Ventajas de Fibit Aria, la báscula conectada a Internet

Fibit Aria, ventajas para nuestra salud de tener la báscula conectada a Internet

fibit-aria

No sólo el ordenador, el tablet o el móvil… El Internet de las cosas y tener objetos que hasta hace poco tiempo nadie soñaba conectados a Internet es una tendencia imparable. Ya son muchas las pequeñas cosas de nuestro hogar que podemos controlar cómodamente a través de nuestro smartphone, lo que supone un cambio imparable. Asimismo, otra de las cuestiones que últimamente nos han empezado a preocupar es lo que ha venido a llamarse el “wellness”, sentirse bien con uno mismo llevando una vida más saludable. Por eso, tiene todo el sentido un dispositivo como Fibit Aria, la báscula conectada a Internet que nos ayudará a mejorar nuestra salud.

Se trata de una báscula que nos va a permitir llevar un historial de la variaciones que hemos sufrido en nuestro peso a lo largo del tiempo, más que una medida puntual que podamos hacer un día concreto o en varios días, pero a diferentes horas. Fibit Aria no sólo nos cuantifica el peso, sino también otros valores muy importantes para la salud, como el índice de masa corporal o el porcentaje de músculo o de masa magra.

Ventajas de Fibit Aria y la báscula conectada a Internet

La báscula se conecta a Internet y envía todos los datos a nuestro panel de Fibit. Permite registrar hasta ocho usuarios diferentes, de forma que se convierte en un objeto perfecto para utilizar por toda la familia. En su diseño priman los materiales de primera calidad, con una elegante plataforma de cristal templado y una carcasa inferior de ABS. La alimentación del dispositivo se realiza mediante cuatro pilas.

Está pensada para utilizarse en ambientes húmedos, como los que encontramos habitualmente en un baño, con una resistencia a la humedad del 0 al 95% y una resistencia térmica de hasta 56º C. Por lo que respecta al peso, nos facilita datos entre el intervalo de 0 y 159 kg. La sincronización de los datos la realiza con el panel de Fibit de cada uno de los usuarios que la utilizan.

La báscula se configura por el protocolo DHCP, por lo que no tenemos que preocuparnos de darle direccionamiento IP. Para la primera configuración, necesitaremos un ordenador con sistema operativo Windows o Mac, pero también podemos hacerlo desde un dispositivo Android o iOS, ya sea un smartphone o una tablet. Podemos ver todos los parámetros a través de su pantalla LCD con retroiluminación que será donde nos muestre el peso, el porcentaje de grasa corporal y la selección del usuario.

Es importante tener la contraseña de la WiFi a mano. Si no tenemos cuenta de Fibit, habrá que crear una para cada usuario que vaya a utilizar Fibit Aria si queremos llevar un registro. Tenemos que añadir datos como la altura o el género, que son importantes para el control del IMC.

Fibit Aria, un panel completo con datos de nuestro estado físico

fibit-aria-2

Pero donde verdaderamente muestra su valor Fibit Aria es al acceder al panel de usuario en Fibit. Aquí vamos a poder ver la evolución en gráficos de nuestro peso, IMC o masa muscular a lo largo del tiempo y este evolutivo es el que nos puede ayudar a fijarnos objetivos para mejorar nuestra salud. Fibit Aria permite fijarnos pequeños retos que nos ayudan a mejorar nuestra salud, puesto que implican que el pequeño aumento de peso que hemos cogido en una fecha concreta, nos proponemos eliminarlo y volver al estado ideal que nos habíamos fijado. Esto, en unas fechas propensas a los excesos como es la Navidad, todos sabemos lo importante que es.

Si además tenemos otros objetos como la pulsera Fibit, vamos a tener mucha más información, ya que medimos los datos de nuestro ejercicio físico, no sólo cuando hacemos deporte, sino en nuestro día a día. ¿Cuánto hemos caminado? ¿Cuántas escaleras hemos subido? Pero también si hemos descansado bien esa noche o no. Todos estos datos nos dan un índice también de calorías y energía consumida en nuestro día a día.

Además, con la app para smartphones, disponible para iOS, Android y Windows Phone, es más sencillo llevar un registro de los alimentos que consumimos, añadiendo determinados datos, como las calorías que nos aportan cada uno de ellos. Esto se puede realizar de forma cómoda a través de la lectura del código de barras, la calculadora rápida de calorías y los accesos directos a comidas de la base de datos de alimentos.

Fibit Aria se convierte de esta manera en el complemento ideal para ponernos en forma y mejorar nuestra salud. Desde el panel de Fibit con nuestro usuario podremos fijarnos diferentes objetivos, lo que nos llevará a ganar logros y recompensas que nos ayudan a corto plazo a lograr un objetivo más ambicioso.

En este sentido, es un modelo similar al que ofrecían algunas consolas con los juegos de fitness, como la Wii Balance, que buscaban mejorar nuestra salud a través del juego. Lo cierto es que esta solución es más completa, ya que la medición de la actividad física diaria la podemos llevar a través de una app en nuestro smartphone o la pulsera cuantificadora, lo que implica que no sólo medimos cuando jugamos con la consola, sino que lo hacemos durante todo el día.

Si te gustan tanto los objetos conectados como a nosotros, recuerda que Orange te da la oportunidad de ganar un BB8. Sólo es necesario tuitear tu favorito y explicar por qué lo es. Para más información, consulta aquí.

En Anexo M | Adopta un “objeto conectado” y sé feliz