Hasta que la conexión nos separe: así son las bodas virtuales - Nobbot

Hasta que la conexión nos separe: así son las bodas virtuales

Puede usted clickar a la novia“. Esta frase, que parece surgida de un vodevil futurista, es ya una realidad en nuestro mundo. Estamos acostumbrados a hacerlo todo por Internet: ver programas, chatear, jugar a videojuegos, informarnos, reservar nuestras vacaciones… Así que, ¿por qué no dar un paso más allá? ¿Por qué no celebrar bodas a través de la red?

Un fenómeno imparable

Celebrar bodas virtuales se está convirtiendo en una actividad mucho más popular de lo que mucha gente puede imaginar. ¿Por qué sucede? Bueno, la verdad es que nuestra vida en la red está cobrando tanto protagonismo como nuestra vida fuera de ella; para algunos, incluso mucho más. Así que no parece nada raro que haya gente dispuesta a casarse por Internet.

La idea tiene mucho que ver con esa explosión del uso de redes sociales en las que mostramos nuestro día a día paso a paso: lo que comemos, cómo nos vestimos, con quién estamos… Todo tiene cabida a través de un comentario, una foto o un vídeo. El negocio de las bodas online es sólo un escalón más en esa proliferación de cotidianidad dentro de lo digital, que permite enseñar al mundo todo lo que hacemos.

bodas-1

Además, este fenómeno va ligado a otro que también llena nuestras nuevas relaciones sociales. La búsqueda del amor ha encontrado un perfecto aliado en Internet, a través de apps como Tinder, eDarling, Meetic… Si la red nos ha unido, ¿por qué no culminar esa felicidad virtual con una boda celebrada también en Internet, precursor de todo lo bueno que ha vivido esta pareja? El amor a través de la red nos deja un mundo plagado de binomios cuyos miembros habitan cada uno en un extremo del mundo pero que, aún así, gracias a la conectividad constante, viven su relación con la misma intensidad como si compartieran techo. La posibilidad de sellar su amor con una boda es un deseo hecho realidad para muchos.

Y, por supuesto, todo esto de las bodas virtuales entra en la tendencia de las nuevas formas de casarse. Las parejas buscan originalidad, un momento único y diferente, alejado de los ritos más clásicos pero también sumamente manidos. Está de moda casarse de forma única: bien viajando a Las Vegas, en una fiesta de disfraces, con una ceremonia oficiada por un amigo, por el rito balinés, por ningún tipo de rito… Las bodas por Internet son una alternativa más pero con suculentas opciones a las que es difícil resistirse.

Pero, ¿esas bodas son legales?

Una de las grandes preguntas relacionadas con este universo es si esa boda virtual puede tener validez jurídica y legal para el país en el que viven los contrayentes. Muchos de los sites que ofrecen bodas a través de Internet lo hacen con todo tipo de detalles, con el ceremonial más clásico para que los novios no echen de menos ningún paso de tan especial momento. Una de las ventajas que tienen es que ofrecen ese matrimonio de forma casi inmediata, sin tener que tramitar ningún tipo de papeleo o pasar por el registro civil. Esto, claro está, hace que la boda no tenga validez a efectos legales. Se trata de un acto simbólico, de demostración de amor, en el que se pueden implicar a amigos, familiares, en el que hay libros de fotos e incluso regalos, pero que la legislación de un país no acepta como matrimonio.

bodas-2

Eso sí, cada vez tenemos más excepciones. En 2008, este tema saltaba a la palestra con una pareja de brasileños que consiguieron casarse de manera online y totalmente legal. Él vivía en China, y en ella en Francia, pero la boda tuvo lugar en un juzgado de Sao Paulo, en el que se conectaron tres ordenadores: uno para el novio, otra para la novia, otro para los padres del feliz futuro esposo. A través de Skype, de produjo una ceremonia 100% legal gracias a la intervención de varios procuradores buscados a tal efecto. Ellos fueron los que, con su firma, dieron validez al matrimonio.

Esta boda brasileña dio la vuelta al mundo por lo novedoso de su propuesta y por cómo suponía toda una revolución. La clave está en una clásica boda por poderes como las que se han celebrado tantas veces a lo largo de la historia, por lo que, realmente, no es tan extraño como nos podría parecer. El salto evolutivo está en el uso de herramientas digitales que permiten que los novios puedan hablarse y verse las caras mientras se realiza la ceremonia. Con los trámites debidamente realizados, ya pueden celebrarse bodas de este tipo den países como Argentina, México o Colombia. En Estados Unidos, las bodas virtuales son comunes entre militares que cumplen una misión allende los mares y tienen difícil reunirse con su pareja. En estados como Texas, California, Colorado o Kansas, son legales.

¿dónde me caso?

Si te apetece vivir ese acto simbólico que suponen las bodas virtuales y celebrar, a través de Internet, un rito especial con tu pareja, existen muchísimos sites en los que puedes entrar para tener una ceremonia online.

Uno de los sites que más éxito tienen es e-bodas, por la facilidad con la que se realizan los trámites para oficiar una ceremonia tan simbólica y cargada de amor como quieran los contrayentes. Ofrece la posibilidad de casarse de manera inmediata, sin tener que hacer ningún trámite. Se pueden elegir los vestidos, el lugar de celebración… Los nombres de los contrayentes se escogen libremente y luego son publicados en una lista que tiene la web y que hace público este acto para familiares y amigos. Permite la opción de descargar un libro de la boda en pdf que recoge todos los detalles del evento.

Otra web que funciona en esta misma línea es BodaVirtual, que trabaja de manera gratuita y no obliga a tramitar ningún tipo de documento. Solo hay que enviar a la web los nombres de los miembros de la pareja (que pueden ser ficticios, claro). Esos nombres y la fecha del evento se publican en la web para hacerse públicos. También permite mandar una foto de la pareja para que conste en el site. ProxyMarriageNow o RegisterMyMarriage son también interesantes opciones para el que quiera contraer matrimonio a través de la red.

Las bodas virtuales están de moda y una empresa como Ikea no deja pasar la oportunidad de subirse a esta tendencia. El año pasado, puso en marcha la iniciativa de Bodas Ikearetransmitiendo la ceremonia a través de una webcam y permitiendo que los invitados y familiares se conecten, y tengan una celebración de una seis horas. La presencia de la pareja, los padrinos y el oficiante son obligatorias en un mismo lugar. Después, los novios pueden hacer una lista oficial de invitados de cualquier parte del mundo.

Imagen | Pixabay

En Nobbot | Prenunptial Housing: una casa flotante para matrimonios que se hunden