¿Fan de los emoji? Todo lo que tienes que saber sobre el nuevo desembarco - Nobbot

¿Fan de los emoji? Todo lo que tienes que saber sobre el nuevo desembarco

emoji-nuevos

Una cara sonriente, bueno, mejor dos. Y un corazón rojo, amarillo o azul. El pulgar que apunta hacia arriba y un unicornio. Porque a ver quién es el hombre sin alma al que no le gustan los unicornios. Ya tengo mi mensaje listo para ser enviado. Ah, sí, hay algo de texto acompañando, pero no es importante. Lo fundamental son los emoji. Emoji para todos.

Los emoji nos vuelven locos, locos

¿Por qué nos gustan tanto? Enviamos un WhatsApp y no podemos resistirnos a rematarlo con una de esas caritas tan expresivas. Los emoji aportan humanidad y sentimientos. Por muy simpáticos que seamos, el tono de nuestros textos siempre puede ser malinterpretado. Ahora, si ponemos una cara con dos corazones en lugar de ojos, ¿quién dudaría de nuestro talante amoroso?

Una imagen vale más que mil palabras. Los emoji son poderosos, apuntan al blanco y aciertan. Saben explicar lo que nosotros no podemos hacer con palabras. Apelan a lo más íntimo y nos hacen cómplices de nuestro interlocutor que entiende lo que queremos decir mejor que si usáramos texto. Y, además, son tan divertidos, tan graciosos, hay tantos para elegir… Cada vez más, de hecho. Y lo que nos queda.

Los nuevos emoji

Sólo tienen una pega: queremos que haya más y más, infinitos, para poder usarlos a diestro y siniestro. Las empresas lo saben y no dudan en satisfacer nuestros deseos. Pero no demasiado fácilmente. Elegir los nuevos emoji es un proceso lento y complejo, en el que se valoran muchos criterios y circunstancias. Y es que crear un lenguaje universal tiene su dificultad.

Estamos de enhorabuena, pues este mes de junio hemos tenido estupendas novedades. El 21 de junio Unicode lanzaba 72 nuevos emoji que, poco a poco, los fabricantes irán incorporando a sus sistemas operativos. Un poco de paciencia para comenzar a usarlos. Nada mas que un poquito.

Y entre los recién llegados, encontramos algunas novedades que Unicode ha aprobado un poco haciéndose eco del clamor popular que los pedía. Entre los iconos de caritas y personas, son muy llamativos ese emoji de la nariz larga (usar con cuidado porque estás llamando mentiroso al personal), la carita asqueada de color verde, el face palm (se necesitaba enormemente) o la mujer embarazada (es un misterio por qué no lo teníamos antes). Y las parejas. Han venido parejas para complementar a emoji solitarios: un bailarín para la famosa “flamenca” (que no es flamenca, por mucho que vista de volantes), un novio, una mamá Santa Claus, un príncipe… Y muchos más: esa mano haciendo un selfie, el corazón negro, las copas que brindan, qué monería de dibujitos.

Paella, el emoji patrio

emoji-paella

Está feo tener un emoji favorito, pero no podemos evitarlo: nos encanta el nuevo emoji de paella. La historia de cómo ha conseguido hacerse realidad es curiosa y divertida y tiene final feliz. En 2014, la marca de arroces La Fallera lanzó una campaña para que se incluyera. Al principio parecía una locura, algo inalcanzable, una petición divertida pero que difícilmente podía llegar a fructificar… Aquí es cuando el furor popular y la magia de la viralidad entran en juego.

Se inició una petición en change.org. Los hashtags #Paella Emoji y #Comboi Paella funcionaron como un tiro en redes sociales. El asunto consiguió ser trending topic mundial, con 23 millones de usuarios y 60 millones de impresiones. Muchos personajes populares se apuntaron a dar su apoyo… Al final, se consiguió. La paella es ya una comida universal, un referente de nuestra gastronomía que pasea por el mundo su deliciosidad única. Y un importante detalle. El emoji de la paella refleja la auténtica elaboración, con pollo, judía, garrofó… Durante un tiempo, circuló un diseño con guisantes. Sólo nos hubiera faltado eso, que nos pusieran el emoji y fuera de una paella falsa. Por ahí sí que no pasamos.

¿Y cómo se escogen los nuevos emoji?

El Consorcio Unicode es el que tiene la última palabra (y la primera, y todas las del medio) para establecer qué nuevos emojis salen al mercado. Su cometido es velar por Unicode que, por si no lo sabéis, es un estándar de codificación de caracteres para su uso universal, especialmente pensado para unificar el lenguaje informático y para que todos usemos el mismo “idioma”.

Todos podemos ser miembros del Consorcio, si es que podemos pagar sus cuotas. Entre las empresas que trabajan en esta plataforma sin ánimo de lucro están Apple, Google, Microsoft o Oracle Corporation. Así pues, para que se aprueben nuevos símbolos y puedan ser usados por todos, necesitamos el visto bueno del Consorcio Unicode, que decide sobre la idoneidad o no de elementos de todo tipo, también los emoji.

Si tenemos un emoji en mente y nos gustaría que se hiciera realidad, hemos de pasar por algunos complicados procesos. Primero, hay que hacer la propuesta al Consorcio y eso pasa por presentar un informe sobre nuestro emoji que recoja todo tipo de datos y características que le hacen especial y necesario, como la compatibilidad o el nivel de uso. Desde Unicode, se rechazará si no cumple ciertas premisas, como ser muy general, pero también específico, que represente a una marca o no sea reconocible. Y después… a esperar. Puede pasar más de un año hasta que se decida que un nuevo emoji está dentro.

Lo que nos espera

El mundo del emoji es una montaña rusa constante en la que la sociedad de Internet participa activamente, ansiosa por poder usar esas nuevas imágenes que dan vida y color a nuestras palabras.

Por ejemplo, ¿sabíais que Disney ya está trabajando en sus propios emoji? Son 400 dibujos que representan a los personajes más famosos de la compañía. Para conseguirlos, una curiosa iniciativa. Se podrán descargar a través del juego Disney Emoji Blitz, una app para móvil en la que se pueden jugar partidas con los diferentes emojis.

La fiebre es imparable y no nos extrañaría nada que todos acabáramos teniendo nuestro propio emoji, con nuestras facciones o nuestros gestos representativos. Eso es lo que podemos ver ya con muchas socialités. El pasado diciembre, Kim Kardashian saltaba a la palestra con Kimoji, una colección de emojis que la representan únicamente a ella. Los interesados pueden descargarse la app.

El cantante Justin Bieber también ha lanzado sus propios emojis para que sus fans los manden a diestro y siniestro y el artista Bruno Leo Ribeiro se está haciendo enormemente popular por crear emojis sobre artistas famosos como David Bowie, Amy Winehouse, Madonna o Los Beatles. Y, para vosotros, ¿cuál es ese emoji imprescindible?

Imagen | Emojipedia