En qué consiste el modo restringido de YouTube: esto es todo lo que tienes que saber

Hace poco más de un mes, el gigante de vídeos YouTube se vio obligado a pedir perdón después de que el modo restringido de su plataforma filtrase contenido LGTB. La restricción fue denunciada públicamente por no pocos usuarios, que informaron de que la plataforma ocultaba estos contenidos totalmente inocuos (lo que hacía era vetar la boda de una pareja homosexual, por ejemplo) cuando se encontraba activa esta característica.

Tal fue el “escándalo” que la entidad tuvo que tomar cartas en el asunto. Sin embargo, tiempo después, todavía son muchos los habituales del servicio que desconoce en qué consiste exactamente esta opción. Hoy repasamos para qué sirve y explicamos cómo activarla, deshabilitarla y comprobamos qué es realmente lo que oculta (o no).

Qué es el modo restringido de youtube

El modo restringido forma parte de los recursos que ofrece la entidad para permitir a los padres acotar aquellos contenidos que pueden perjudicar a sus hijos. Se trata de una especie de control parental que, según los de Mountain View, sirve “para ayudar a eliminar contenido potencialmente objetable que prefieras no ver o que otros miembros de tu familia no vean”. Es decir, al activarlo, hacemos que desaparezcan los vídeos que no cumplan con unos requisitos de “decencia”, por así decirlo.

En concreto, es una herramienta mucho más pasiva que, por ejemplo, las que nos permiten quejarnos de violaciones de privacidad, reportar comentarios o vídeos inadecuados, etcétera. Funciona automáticamente mediante un algoritmo y se basa en los informes enviados por otros usuarios, así como en restricciones de edad y otras que la compañía prefiere mantener en secreto. Además, se adapta a las diferentes sensibilidades culturales y religiosas en función del país de visualización.

Cómo activarlo o desactivarlo

Este modo viene desactivado por defecto. Para aplicarlo en su web, deberemos entrar en YouTube y descender hasta el final de la página. En la parte inferior y junto al idioma, ubicación del contenido, el historial y la ayuda, encontramos un botón para el modo restringido.

Bastará con pulsarlo para obtener más información. De hecho, es aquí donde nos advierten de que no es 100% infalible. El desplegable nos dejará encenderlo o apagarlo en un solo clic y guardar nuestras preferencias. También se puede bloquear para evitar que otros usuarios cambien la función en el navegador.

Para hacerlo a través de su app y una vez dentro de ella, tendremos que acceder al menú de opciones (los tres puntos ubicados en la esquina superior derecha de la pantalla), entrar en Ajustes y en General –la primera de la lista–. Será aquí donde veremos la opción de activar el Modo restringido.

Probando, probando…

Dicho lo cual y aunque YouTube aseguró estar tomando medidas, hemos decidido comprobar de primera mano qué es lo que oculta (y lo que no oculta) la plataforma con este modo. Para ello, hemos observado qué ocurre al visitar canales tan populares como el del Rubius, Felix Kjellberg, y también otros como Sootch00 –especializado en reseñas de armas de fuego–, y Diverti2-Fun –dedicado a las bromas– con este filtro. Una selección heterogénea que nos ha aportado los siguientes resultados.

Cuando entramos en el espacio de El Rubius sin el modo restringido, accedemos a la selección que encabeza este apartado, amplia y variada. Sin embargo, si decidimos activarlo, esta se reduce hasta tal punto que solo nos quedan cinco (de peleas en gravedad cero, simulador de batallas épicas, juegos y uno en el que abre regalos de sus suscriptores). El tipo de lenguaje que emplea y los gestos obscenos parecen pasarle factura en este modo.

Con Felix Kjellberg sucede algo parecido: nos quedamos con solo seis. No obstante, cabe comentar que no se aprecian grandes diferencias entre los vetados y los que se ha decidido mantener salvo algunas excepciones en las que su protagonista se refiere a cuestiones racistas, etcétera. Curiosamente, uno de animalillos deja de aparecer. En el caso de las armas de fuego, con el canal de Sootch, directamente se ocultan todos los vídeos.

En Diverti2-Fun también permanecen solo dos contenidos. Y aquí la cuestión sorprende un tanto más, pues no se trata de un canal ofensivo al uso, sino de un sitio en el que se llevan a cabo distintas bromas (algunas de un gusto cuestionable, todo sea dicho). Dos claras evidencias del dudoso criterio son la desaparición del vídeo del ladrón más tonto del mundo y el veto a un vídeo sobre piscinas escondidas.

YouTube no ha sido el único

Para acabar y aunque YouTube no tardó en pedir disculpas y empezar a tomar cartas en el asunto, parece que el “veto” a este tipo de contenidos no es tan fortuito como sus responsables aseguraron. De hecho, la red se encuentra repleta de youtubers que han mostrado cómo la plataforma ha “censurado” prácticamente todos aquellos vídeos que contenían palabras como gay, lesbiana y similares, con independencia del tipo de contenido (un debate, entrevista, reflexión, que nada tiene que ver con el sexo). Es el caso, por ejemplo, de NeonFiona, que ilustró su caso en Twitter con diversas capturas de pantalla.

Lo ocurrido con YouTube no es un suceso aislado, sino que la propia Facebook se vio inmersa en una polémica similar con la incursión de unos nuevos filtros de publicidad que permitía a los anunciantes excluir a personas de sus campañas en función de su raza. Una práctica considerada como discriminatoria y contraria incluso a sus propias políticas. No tardaron en retractarse, pero la polémica ya estaba servida.

Imágenes | Pixabay y Pexels

En Nobbot | ¿Montaje o realidad? Cuando las imágenes virales son auténticos fakes (o no)