¿Qué ocurre con nuestra vida en la red tras fallecer?

¿Qué ocurre con tu vida digital cuando te mueres?

¿qué ocurre con nuestra vida digital tras la muerte?

Seguramente no es algo de lo que nos guste hablar, pero que tarde o temprano nos tocará afrontar en algún momento, ya sea por un familiar, por un amigo, etc. Nunca nos gusta afrontarlo, pero es necesario hacerlo. Se trata de nuestro legado digital, ¿qué ocurre con nuestra vida en la red tras fallecer?

Tenemos que dar de baja servicios en los que estamos suscritos, recuperar información y borrarla de ellos, etc. Y no siempre es sencillo. En muchos casos resulta complicado hasta hacerlo en vida, así que si no tenemos las cuentas de acceso, las claves digitales de los servicios, etc. puede que la cosa se complique algo más de lo que nos gustaría. No existe un botón, dar de baja todos los servicios, así que toca hacer un repaso a alguno de los más utilizados.

Redes sociales, recuperar la información y cerrar las cuentas

facebook fallecimiento

Las redes sociales son uno de los puntos de interacción más habituales. Podemos seguir recibiendo mensajes y comentarios en nuestro muro después de nuestro fallecimiento. Para esto las redes sociales han pensado en diversas soluciones, siempre que tengamos controlados todos los servicios online a los que accedemos. En Facebook podemos desactivar el perfil o convertirlo en una cuenta conmemorativa. Facebook solicitará todos los datos del usuario que está reportando el deceso y los comprobantes legales que acrediten el fallecimiento.

Si lo que deseamos es dejar una cuenta conmemorativa tendremos algunas limitaciones. No se podrán recibir mensajes privados, no aparecerá en sugerencias y no se podrá acceder al perfil del fallecido ni aunque tenga su contraseña.

Twitter también ofrece la opción de reportar el fallecimiento. Tenemos que aportar una serie de documentación y enviarla por correo postal, lo que desde luego no agiliza el cierre de la cuenta. En ningún caso nos van a facilitar los datos del titular de la misma para poder acceder a ella.

En Instagram basta con enviar un correo electrónico a la dirección de soporte, donde a partir de este momento se ponen en contacto con nosotros y nos solicitarán toda la documentación necesaria para dar de baja la cuenta, aunque no se podrá recuperar la información.

Cuentas de correo, cuándo darse de baja

legado digital

En todos estos servicios nos hemos dado de alta con un correo electrónico. Si podemos recuperar esta clave y acceder, siempre será mucho más sencillo darse de baja de todos ellos. Por eso, quizás esta sería la primera opción para muchos de nosotros, tratar de acceder a la cuenta de correo y tomar el control de la vida digital del fallecido.

En todo caso, si no es posible también debemos proceder a dar de baja estos servicios. Un ejemplo es Google que ofrece a familiares decidir que hacer con la información. Esto lo podremos hacer a través del administrador de cuentas inactivas. Gracias a esta opción podemos compartir nuestros datos con un amigo o un familiar de confianza, o bien eliminar la cuenta por completo. Esto nos sirve para todos los servicios del buscador con nuestra cuenta de Google, desde YouTube hasta Google Maps.

Microsoft ofrece un sistema similar, donde toda la información se envía en un DVD a los familiares cercanos. El proceso de familiares cercanos de Outlook.com permite enviar el contenido de Outlook.com, incluidos todos los mensajes de correo electrónico y sus datos adjuntos, libreta de direcciones y listas de contactos a un familiar cercano del titular de la cuenta fallecido o incapacitado y/o cerrar la cuenta, siguiendo un sencillo proceso de verificación.

Los smartphones y la información acumulada

Si podemos acceder al smartphone del fallecido será más sencillo darse de baja de los servicios que utiliza. Además será de gran ayuda para ver cuáles eran los servicios que estaba utilizando. ¿Tenía cuenta en Spotify? ¿Estaba suscrito a un servicio de vídeo en streaming? Son cuestiones que tenemos que tener en cuenta ya que tendremos que anular dichas suscripciones.

Luego ya depende un poco de la plataforma de nuestro smartphone. Google o Microsoft ya hemos visto que tenemos opciones para cerrar las cuentas, por lo que los servicios asociados a las mismas en las tiendas de aplicaciones de smarphones y tables también serán cancelados.

Una cuestión algo más peliaguda será si tenemos saldos en cuentas digitales que queremos recuperar, de servicios como PayPal y similares, donde no existe por el momento un procedimiento concreto y debemos ponernos en contacto con el soporte del servicio. Por eso es interesante, si tenemos apps y servicios en nuestro smartphone, tratar de acceder a través de ellos para poder traspasar los fondos antes del cierre de la cuenta.

Y olvídate de la música que compró en iTunes y tus juegos digitales

itunes

Por último hace tiempo que surgió cierta polémica con un servicio como iTunes y la discoteca digital que hemos creado a lo largo de los años. En este caso tenemos que ir a revisar las condiciones del servicio, pero por lo general se adquiere un derecho de uso, no la titularidad sobre la música o los videojuegos, tal y como confirman la mayoría de los expertos en derecho.

Esto significa que no podemos legar nuestros archivos de servicios digitales a nuestros herederos. Una vez fallecido se da por finalizado nuestro derecho de uso. De todas formas, si queremos asegurarnos que no quedan flecos sueltos, siempre podemos contactar con servicios profesionales especializados en el legado digital, tanto para el cierre de cuentas como si queremos tener un testamento digital.

En Anexo M | ¿Es posible desaparecer de internet?

Imagen | Pexels | Pixabay 1 & 2 | Kelly Schott

  • Pues vaya, esto habría que ir pensando que se puede hacer.
    Eso de que todo vaya quedando en la red sin más…no mola nada.

  • Julia

    Me parece un tema muy importante, muchas gracias por la información.
    De todas maneras, es difícil sugerir a conocidos estos procedimientos cuando ya sus seres queridos se han ido. Y por otro lado, pienso que algunas personas erroneamente se sienten mal cerrando el perfil de alguna persona fallecida. Y uno se siente mal de borrarla de la lista de contactos. Es un complique.