Tony Hawk 5 ya está en las tiendas y esta es la historia de cómo la saga ha llegado hasta aquí - Nobbot

Tony Hawk 5 ya está en las tiendas y esta es la historia de cómo la saga ha llegado hasta aquí

tony

Hasta su llegada la única posibilidad de triunfar en el mundo del videojuego con un título de género deportivo era ceñirse a lo habitual: el fútbol, baloncesto, la NFL americana y poco más. Con él, sin embargo, no sólo se demostró que podíamos cruzarnos con otro tipo de juegos deportivo, también que tenían la posibilidad de crear escuela.

Con 16 años a sus espaldas la saga Tony Hawk Pro Skater aún sigue arrastrando fieles y, con la llegada de la que podría ser su última entrega, el círculo alrededor de la franquicia se cierra para intentar adivinar qué le deparará el futuro ahora que la licencia dejará de estar en manos de los que han sido sus padres desde su nacimiento.

Sin embargo aquí no hay hueco para unas especulaciones que no llevarían a ningún sitio (quién sabe si será el último juego de la saga o alguien decidirá recoger el testigo), pero sí para recordar los buenos y malos momentos que nos ha hecho pasar con un mando en las manos.

Los inicios de Tony Hawk

Los juegos clave para los fieles seguidores de la franquicia se limitan a los cuatro primeros. Son los que se conocen como “los buenos” y los que impulsaron que años después aún sigan intentando meterse en el bolsillo al público que, por aburrimiento o pérdida de interés en favor de otras sagas, acabaron abandonando el barco.

El primero, lanzado en el 99 para PSX y con versiones posteriores para consolas como Dreamcast, Xbox o incluso NGage, desmostró que la mezcla de arcade y simulación sólo era una cuestión de estadísticas de personaje, iniciando nuestras andaduras como skaters pasando de talegazo en talegazo como si aquello fuese lo más complicado del universo, a un arcade loquísimo en el que, ya con las estadísticas de nuestro patinador por las nubes, éramos capaces de cualquier cosa.

Las siguientes se limitaron a coger la fórmula y ampliarla un poco más, ya fuese con personajes adicionales basados en populares franquicias (Star Wars, KISS, Marvel) o ampliando los escenarios para acercarse a la exploración en busca de secretos y, posteriormente, un tímido acercamiento a la idea de mundo abierto.

Fue precisamente ahí donde empezaron a meter la pata, dando vida a un Tony Hawk Underground que suponía el quinto lanzamiento anual consecutivo de la franquicia y que, lógicamente, debía ofrecer algo especial para llamar la atención. Su respuesta fue un modo historia que, pese a pasar sin pena ni gloria frente a los que se habrían conformado con un suma y sigue de la fórmula, se convirtió en estándar.

Y el halcón se quedó sin alas

Los cuatro títulos que vinieron después mantuvieron ese mismo estilo de chico de barrio bajo que debe hacerse un nombre entre los skaters más famosos para huir de su triste y aburrida vida, todo ello, por descontado, buscando entre las calles a los personajes que podrían ofrecer misiones para seguir avanzando en la trama.

Se perdió aquella inmediatez de querer jugar cinco minutos y que el tiempo luchase en tu contra continuamente, y volver al mismo esquema de fórmulas recicladas, en este caso desde una óptica distinta, no ayudó a que el público siguiese dándoles oportunidades.

Las siguientes entregas intentaron robar nuestra atención desde otras ópticas: con un skate de plástico al más puro estilo moda Guitar Hero, centrado en los descensos de carretera, entregas para móviles y, finalmente, un retorno a sus orígenes con la llegada de Tony Hawk’s Pro Skater HD en 2012, recopilando escenarios y personajes de anteriores entregas con gráficos actualizados.

Tony Hawk’s Pro Skater 5, la última entrega en aterrizar, sigue precisamente esa línea de volver a sus raíces, pero lamentablemente parece que la despedida no será todo lo alegre que esperábamos. Siempre habrá hueco para nuevas actualizaciones que arreglen los fallos que han ido apareciendo, pero es una pena que la historia de Tony Hawk no haya tenido final feliz.