Nuestros abuelos ya ponían morritos frente a un palo-selfie

Nuestros abuelos ya ponían morritos frente a un palo-selfie

Esta vieja fotografía en blanco y negro, fechada en 1925, pasa por ser la primera imagen tomada con un primitivo palo-selfie. Sin saberlo, la pareja formada por Arnold y Helen Hogg se adelantaron casi 90 años al que fue designado por la revista TIME uno de los mejores inventos de 2014.

Aunque el origen de esta invención no está claro, según explica BBC News , el concepto de palo para selfies pudo haberse originado en Japón, por Hiroshi Ueda, un hombre que trabajó para la empresa de cámaras Minolta. Ueda presentó la patente en 1983 y se publicó dos años después en la Oficina de patentes de Estados Unidos.

Aunque a veces dan ganas de golpear con el dichoso palo a alguien, hay que reconocer que nuestras fotos quedan mucho mejor. Sobre todo si se entrena la mirada y se aprende a poner los labios como si acabáramos de comer en un restaurante mexicano.