Oculus Rift, ¿será la realidad virtual un éxito a corto plazo? - Nobbot

Oculus Rift, ¿será la realidad virtual un éxito a corto plazo?

oculusrift

El mundo del videojuego vive dos vidas paralelas, una centrada en la importancia de disfrutar, que sus creaciones sean lo más divertidas posibles, y otra enfocada en la inmersión en la que los gráficos se apoderen de tus ojos y creas estar dentro del videojuego.

En ese segundo punto encontramos ese sueño húmedo de la ciencia ficción ochentera de la realidad virtual, un adelanto que ya dábamos por imposible hasta que un joven ingeniero decidió liarse la manta a la cabeza y aprovechar sus conocimientos para presentarnos el futuro del sector: Oculus Rift.

Virtual Boy: el presente no estaba preparado para el futuro

Los escarceos con la realidad virtual son más antiguos que los del valle inquietante. Ya sabéis, esa sensación de estar ante un ente virtual tan aparentemente real que incluso acaba creándonos rechazo. Y es que allá por 1995 Nintendo quiso dar un giro a sus posibilidades y, con El cortador de césped aún reciente, lanzó al mercado su consola Virtual Boy.

De realidad virtual allí había bien poco, siendo algo más cercano a un 3D estereoscópico que, apoyado por un proyector con forma de gafas colocábamos sobre la mesa para disfrutar de aquél futuro de los videojuegos.

No llegó a Europa, el descalabro que sufrió en su lanzamiento en Japón incluso consiguió que Nintendo retirara la máquina del mercado y para conseguir una sólo un año después ya había que recurrir al mercado de segunda mano o a las unidades que habían quedado colgadas.

El nacimiento de Oculus Rift

No era de extrañar que tras ese varapalo el resto de compañías considerasen maldita la idea de sumarse a la realidad virtual, así que no fue hasta 2012 con el anuncio de la campaña de Kickstarter de Oculus Rift que el mundo del videojuego no volvió a soñar con la posibilidad de adentrarse en la realidad virtual.

Fue entonces, el 1 de agosto de ese mismo año, cuando los creadores de Oculus Rift se apoyaron en la financiación en masa para dar forma a un proyecto que requería de 250.000 dólares para funcionar. Tardaron 4 horas en conseguir la cifra y el resto del tiempo sirvió para embolsarse un total de 2,4 millones de dólares.

Nombres de la industria como John Carmack o Gabe Newell no tardaron en encumbrar las bondades de aquellas gafas que te introducían en el juego hasta el punto de provocarte mareos en algunos momentos, así que el mundo del software se rindió a la propuesta y pronto todo desarrollador quería sumarse al proyecto.

La fiebre de la realidad virtual

Con el prototipo de Oculus Rift 2.0 aún en desarrollo, la espera por la versión de consumidores del prometedor aparato hizo nacer toda una oleada de dispositivos que debían acompañar a las gafas para aumentar aún más la experiencia de inmersión.

Un ejemplo es Virtuix Omni, una plataforma en la que podemos desplazarnos y girar para que nuestros movimientos se traduzcan al avatar del juego, pero a diferencia de las gafas Oculus Rift estamos ante un proyecto mucho menos esperanzador por culpa de sus necesidades de espacio.

En la misma línea que están las gafas de Oculus, Sony y Valve han anunciado (e incluso presentado en el caso de los nipones) un casco de realidad virtual capaz de llevar una experiencia similar a PS4 y PC respectivamente. Proyectos igual de prometedores sobre los que, sin embargo, no se conocen suficientes detalles.

¿Será la realidad virtual un éxito a corto plazo?

Sobre el posible éxito de esta tendencia hay muchas variables a tener en cuenta. Está el precio, la compatibilidad con los juegos, el mercado de desarrollo que nazca alrededor de dichos dispositivos, pero pese a no tener esos datos sobre la mano, mi respuesta debe ser un rotundo sí.

La razón es muy simple, sólo hace falta acercarse a unas gafas de Oculus Rift para darse cuenta de su potencial. El sistema, aún en bragas a la espera de resoluciones HD, más imágenes por segundo y acabar con esos mareos o desequilibrios que provoca, es una experiencia alucinante.

Si eres fan de los videojuegos y pruebas la sensación que promete nunca volverás a ver el mundo del videojuego igual. Desde ese momento todo lo que prometa una inmersión es menos y cada juego con gráficos alucinantes trasladará a tu mente el sueño de verlo algún día desde una óptica de realidad virtual.

  • Manu

    Debe ser una pasada jugar a los videojuegos con eso…

  • C. Roberto

    Muchas esperanzas puestas en este gadget, veremos si no defrauda