Retorno a lo intangible - Nobbot

Retorno a lo intangible

Hace años, en el barrio madrileño de la Prosperidad, se bautizaron calles con nombres tan sugerentes y hermosos como: Calle de no empecemos,  Calle descubridor de nada, Calle de contar pájaros, Calle de las equivocaciones o Calle de los ojos inquietos. Este gesto simbólico y efímero, impulsado por el grupo literario La llave de los Campos, fue un homenaje al escritor Medardo Fraile, que vivió en esa zona de la ciudad.

En nobbot nos gusta especialmente la Calle del retorno a lo Intangible, una vía en la que nos gustaría habitar en estos tiempos en los que, en demasiadas ocasiones, se quiere confinar la realidad en hojas de Excel, en filas y columnas con debes y haberes, en gráficos de ingresos y gastos.

Por fortuna, la realidad es más rica que el simple número y hay elementos en ella imposibles de aprehender y aprender, también de explicar, de buscar en Google o hallar en el mapa digital de nuestro smartphone.

Y son precisamente ellos los que dan sentido a todo este sinsentido.