El bucle del plagio: Instagram copia a Snapchat, Snatchat copia a Instagram...

Instagram copia a Snapchat, Snapchat copia a Instagram, así es bucle del plagio de las funciones en las apps sociales

La innovación en el mundo de la tecnonogía es efímera, por lo menos en lo que a exclusividad se refiere. Las nuevas funcionalidades que incorpora un sistema operativo o un programa pronto son introducidas por otros que son, para más inri, su competencia. Podríamos decir que se copian unos a otros. Uno de los últimos casos lo hemos visto en las apps sociales, un entorno en el que se ha podido comprobar cómo Instagram copiaba a Snapchat, que a su vez copió a Vine… Así podríamos seguir en un bucle casi infinito.

Esto no es exclusivo del mundo de la programación ocurre también en la ingeniería u otras áreas. Llámalo copiar, llámalo tendencia, etc. Un ejemplo muy claro lo tenemos en los deportes de motor. Que un equipo saca un nuevo alerón que funciona mejor, todos los demás se ponen a trabajar para tener lo mismo. Aquí no se valora qué ingeniero tuvo la idea, sino que se trata de hacer que dicha fórmula funcione en otros equipos.

Pero en el mundo de la informática esto lleva ocurriendo desde el inicio de los tiempos. Lo explican muy bien en la película Piratas de Silicon Valley, en la que se puede ver cómo Apple y Microsoft van copiando conceptos que tenía desarrollados Xerox, por ejemplo el uso de la interfaz gráfica, algo básico para el triunfo de los sistemas operativos en los ordenadores personales.

Instagram copiando a Snapchat

Para ponernos en antecedentes es necesario saber que Facebook intentó hacerse con Snapchat, como antes lo hizo con Instagram y con WhastApp. La oferta era de 3.000 millones, pero lo cierto es que no llegaron a un acuerdo. Snapchat prefirió mantener su producto de forma independiente. Por eso, cuando Instagram lanzó Instagram Stories, una sección separada donde publicar imágenes y vídeos que se borraban automáticamente en 24 horas, todo el mundo vio algo más que un guiño para intentar atraer a la generación de los millennials entre los que triunfa Snapchat.

Estos vídeos e imágenes efímeras de Instagram son editables y se pueden añadir anotaciones o dibujos, además de filtros. Los parecidos son tan evidentes que el CEO de Instagram reconoció abiertamente que el formato de Stories era el mismo que Snapchat pero adaptado a su plataforma. No es la primera vez que una red social incorpora características de otras. ¿Cuántas redes sociales tienen hoy en día un muro al estilo Facebook? Por cierto, Facebook también ha incorporado alguno de los formatos de Snapchat.

No es la única que ha lanzado alguna característica que estaba triunfando en Snapchat. Twitter también anunció hace poco que ahora se podrían añadir más emojis a sus imágenes y vídeos. Lo cierto es que no es lo mismo hacer una copia de una característica que tratar de lanzar el formato de otra red social e intentar fagocitarla. Quizás ésta sea la clave para el enfado de muchos usuarios por el lanzamiento de Instagram Stories.

Lo cierto es que no se puede hacer mucho al respecto. Al ser las interfaces de los productos de Instagram Stories y Snapchat, los derechos de autor o las patentes no son aplicables, por mucho que la idea de una esté claramente inspirada en la otra. Para poder reclamar “un robo de idea”, además de tener la misma funcionalidad, el desarrollo e interfaz tienen que ser idénticos.

De todas formas, no es la primera vez que ocurre. Cuando Instagram vio el éxito de una plataforma como Vine, con sus vídeos de sólo unos pocos segundos, decidió incorporar esta misma característica. El éxito de los vídeos en Instagram fue instantáneo y Vine sigue manteniéndose como plataforma independiente, aunque quizá no tan pujante como hace un par de años.

Tampoco es aplicable sólo a Instagram o Facebook, una empresa que todo el mundo considera muy innovadora como Apple también está considerando sacar una aplicación similar a Snapchat. Lo cierto es que el éxito de la aplicación social no ha pasado inadvertido, por lo que todas las grandes se han puesto manos a la obra para replicar su formato.

WhatsApp copiando a Snapchat y Telegram

whatsapp app

Pero esto mismo ocurre desde otros ámbitos. WhatsApp también ha copiado a Snapchat o a Telegram la posibilidad de dibujar y añadir stickers en fotografías, una característica en la que está trabajando la compañía y que pronto verá la luz.De hecho, WhatsApp, a pesar de ser una app de mensajería muy popular, siempre ha estado muy por detrás en funcionalidades que sus competidores.

Los stickers o las llamadas de voz de Line, la seguridad de Telegram, son algunos ejemplos. Son características que otras aplicaciones de mensajería instantánea tienen, pero que en el caso de WhatsApp ha ido incorporando de forma progresiva. En este sentido, su gran aval es la amplia comunidad de usuarios que los respaldan, algo similar a lo que ocurre con Instagram.

Snapchat copiando a Instagram

instagram

Pero si al final pensamos que Snapchat es una red social para compartir fotos que retocamos mediante filtros, lo cierto es que muchos podrían pensar que esto es Instagram. Cierto que Snapchat añade el componente efímero a compartir las imágenes, los vídeos, pinceles, stickers… Pero, básicamente, también se podría decir que es una copia de la idea de Instagram.

Al menos de la primera idea de Instagram, cuando era una fórmula para compartir fotos de forma muy rápida, utilizando los filtros para que las imperfecciones que tuviera se disimulasen. Todo desde el smartphone de forma muy fácil, al alcance de todo el mundo, sin necesidad de ser un experto en fotografía. Luego se ha ido complicando la cosa y las posibilidades creativas que nos ofrece Instagram hacen que la gente se tome mucho más tiempo, se trabaje más la imagen, etc.

Esto es lo que se evita con Snapchat. Al fin y al cabo, la foto no va a poder visualizarse más que unos segundos. Esto no implica que no se pueda ser muy creativo con el uso de los pinceles y el dibujo, las notas o los stickers. Todo depende de la sensibilidad artística del usuario que toma y comparte la foto.

En definitiva, lo importante no es copiar un elemento de otra red, un concepto, sino más bien hacerlo mejor que los demás para el público de cada red social. Como dijo Picasso:

“Los grandes artistas copian, los genios roban”

En Nobbot | Snapchat, los peligros de la aplicación que más gusta a los adolescentes
Imágenes | KiNG_PEEWEE | freestocks.org | Alok Sharma