio ambiente.

Los componentes de un ordenador contienen compuestos químicos tóxicos y, además, otros que pueden aprovecharse para fabricar otros equipos. Es posible consultar la lista de puntos limpios cercanos aquí.

19. comparte tu ordenador con proyectos de crowdsourcing

Si el ordenador funciona y queréis que su potencia de cálculo se aproveche para tareas filantrópicas y de investigación, es posible instalar aplicaciones que precisamente ejecutan partes concretas de cálculos enormes en vuestro ordenador dentro de una red de miles o cientos de miles de equipos, de modo que se comporten como un súperordenador.

Uno de los proyectos más conocidos es el de búsqueda extraterrestre es SETI,  aunque en portales como BOINC encontraréis muchas más opciones para cálculos farmacéuticos, físicos, etcétera.

Seguramente encontraréis más usos para vuestro ordenador, pero esperamos que estos sean útiles y te sirvan como inspiración.

En Nobbot | Por qué estos ordenadores obsoletos todavía son muy valiosos

Foto | Apple II en Computer History

Foto | SETI en Wikipedia