Gestores de contenido (I): ¿Qué son los CMS? - Nobbot

Gestores de contenido (I): ¿Qué son los CMS?

CMSQue Internet ha cambiado mucho de cara a los navegantes durante los últimos años es algo que no se le escapa a nadie, pero no todo el mundo es consciente de hasta qué punto ha cambiado “de puertas adentro”. Del lado de los webmasters, se ha pasado en poco tiempo de la edición de código pura y dura, haciendo que cada actualización de una página fuera algo lento y tedioso, al uso de herramientas que agilizan completamente este proceso.

Dichas herramientas se denominan Sistemas gestores de contenidos, aunque comúnmente se conocen por sus siglas en ingles: CMS (Content Management System). Dentro de esta categoría se engloba un amplico abanico de soluciones destinadas a facilitar la subida de contenido a la web, por lo que hemos decicido dedicar un especial de varios artículos a darlas a conocer.

Arrancamos esta serie de artículos intentando explicar qué son y para qué sirven los gestores de contenidos, para pasar luego a presentar los ejemplos más destacados en profundidad. Cabe decir que aunque su gran explosión se haya producido durante los últimos años, las primeras experiencias con sistemas de este tipo se remotan a mediados de los años 90.

Wordpress

Desde un punto de vista puramente funcional, un CMS es una aplicación web que actúa como plataforma que permite trabajar sobre el contenido de una web de manera completamente ajena a su diseño, permitiendo así que una persona sin ningún conocimiento de desarrollo web pueda administrar una página fácilmente. Todo ello a su vez va alojado en una base de datos, la mayoría de las veces de forma totalmente transparente al administrador.

Al final, el gestor de contenidos toma el contenido creado y el diseño empleado (generalmente, en forma de plantilla) y genera una capa de presentación para el visitante. Así pues, entendemos esta herramienta como un motor que reliza las tareas más complicadas en la administración web, para hacer ésta lo más sencilla posible al usuario.

Gracias a sistemas así hemos podido vivir fenómenos sociales como los blogs, los cuales por lo general se basan en gestores muy sencillos (WordPress es el más popular), para que añadir artículos sea tan fácil como editar un documento con un procesador de textos cualquiera. Al mismo tiempo, los sistemas de este tipo generan archivos en formato XML, más conocidos como feeds, que presentan el contenido especialmente diseñado para su uso en lectores.

Plone

Pero existen CMS capaces de ir mucho más allá que un simple blog, pudiendo encontrar herramientas enfocadas a administrar sitios más complejos (por ejemplo, Joomla!) o incluso grandes portales con multitud de usuarios, y que de otra forma sería absolutamente ingobernables (por ejemplo, Plone).

Naturalemente, también hay alternativas de código abierto, disponibles para quien quiera mancharse un poco las manos trabajando, y soluciones cerradas que ofrecerán todo a pedir de boca, a cambio de ciertas restricciones. Si os interesa el tema, no os perdáis de vista este especial, porque durante los próximos días entraremos más en profundidad en él analizando los mejores gestores de contenido existentes.