¿iPhone o Android? Así es la guerra de las tiendas de aplicaciones (II)

¿iPhone o Android? Así es la guerra de las tiendas de aplicaciones (II)

Nos ha quedado claro en que iPhone y Android han sido los verdaderos ganadores de esta guerra de sistemas operativos. Nada de lo que ha hecho la competencia hasta ahora (véase BlackBerry o Microsoft) ha acabado de funcionar y empiezan a quedarse como actores menos del mercado.

Sin embargo, detrás de esos sistemas operativos hay un importante negocio que resulta determinante en la expansión del mismo. Las tiendas de aplicaciones se han convertido en el centro de todo el software móvil.

Lo que es importante para los usuarios no lo es siempre para los desarrolladores. Nosotros preferimos herramientas de calidad y al menor coste , e incluso gratis. Ellos prefieren una buena expectativa de ventas; una de las diferencias más importantes de iPhone respecto a Android. Y tú, ¿estás dispuesto a pagar por las aplicaciones?

La App Store de iPhone sigue siendo la referencia

Es cierto que vimos que el exponencial crecimiento de Android amenzaba el negocio de Apple, pero no debemos obviar que todavía hay motivos para pensar que el servicios de la manzana sigue siendo el de referencia; no sólo porque tenga más número de aplicaciones, sino por el perfil que ha creado alrededor.

Aunque el usuario de iPhone se ha popularizado, sigue habiendo un buen grupo de aficionados la tecnología de gama alta y que, por lo tanto, no tienen tantos reparos a la hora de pagar por contenidos y, sobre todo probarlos. Por contra, la competencia de código abierto está en múltiples dispositivos y, por ello, ha llegado a un público más heterogéneo, donde muchos apenas saben lo que tienen entre manos.

Sea cual sea el motivo, (quizás la antigüedad tenga que ver), se instalan una media de 48 aplicaciones en cada dispositivo de Apple, cantidad que se reduce a los 35 en el sistema operativo de Google y a 15 en el auspiciado por Blackberry (RIM).

Estos datos serían menores si, por otro lado, Android consiguiera un potente mercado; pero es que además de ser el que cuenta con un mayor catálogo de aplicaciones gratuitas (siendo poco atractivo a inversores ya que es una gran competencia luchar contra el coste cero), las que tiene de pago tampoco son baratas.

Un negocio nada despreciable

Parece que es ahí donde residen el éxito de la App Store de Steve Jobs; en que no se rata tanto de tener aplicaciones gratis, sino en tener un sistema ajustado de micropagos donde casi el 70% de los programas de pago cuestan menos de 2 dólares, dejando un precio medio de 2,15$.

Una ganga si comparamos con los 4,57$ que encontramos en el androide verde. Sigue siendo un precio ajustado, pero quizás supera esa barrera psicológica en la que el público está dispuesto a pagar.

En cualquier caso, algo a tener en cuenta para los chicos con origen en Stanford si quieren reforzar su competitividad en un negocio que aspira a mover en 2011 unos 15 mil millones de dólares. Para poner esta cifra en perspectiva, valga decir que es una cantidad superior a la que necesitaríamos anualmente para erradicar la pobreza.

Es cierto que todavía sigue siendo un negocio pequeño dentro de los gigantes tecnológicos, pero es cuestión de tiempo que adquieran relevancia. Ya no sólo por si mismos, sino por el valor añadido que aporta a su sistema operativo, a sus dispositivos, a sus servicios y , por lo tanto, a la marca.

Más info | ¿iPhone o Android? Así es la guerra de las tiendas de aplicaciones
Vía | Infografía WebpageFX

  • Interesantes datos. Por ahora yo me quedo con la tienda de iOS, que es la que tengo más dominada y recorrida, aunque también es cierto que te encuentras cada truño…