Así funciona Spotify, la última revolución de Internet - Nobbot

Así funciona Spotify, la última revolución de Internet

Spotify logoÚltimamente, todo el mundo parece hablar sobre Spotify, el nuevo servicio que nos permite escuchar de manera totalmente legal, gratuita y sin limitaciones toda la música en streaming que podamos encontrar en su descomunal catálogo. Su lanzamiento se produjo en octubre de 2008, y de su desarrollo se encarga un equipo sueco encabezado por Daniel Ek y Martin Lorentzon.

Actualmente, para poder utilizarlo en España hay que disponer de una invitación, aunque por medio de este enlace podemos crearnos una cuenta sin haber sido invitados. El siguiente paso será descargar e instalar el software que actúa como cliente para poder empezar a disfrutarlo de manera totalmente gratuita. También existe una versión premium, cuyo coste es de 9,99 euros al mes, y que entre otras ventajas bloquea la emisión de anuncios.

Por cuestiones de acuerdos con las discográficas, actualmente sólo puede disfrutarse en unos cuantos países europeos, entre los cuales obviamente se encuentra España. Así mismo, el catálogo de discos que ofrecen también varían en función de la ubicación geográfica del usuario. En cualquier caso, sus acuerdos con las grandes discográficas, como Universal Music, Sony BMG, EMI Music y Warner Music, además de con numerosos sellos independientes, garantizan una oferta de mucho nivel. La posibilidad de crear nuestras propias listas de reproducción o descargar las creadas por otros usuarios termina de redondear esta oferta.

Spotify

El software puede descargarse, sólo en inglés, tanto para Windows (XP o superior) como para Mac OS X (10.4 o superior), aunque obviamente los usuarios de Linux pueden tirar de Wine para hacerlo funcionar. Si por algo destaca este servicio, además de por su gran catálogo, es por lo bien que funciona a la hora de ofrecernos interminables horas de música.

Esto lo consigue gracias a que, a diferencia de otros servicios de reproducción de música en streaming, Spotify añade además la transferencia de información mediante P2P. Esto implica que los oyentes no son meros receptores pasivos de datos desde un servidor centralizado, sino que se convierten en una parte activa de la transferencia, enviando información desde sus propios equipos. Así pues, el canal de subida juega un rol muy importante en el buen funcionamiento de esta radio online.

Una vez instalado en nuestro equipo, lo que el cliente hace es reservase un espacio en el disco duro para emplear como caché, que por defecto viene limitada a un máximo del 10% del espacio libre de que dispongamos, aunque puede configurarse a gusto del usuario, siendo recomendable no dejarla por debajo de 1 GB para obtener el mejor rendimiento.

Configuración de Spotify

En dicha caché, el sistema almacena parte las canciones que el usuario vaya escuchado, para que así una segunda reproducción no requiera una nueva descarga. Pero además, y aquí es donde entra el uso del P2P, el cliente se encarga de intercambiar información entre las cachés de los usuarios cuando así sea necesario, en lugar de estar enviándola constantemente desde su servidor.

Con esta descentralización es como la gente de Spotify consigue que su radio funcione tan bien, aunque obviamente esto implique un consumo del canal de subida de nuestra conexión. Por ahora, no se ha hecho público hasta qué punto llega dicho consumo, ni es posible configurarlo de ninguna manera, pero se aprecia claramente cuando está funcionando.

Así pues, podemos ver que se trata de una solución tan sencilla como eficiente, y gracias a la cual muchos nos hemos enganchado inevitablemente a este estupendo servicio. Una iniciativa que, sin duda, muchos otros emularán más adelante, y que como buen servicio que haga uso del intercambio entre pares, irá a mejor conforme se aumenten las capacidades de los dos canales de nuestras conexiones.

Sitio oficial | Spotify

Más información | Wikipedia