Nos son nuestros padres, son los padres de la tecnología

No son nuestros padres, son los padres de la tecnología

Con la llegada del Día del Padre a la vuelta de la esquina y en pleno boom techie, somos muchos los que todavía nos estamos planteando regalarle algún gadget al hombre que nos dio la vida. Un accesorio socorrido y una intención que serviría para recabar algunas de las mejores ideas presentes en el mercado.

Sin embargo, nosotros hemos decidido aprovechar el contexto para ir un poco más allá. Porque, ¿qué mejor fecha para recordar a los padres de la tecnología? Nos estamos refiriendo a aquellos hombres cuyas contribuciones a lo largo de la historia han sido fundamentales para el desarrollo de la ”disciplina” tal y como la conocemos hoy en día. ¿Quiénes son?

Leonardo da Vinci

Símbolo del Renacimiento, polifacético hasta extremos insospechados, artista y reconocido inventor, empezaremos por Leonardo da Vinci. Y aunque sus aportaciones fueron muchas, cabe destacar el diseño del primer vehículo autopropulsado (un precursor del automóvil que funcionaba gracias a la interacción de muelles con ruedas dentadas), la bicicleta, su escafandra de buceo o su puente giratorio.

El tornillo aéreo, conocido como el primer prototipo de helicóptero, y las máquinas voladoras que imaginó, con alas abatibles al más puro estilo de un murciélago, y el odómetro (el antecesor de cuentakilómetros) son otros de los proyectos que merece la pena comentar.

padres de la tecnología: EDIsON Y Tesla

Coetáneo de Thomas Edison –otro imprescindible que debemos mencionar por sus más de mil patentes (bombilla, kinetoscopio, telégrafo, baterías recargables, fonógrafo…) y al que se enfrentó en múltiples ocasiones– y considerado como el padre de la tecnología moderna, Nikola Tesla fue un ingeniero mecánico, eléctrico y físico conocido principalmente por sus contribuciones en el ámbito del electromagnetismo a finales del siglo XIX y principios del XX. Entre otros, su trabajo ayudó a sentar las bases de los actuales sistemas de energía eléctrica por corriente alterna –incluyendo la construcción de un motor de este tipo-, claves en la II Revolución Industrial.

También logró transferir energía eléctrica de forma inalámbrica a través de un proceso llamado inducción electrodinámica, patentó el sistema de control remoto y contribuyó –junto con Wilhelm Conrad Röntge– al desarrollo de los Rayos X. El “rayo de la muerte”, que disparaba un haz de partículas de alta potencia, fue otra de sus obras.

Por desgracia y a pesar de su inteligencia, fue un hombre que no lo tuvo fácil. Su controvertida personalidad y su originalidad llevaron a algunos a tildarle de loco. Tal es así que hasta hace relativamente poco había pasado bastante desapercibido, una situación que cambió cuando en 1943 la Corte Suprema de Estados Unidos lo reconoció como el verdadero inventor de la radio.

Alan Turing

Otro precursor que no gozó tampoco de suerte en el ámbito personal, fue el matemático Alan Turing, padre de la computación y clave en el crakeo del código nazi Enigma (utilizado por los submarinos alemanes en el Atlántico) en la II Guerra mundial. Algo que logró de la mano de su máquina electromecánica (Colossus), la hermana mayor de los actuales ordenadores y la primera computadora programable.

Su aportación, por desgracia, quedó empañada cuando se le acusó de mantener relaciona sexuales con un hombre, un acontecimiento que le llevó a perder su puesto de trabajo y por el que se le condenó a la castración química. Acabó suicidándose a los 41 años, en 1967.

Vinton Cerf

El nombre de Vinton Cerf se encuentra ligado al de Internet. Se trata del creador –junto con Robert Kahn (ARPANET)– de los protocolos TPC/IP y de la arquitectura de lo que hoy llamamos la red. Comenzó sus investigaciones en la DARPA (la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de los Estados Unidos), y fue fundamental en el desarrollo de la transmisión por radio y satélite de paquetes de datos.

En 1979 estableció la Internet Configuration Board y, más tarde, entre 1982 y 1986, participó activamente en la creación del primer servicio comercial de correo electrónico (MCI MAIL). Formó parte también de la junta directiva del ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers).

Martin Cooper

Martin Cooper inventó el primer móvil, algo que, curiosamente, hizo inspirándose en el intercomunicador del capitán Kirk de Star Trek. Un dato friki de este ingeniero americano y visionario de la comunicación inalámbrica que lo llevó a desarrollar el DynaTAC 8000, un teléfono que alumbró mientras trabajaba para Motorola en la década de los 70. Pesaba alrededor de un kilo, medía unos 25 centímetros y ofrecía veinte minutos de autonomía en conversación.

Asimismo, este erudito –que actualmente tiene 88 años– ha participado en la fundación de numerosas empresas de comunicación, así como en comités de apoyo a la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos y el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Tiene hasta once patentes distintas en su campo de especialización.

Otros padres de la tecnología

Resulta evidente que en esta lista de padres de la tecnología tendrían cabida algunos nombres más relacionados con la creación de sistemas operativos o de las empresas tecnológicas que han revolucionado nuestra vida durante los últimos años. Linus Torvalds (tras Linux), Sergey Brin y Larry Page (Google), Steve Jobs (Apple), Jack Kilby (padre del microchip), Gordon Moore (Intel) y Donald Estridge (padre del primer PC de IBM) son algunos de ellos.

Tampoco debemos olvidar la labor de John von Neumann, Ted Hoff (inventor del microprocesador), Dave Packard (HP), Bill Gates (Microsoft), Nolan Bushnell (fundador de Atari y precursor en el ámbito de los videojuegos), Tim Berners-Lee (World Wide Web) o Philo Farnsworth (inventor de la televisión electrónica).

Aunque este artículo rinde homenaje a los padres de la tecnología, no se puede olvidar que algunas de las grandes contribuciones tecnológicas no han sido cosa de hombres, sino de mujeres. Unas madres que fueron capaces de firmar inventos tan presentes en la actualidad como la conexión WiFi, los libros electrónicos, el lenguaje COBOL o los cables de fibra óptica.

Imágenes | Pixabay y Wikimedia Commons

En Nobbot | Qué no les gusta a Cerf, Negroponte, Zuckerberg o Berners-Lee de Internet